sábado, 24 de enero de 2009

PADRE JUAN SERPA, LA IMAGINACIÓN DE LA CARIDAD

En la tarde del lunes 22 de diciembre del 2008 –cuando sus familiares, profesores, amigos y enfermeros le acompañaban con la oración- se encontraba con Dios para siempre el sacerdote Juan Serpa Meneses, víctima de una hemorragia interna. Había ingresado a la unidad de emergencia el sábado 20 al hospital de Essalud Guillermo Almenara, por presentar problemas cardiacos. Él permanecía internado en la Unidad de Cuidados Intensivos. Sus restos fueron velados en la parroquia Nuestra Señora de Montserrat. La misa de cuerpo presente se celebró el martes 23 en San Sebastián (Jr. Callao 642, Cercado de Lima y, tras la despedida en su Tecnológico de Huachipa, fue enterrado en el cementerio “Campo Fe” de Huachipa.

Pude estar en el velorio y doy fe de cómo se recibe al que se da al cien por cien. Allí se agolparon niños, jóvenes, padres de familia, profesores  de los colegios promovidos por él: el Instituto Superior Tecnológico “Nuestra Señora de Montserrat y San Sebastián” de Huachipa y el colegio parroquial del mismo nombre en el Rímac. Respeto, admiración, gratitud, cariño. No en vano más de dos mil niños reciben –junto a una educación de primer nivel- desayuno y comida gratis cada día y participan de diversas actividades complementarias como los retiros con el fin de proporcionarles una educación integral católica.

Desde el Sr. Cardenal que dirigió el primer emotivo responso y presidió el funeral, hasta el máximo mandatario de la nación, Alan García, el ministro de Defensa y el Sr. Alcalde de Lima,. autoridades del mundo educativo; desde sacerdotes y religiosos hasta políticos y economistas..., los grandes, pero sobre todo los pequeños acudieron a dar el último adiós a este gigante de la caridad que ha sabido actualizar los milagros evangélicos de la pesca milagrosa y la multiplicación de los panes y los paces. La zona del Cercado en la que está el colegio Monserrat, así como la capilla del mismo nombre y la iglesia de San Sebastián fue un discurrir de personas que querían dar el último adiós a quien sembró el bien a manos llenas e hizo florecer aulas, capillas, casas en un terreno casi prohibido. En el funeral, el templo se abarrotó, sin poder dar cabida a otros muchos que tuvieron que quedarse en el atrio y hasta en el Jr. Ica.

Nació en Callahuanca provincia de Huaochirí (Lima) el 7 de setiembre de 1931. Fueron sus padres Don Antenor Serpa y Dª Domitila Meneses. Fue bautizado con el nombre de Juan Hibernón, en Churcampa (Huancavelica) de donde eran oriundos sus padres. Tuvo cinco hermanos: Hernán (que murió como joven seminarista y le dejó una huella imborrable), Iraida, Hibernón, José y Lucila.  Allí pasó su infancia y estudió las primeras letras, mostrando ya una gran sensibilidad ante el sufrimiento y necesidades del prójimo. Con el fin de formarse bien, sus padres le hicieron postular al Colegio Guadalupe de Lima, donde ingresó como alumno interno. Al terminar su primaria, con 15 años, decide ser sacerdote para ayudar a los más pobres. Ingresa en el seminario de Huancavelica, de donde pasa a Ayacucho y concluye los estudios de secundaria. Tras estudiar filosofía y teología en varios seminarios de Perú y Bolivia, es ordenado sacerdote el 17 de abril de 1959 en Huancavelica.

Sus primeros años como sacerdote los pasó en Huancavelica donde demostró un celo extraordinario por los más necesitados. En 1964 pasó a ser Capellán militar y paracaidista en la frontera con Ecuador. En la navidad de 1966 el nuncio del Papa en el Perú le invita a seguir estudios en Roma. En pocos días alista su pequeño equipaje y a principios del año siguiente ya está en Roma, la ciudad eterna. Allí estudia en la Universidad Lateranense, consiguiendo la licenciatura y el doctorado “In Utroque Jure”, es decir, en Derecho Canónico y Civil. De igual manera, obtiene la licenciatura en Sagrada Teología. Fue, precisamente allí, en el Vaticano, donde conoció al Papa Pablo VI y a muchos obispos y cardenales aprendió a valorar y a amar más a los pobres y necesitados.

En 1974, a sus 43 años, tras este largo periodo de formación humanística y espiritual, se reincorpora al Perú. Su primer destino fue el Cuzco donde estuvo un año como Rector del seminario. Enseguida, en 1976, el Sr. Cardenal Juan Landázuri lo mandó a la parroquia de Montserrat provisionalmente; eso creía el P. Juan, sin embargo fue su destino definitivo por 32 años.

La parroquia era muy pobre y el tradicional barrio de Montserrate se había tugurizado y convertido en foco de delincuencia y prostitución. El Padre Juan no se acobardó. Desde el principio se ocupó con gran celo de la liturgia y para atraer a la feligresía que apenas pisaba el Templo, creó un Taller de Música que en 1987 logró que tuviera  aprobación oficial. Al ver a tantos niños en la calle, mal alimentados y peor educados, montó un Comedor Infantil gracias a campañas de recogida de papeles; al poco tiempo fundó el Colegio Parroquial Ntra. Sra. de Montserrat que fue aprobado oficialmente por  R.M. nº 8385-87 ED. Poco a poco fue consolidando su obra e incorporando nuevas iniciativas en favor de los niños, jóvenes y de la familia en general como el Centro Médico, el. CETPRO y el PRONOE todos con el mismo nombre.

Desde 1980 se le encomendó también la también alicaída parroquia de San Sebastián. A los pocos años ya estaba restaurada y hoy es una de las parroquias más concurridas de Lima a pesar de su pequeña capacidad. Su celo apostólico no tuvo límites, en particular le dolía la marginación en la que se encontraban las personas quechua-hablantes. Para ellos promovió y divulgó la liturgia en quechua y acogió a las hermandades quechua-hablantes en San Sebastián. En sus altares se acoge al Señor de Torrechayo (Cusco) cuyas misas se celebran los terceros viernes de cada mes, la Virgen de las Nieves de Tinta (Cusco), la Purificada de Carriqunca que acompaña al Qoyllur Ritti. También están la Virgen del Rosario de Combapata, Canchis y el Señor de Huanca, cusqueños. San Gerónimo, el Niño Melchor, el Señor de los Temblores, la Virgen Asunta, Asunción y del Rosario, el Señor de Huata Cuando el padre, al terminar la misa, invoca casi gritando "¡Lima, este es tu pueblo quechua!", la iglesia, repletita, estalla en aplausos, y aclama en quechua, especialmente el día de la fiesta –¡Kausachum, San Sebastián Perú!  El fue el primer sacerdote en oficiar una misa en idioma quechua en la Catedral de Lima, en 1974, desde la época colonial.

 

En 1997 funda el CEO Parroquial Hogar Granja Escuela Experimental Ntra. Sra. de Montserrat en Huachipa para la formación profesional y espiritual de señoritas venidas de los pueblos más lejanos y que viven en régimen de internado.

Recibió gran número de reconocimientos y condecoraciones, tanto de Instituciones públicas como privadas. Entre ellas cabe destacar: las Palmas Magisteriales en el Grado de Amauta, la medalla cívica de la Ciudad de Lima y la Medalla de Honor del Congreso en el grado de Comendador.

El 21 de diciembre de 2008 a los 77 años, sin padecer enfermedad notoria, después de un año escolar intenso, se sintió mal y fue llevado de emergencia al hospital Almenara. Allí se le diagnosticó una hemorragia interna debido a una várice intestinal. Una de sus últimas frases a su hermana Lucila revela su responsabilidad y celo sacerdotal: “Avisen que no podré llegar a celebrar la misa dominical de 8 de la mañana en San Sebastián”. : Al día siguiente, después de varias horas de estar en coma y mientras miles de fieles oraban por su salud, a las 2,15 de la tarde, Dios lo llamó a su presencia para siempre.

Su fe en Dios, su amor a María, su patriotismo al estilo de los evangelizadores de antaño tan comprometidos con la promoción integral de las personas, ha movido montañas de incomprensión e indiferencia.

Como el propio Padre Juan atestiguó al profesor Teodoro Oliva en la entrevista del 27/07/07): Yo soy de esos que digo: a Dios rogando y con el mazo dando. Estoy convencido de que si no hay oración no se pueden hacer las cosas de Dios. Por ello, cuando me inicié en Montserrat establecí la hora santa los sábados, a las 10 am y se llenó la iglesia, yo mismo la dirigía. Ahora todos los domingos después de la misa de 8 am en San Sebastián tenemos exposición y bendición con el Santísimo. Todos los días al levantarme, lo primero que hago, aún en pijama es tirarme al suelo y de rodillas rezar, después el rezo del breviario y durante el aseo voy ofreciendo a Dios todo el día, todo lo que pueda pasar…. Esta es mi alma: la oración. Además vivo el amor a la Virgen María, lo hago todo en nombre de Ella. Yo sé que Ella va por delante, sin Ella no habría nada Amo a la Iglesia con fidelidad incondicional como me aconsejó el Papa Pablo VI. Siempre en comunión con el Papa y con mi obispo, pues si no estoy en comunión con ellos, tampoco puedo estarlo con Cristo.

Nos deja un gigante de la caridad, del compromiso social cristiano, de la evangelización inculturada, de la fidelidad  a la iglesia, de la santidad más exigente y de la humanidad más entrañable y asequible, del patriotismo recio que no olvida ni la provincia ni el centro de Lima y con un corazón universal. Por eso,  los grandes y los pequeños están con él.

Que el Señor le dé el descanso eterno y a nosotros no nos deje descansar hasta asumir y encarnar los retos encarados por él. Feliz y eterna Navidad, Padre Juan.

 

 

1 comentarios:

Winifred Torres Serpa on 20 de diciembre de 2009, 20:25 dijo...

“El PADRE SERPA Y LA LUZ DESDE MONTSERRAT”
Son tan fuertes los sentimientos que se albergan en un ser humano; cuando estos te marcan el corazón y el alma; sólo puedo decir que gracias al Padre Serpa, generaciones de niños, jóvenes, adultos y ancianos aprendimos a conocer a un Cristo tan cercano, tan Montserratino, nos enseñó a no dudar jamás del inmenso amor que El tiene para todos nosotros y cuan feliz se siente Cristo, cuando compartimos con nuestro prójimo. El Padre Serpa nos interiorizó día a día su frase : “ Compartir es Vivir”, jamás ejecutaba cosas a medias, siempre las resolvía con precisión y sabiduría, dominaba el idioma italiano, el quechua, sabía los precios exactos de la maderas, los fierros, los ladrillos, el arroz, el azúcar, de la pintura, los clavos, el petróleo, la gasolina, porque resolvía desde las cosas más sencillas en la Iglesia de Montserrat, San Sebastián, El Colegio, Centro Médico ,Comedor Infantil, Huachipa hasta las proyectos más difíciles durante toda su gestión.
Enrumbaba con su auto a Montserrat, todos los días a las 6:30 am hora exacta, sólo hacia una parada, en la casa de Lucila, su hermana que lo acompañó en silencio trabajando con él, en el colegio de Montserrat. El manejaba su Nissan azul, por la vía de evitamiento con su sirena ordenaba a los choferes de los camiones y combis a circular, por el carril que les corresponde y por supuesto todos obedecían.
Estaba en su oficina 6:50 am, se predica con el ejemplo decía : Fui testigo presencial, que todos sus maestros, personal y alumnos lo empezaron a seguir y llegaban desde esa hora, en Montserrat las 8:00am ya era demasiado tarde, los jueves a las 7:00 am, citaba a los novios, en su oficina para prepararlos en recibir el sacramento del matrimonio, salían realmente en silencio y comprometidos, reflexionando en el concepto de “Amor a Cristo” y el “Amor de Familia”.
Cuando asistíamos a sus Misas, atentamente escuchábamos sus sermones, que fuerza para predicar desde el púlpito: su amor a Cristo y el amor a María, y al cantar las canciones, nadie podía dejar de aplaudir y cantar, tenía muchas canciones preferidas en especial el Profeta, siempre le caía alguna lágrima desde su mejilla, y el Alto al Fuego. Todos empezando por él, en el altar con los acólitos nos cogíamos fuertes las manos y la Iglesia retumbaba en cantos de oración a Dios Padre-Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.
Como Vicario Pastoral Quechua, los llevó a la Catedral Lima, en procesiones multitudinarias porque decía, esta fe, Señor, brota del corazón mismo de tu pueblo, con sus propias costumbres, descalzos, con ropa multicolor y ofreciendo sus frutos: papa, chuño, habas.
Al hablar de sus niñas de Huachipa, que orgulloso se sentía, trabajó por la verdadera liberación campesina, les dio la oportunidad y la confianza con las herramientas necesarias para poder trabajar y convertirse en lideresas de sus propias comunidades.
Ahora, que estamos en diciembre, recuerdo que él llegaba a casa, muy cansado exhausto después de celebrar la Misa de Gallo en Navidad, sólo se retiraba de la Iglesia al haberse despedido del último feligres que le decía : “ Padre Juan, Feliz Navidad”.
Son muchos los recuerdos que llevó de él, desde niña, en el corazón, los ángeles existen y él está conmigo siempre. El 22.12.09 se cumplirá un año desde que físicamente Dios se lo llevó, pero la dimensión del concepto de Fe y de Vida que nos enseñó, siempre será nuestro mejor tributo a él :
“Este es el verdadero goce de la vida : el estar al servicio de un propósito reconocido por uno mismo como admirable, el estar totalmente agotado antes de ser enviado al basurero, el ser una fuerza de la naturaleza en lugar de ser un zoquete enfebrecido, achacoso y egoísta, que se queja de que el mundo no se dedica a hacerlo feliz” Gerorges Bernad Shaw.
Winifred Torres Serpa.

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal