miércoles, 20 de julio de 2011

ARCHIVO DIOCESANO DE HUARAZ EN MARCHA

ARCHIVO DIOCESANO DE HUARAZ EN MARCHA

La evangelización en Huaraz tiene sus raíces en la obra de la primera evangelización que estableció los cimientos de la Iglesia Peruana la cual floreció en los siglos XVII y XVIII. Los primeros evangelizadores acompañaron los pasos de los conquistadores hacia el Cusco. Los Padres Dominicos, Franciscanos y Agustinos tienen especial presencia en la evangelización del reino de los Huaylas. Hacia 1560 ya se establecía la Parroquia con el nombre de San Sebastián, años después las tierras ancashinas reciben dos visitas pastorales de Santo Toribio de Mogrovejo, con eso contribuye para animar la fe de los indígenas.

En la primera mitad de siglo XVII, el Callejón de Huaylas y Huaraz empiezan un ordenamiento a todo nivel, se abre paso una época de efervescencia religiosa, de un catolicismo popular de los indígenas, se inicia la construcción de las grandes iglesias, se fundan las asociaciones y cofradías. En torno de 1750 llega a Huaraz la imagen del Señor de la Soledad, en poco tiempo la devoción al Señor de la Soledad creció a ponto de opacar la originaria devoción a San Sebastián.

Como diócesis, la historia se inicia propiamente el 15 de mayo de 1899 con la erección canónica mediante la Bula “Catholicae Ecclesiae Gubernio” del Papa León XIII. Siendo el primer obispo de Huaraz, Mons. Francisco de Sales Ezequiel Soto Escaso. Antes la Diócesis formaba parte de la jurisdicción del Arzobispado de Lima. La Bula indica que la nueva Diócesis se denomine Obispado de Huaraz, cuyos límites serían los mismos que tiene el departamiento de Ancash.  Según la Bula, la ciudad de Huaraz capital del Departamento se constituiría en la ciudad episcopal y Sede y residencia del Obispo de Huaraz. La antigua iglesia matriz de Huaraz es elevada a dignidad de Catedral.  Desde 1899, en la diócesis se van creando las estructuras eclesiales básicas y se percibe gran preocupación por la evangelización y los sacramentos.

En 28 de enero de 1902 fue fundado el Seminario Mayor de San Francisco de Sales. Las parroquias de la ciudad de Huaraz y de todo el Callejón de Huaylas fueron erigidas en diversos momentos.  En todo el proceso de la formación de la nueva diócesis, tiene particular importancia el Primer Sínodo Diocesano, en el año de 1913 convocado por el entonces obispo Mons. Pedro Pascual Farfán. Su importancia se debe a que en este Sínodo se normaron las líneas básicas de la tarea de la Iglesia en la nueva diócesis. En 1958 fue segregada la parte sur de la Diócesis la provincia de Cajatambo, para erigirse la Diócesis de Huacho, y el mismo año la Prelatura de Huari con todas las provincias del Callejón de Conchudos, y el 22 de noviembre de 1962 fue segregada la región de la costa para formar parte de la Prelatura de Chimbote, actualmente Diócesis. Nuevas congregaciones masculinas y femeninas fueron llegando, en los años posteriores, y pusieron su atención en los hospitales, escuelas, parroquias y el Seminario. Se inició también, la construcción de la Catedral, concluyendo su obra en 1965.

El año 1970 es el año que marca una ruptura y abre un nuevo horizonte en esta tierra. La historia diocesana como la propia historia de Huaraz, se divide en un antes y después del terremoto de 31 de mayo de 1970. Ese día murieron miles de hermanos, se destruyeron los edificios y templos, desaparecieron ciudades como Yungay, pero con el sismo cayó también una identidad, una cultura, un estilo de vida y un modo de ser iglesia. El terremoto afecto la mentalidad, los valores y la actitud de este pueblo. La Catedral recen concluida en el año 1965, herida por el sismo, fue derribada a golpe de dinamita.  El sismo del 70, permitió ver una diócesis renovada, la fe se constituyó en el valor decisivo para rehacer la vida en todo el Callejón de Huaylas. El desafío de la reconstrucción fue asumido por los recientes obispos: Mons. Fernando Vargas, Mons. Emilio Vallebuona, Mons. José Ramón Gurruchaga y Mons. Eduardo Velásquez.

El 22 de marzo de 1983, mediante Decreto de la Sagrada Congregación para los Obispos, se estableció los nuevos límites entre la Diócesis de Huaraz y Chimbote. Los distritos civiles de las provincias de Huarmey, Casma, Pamparomás de la provincia de Huaylas, Quillo de la provincia de Yungay; Cochabamba, Colcabamba, Huanchay, Pampas Grande, Pariocoto de la provincia de Huaraz; Cochapetí, Malvas, Huayan dela provincia de Aija, quedan separadas de la Diócesis de Huaraz y se agregan a la Diócesis de Chimbote. El Acta de ejecución fue dada en Huarmey, el 8 del mes de julio de 1983, en presencia del Señor Nuncio en el Perú, Mons. Mario Tagliaferri, y los señores Obispos Mons. Emilio Vallebuona Marea de Huaraz y Mons. Luis Bambarén Gastelumendi de Chimbote. Así pues, la Diócesis de Huaraz, actualmente está constituida por las provincias del Callejón de Huaylas: Recuay, Huaraz, Carhuaz, Yungay y Huaylas; la provincia de Aija en las vertientes y en la zona sur por las provincias de Ocros y Bolognesi.

Seminario Mayor Diocesano San Francisco de Sales En su programa de acción pastoral mencionada en su Carta Pastoral en su primer día de obispo de Huaraz, el Mons. Francisco Ezequiel Soto ya manifiesta su deseo de la fundación de un Seminario. Sentía la necesidad de un clero bien instruido y virtuoso capaz de trabajar en la obra que Dios le había encomendado y que contaba apenas con cincuenta sacerdotes para las 500.000 almas.

La primera cosa que hizo como nuevo obispo de la recién formada Diócesis, fue poner la primera piedra del Seminario de Huaraz. Convocó al prefecto y autoridades para bendecir la primera piedra del futuro Seminario. Los Padres de los Sagrados Corazones abrieron las puertas del seminario de Huaraz en 1902. Sacerdotes de Lima, Chile y Francia vinieron para ayudar, más o menos 19 religiosos vinieron ayudar en la obra, trayendo lo mejor de su ciencia y pusieron a servicio de los futuros sacerdotes de Ancash. Mons. Francisco Soto buscaba con su Seminario una formación con gran exigencia intelectual y un marco estricto de piedad.El Obispo estuvo en la inauguración del Seminario, pero luego después de su muerte, fue rector del Seminario, Vicario General de la diócesis el Padre de los Sagrados Corazones Domingo La Torre, gran amigo del Mons. Soto.

El Seminario también sufrió varios daños materiales y personales con el terremoto de 1970, pero fue reabierto en 1980.  Mons. José Ramón Gurruchaga Ezama instauró el Día del Seminario en el día de la Fiesta de Cristo Rey, con la finalidad de sensibilizar al clero y pueblo fiel para que brinde su apoyo moral, espiritual y económico.

El Archivo diocesano se encuentra en una de las dependencias del Seminario. La rica documentación que sustenta la historia de la evangelización de Huaraz está a punto de completar su organización. Nos informa nuestro amigo Melecio Tineo, quien organizó y es el director del Archivo Diocesano de Huacho, que ya se ha avanzado en  un 80% por ciento. Todas las series están ordenadas cronológicamente desde el año 1600 hasta el 2000.. El trabajo se ha iniciado bajo el gobierno de Monseñor José Eduardo Velásquez Tarazona, obispo de Huaraz, cuenta  con la colaboración del profesor Florencio Miguel Quito Molina, y está siendo dirigido por el propio Melecio Tineo, quien aprovecha los fines de semana para el menester. En la actualidad el obispado comprende  8 provincias

 

Fuente: http://obispadohuaraz.org/historia.htm

 

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal