viernes, 11 de septiembre de 2009

SEÑOR DE LOS MILAGROS PARA NIÑOS

Casi parece una procesión y una hermandad de juguete, pero aseguran que la Gran Hermandad y la Gran Procesión tiene el futuro asegurado. El domingo 8 de septiembre del 2002, con ocasión de la fiesta de la "Virgen Niña" –la Natividad de María-, la tradicional Hermandad del Señor de los Milagros fundó la primera Hermandad Infantil del Señor de los Milagros con una Misa en el Santuario de las Nazarenas. Siete años después, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa dominical en la Basílica Catedral de Lima con la presencia de la Hermandad Infantil del Señor de los Milagros, que por séptimo año se hace presente en la Iglesia Primada para una Santa Misa de Acción de Gracias, el domingo 06 de setiembre.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima felicitó y exhortó a los cientos de jóvenes miembros de la Hermandad Infantil del Señor de los Milagros a imitar el ejemplo de sus padres y hermanos mayores en esa fe al Cristo de Pachacamilla. “Los mayores transmiten a los menores su fe y devoción al Señor de los Milagros. Desde el primer momento sean fieles a esa fe con su conducta y aprendizaje del Catecismo de la Iglesia Católica, de la práctica de los sacramentos. La Hermandad del Señor de los Milagros es un ejemplo de cómo padres transmiten a sus hijos este regalo que Dios ha querido para Lima, la devoción al Señor de los Milagros, que se extiende por todo el mundo”, mencionó.

La Hermandad Infantil del Señor de los Milagros está conformada por niños cargadores, cantoras y sahumadoras, entre los ocho y quince años; en su mayoría, son hijos o familiares de los integrantes de las cuadrillas de mayores. De esta manera, a través de la tradición familiar se conserva y fortalece la devoción al Cristo Moreno. En otro momento, el Pastor de Lima invitó a los fieles congregados en la Iglesia Primada a reconocer los milagros que Dios diariamente nos regala. “Cada uno piense dándole gracias a Dios en ese milagro diario de tu vida, que se renueva a cada instante. Mantén ese diálogo íntimo con Dios. No tengamos miedo a ser buenos hijos de Dios y dar razón de nuestra fe. El Señor de los Milagros al pasar por las calles nos hace una llamada a todo el pueblo de Lima y del Mundo a decir: aquí estamos mostrando la fe de este pueblo. El Señor de los Milagros continua desde la cruz diciéndote: te espero, te amo”, culminó.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani, el Cardenal James Francis Stafford, Penitenciario Mayor emérito de la Penitenciaría Apostólica; el Padre Massimo Cerreti, Catedrático de la Universidad Lateralense de Roma; y Monseñor Pedro Hidalgo, Director Espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros. Asimismo, participó de la Santa Misa, el Mayordomo General de la Hermandad del Señor de los Milagros, José Soto Parra; así como los miembros del directorio general de la hermandad.

Al término de la Santa Misa, los miembros de la Hermandad Infantil del Señor de los Milagros llevaron en procesión al Cristo de Pachacamilla, alrededor de la Plaza de Armas. Con esta Santa Eucaristía, la Hermandad la Hermandad del Señor de los Milagros inició las celebraciones por su 358º aniversario institucional.

 

1 comentarios:

Katherinne Day Urquizo dijo...

El Señor de los Milagros y los niños

El Señor de los Milagros es para todos, pequeños y grandes se acercan a Él con gran fe y devoción. Destacan los niños que con inocencia y pureza de fe, también, se sienten atraídos por esta imagen milagrosa. Ellos recibieron de sus padres, de sus abuelos, de sus protectores la herencia de la fe hacia el Cristo crucificado y un legado de tradición y costumbre que subraya el marco de su celebración.
Pienso que en el corazón de cada niño que es llevado o presentado al Señor de los Milagros se está sembrando la semilla del amor a Cristo, el Hijo de Dios, que se entregó por la salvación de todos los hombres; se está enseñando a vivir en la fe y en el abandono al Señor vivo que obra en la historia sanando, liberando, redimiendo y acompañando a su pueblo.
Los niños han aprendido a acercarse al Señor de los Milagros, a tocar su imagen y hacerse la señal de la cruz, a seguirlo en las procesiones, a ponerse delante de Él para contemplarlo o realizar alguna plegaria, han aprendido a vestir un hábito, a llevar un detente de color morado, y aunque no estén enterados del todo que el color tiene un sentido cuaresmal o penitencial, para ellos es ya un signo de adhesión al Señor. Otros por tradición familiar son miembros de hermandad infantil. Además, asisten con sus padres a las celebraciones Eucarísticas, son parte y también testigos de la expresión de fe de un pueblo católico que agradece y que pide la bendición a su Señor.
Estos pequeños que desde corta edad son introducidos en la fe y en la devoción al Señor de los Milagros son animados a vivir una espiritualidad centrada en Cristo. Fe, esperanza y caridad, dones pedidos en el himno que con el tiempo se hace oración, se convertirán en medios para vivir una vida conforme a Cristo. La presencia, la participación y los gestos de los niños son anuncio de la fe cristiana y signo del amor de Dios con el que se nos muestra el modelo del discipulado.
Pedimos al Señor que bendiga a nuestros niños, que su amor los proteja y que su luz ilumine sus caminos, permanezca y se acreciente en ellos el amor y la entrega. Que sus padres, en primer lugar, procuren su educación cristiana y que sus hogares sean el lugar donde crezca la verdadera amistad con Cristo, la verdadera adhesión a Él, el verdadero amor que se muestra en el servicio y la entrega. El Señor de los milagros, cual imagen es una catequesis para los niños siga despertando la fe y procurando el seguimiento de estos pequeños.

Hna. Katherinne Day Urquizo Alvarez / 2do de Teología, Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal