sábado, 9 de junio de 2012

PROMOCIÓN ESCOLAR "MANUEL TOMÁS AMORÓS" POR SER TAN BUEN PROFESOR

Los alumnos del colegio San Martín de Porres, en la Misa de mes, acaban de anunciar su decisión que la PROMOCIÓN DE 5º tomará el nombre de Manolo. ¡Gracias, chicos, chicas! Manolo –como dijo- Monseñor Hugo Garaycoa sigue viviendo cerca de todos nosotros. He transcrito los mensajes que escribieron a mano el día del sepelio. ¡Son tan bellos como el detalle del peluche de POOH que dos de sus alumnas le regalaron!

1.       Diana: Querido Manuel Tomás: Por medio de esta carta me gustaría decirle todo aquello que no pude o no tuve la oportunidad de decir. Usted fue no de los mejores profesores que he tenido, me enseñó muchas cosas y además daba vida a sus clases con algún juego de palabras o una simple sonrisa. Se preocupaba por nosotros para que saliésemos bien en todo y reflejaba ser una gran persona.  Gracias profesor por esos momentos que creo que nadie podrá olvidar ya que ahora está en un mejor lugar, cuidándonos como siempre lo hizo.  Gracias por todo. Se le extrañará mucho, Diana

 

2.       Miguel Morales: Siempre lo recordaré como un gran profesor, alegre, muy buena persona, nos hacía reír; a pesar de que a veces le causábamos disgustos, usted nos comprendía y nos ayudaba a salir adelante. Sólo espero que esté en una mejor vida al lado de Dios y que siempre guardaré sus fres, sus ayudas y nunca olvidaré lo que hizo por mí para que me esforzara en presentar lo que me faltaba y le quiero agradecer por eso, porque profesores como usted no hay muchos, como ya dije, un gran profesor. Siempre lo recordaré y estará en mi corazón. Lo aprecio mucho. Descanse en paz, profesor MT

 

3.       Autores: Profe Manuel es una lástima que se nos haya ido  a tan poco para que nos acompañe a nuestro campamento. Nunca me voy a olvidar esa vez que usted dijo “estás hablando” cuando dijo eso casi me muero de la risa. Nunca leo voy a olvidar profe porque es una persona alegre, carismática y muy buena. Ojalá ya esté en la gloria de Dios

Muy alegre

Amigo de todos

No era malo

Un buen profe

Entusiasta

Lo extraño

4. Antonela Vergara. Profe mío, cómo olvidarlo, como olvidar las cosas que hacía y lo que nos hacía hacer, siempre nos borraba una sonrisa y nos sacaba la tristeza de la carita. Aún recuerdo que tan solo me ponía a llorar por los problemas que tenía, usted se acercaba y me decía, ¡pues hija!, tienes que sacar esa cara y reír, ¿vale? Usted me ayudaba bastante y siempre tendré en mi mente como un ejemplo a seguir, ser esa persona alegre todos los días. A usted nunca se le borraba esa sonrisita, ji, ji, ji, Cuando me decía: delegada mía, pilas, pilas, pilas, ajá, o cuando me decía, Gianella o Marianela y todos se reían y usted me decía ¡disculpa, disculpa, y me guiñaba el ojo

Siempre estaba ahí y lo seguirá estando en mi corazón, siempre estará en mí y este día nunca se borrará de mi mente porque hoy día a sus costado quizás es mucho para mí, porque todo este tiempo lo llegué apreciar mucho ya bien sea enseñándome una y otra vez que no entendía, cuando se preocupaba de mis notas, me decía que no tenía que jalar (desaprobar) si yo era una persona inteligente. Siempre lo recordaré abuelito, gracias por todo, gracias por ¡vale, eh! Hacerme cambiar de parecer, gracias por el toffee, siempre una sonrisa que nunca se borrará

4.       Valeria Benites: Querido profesor Tomás, soy Valeria de 4º A, el mejor salón. Quiero decirle que ya lo estamos extrañando demasiado. Aún se me hace increíble que haya pasado esto. Me pregunto  por qué a una persona tan buena como usted…Lo quiero mucho y aunque nos hayamos conocido este año sé que es una gran persona. Me hubiera encantado poder despedirme de usted. Es muy especial, siempre recordaré su sonrisa o cuando comía sus galletas en una esquina y cuando le preguntaba de qué color son sus ojos y nunca me respondió ¡ja, ja, ja! Yo sé que usted leerá esto, espero que esté mejor. Escribo esto y sigo sin asimilar lo sucedido. Todos estamos reunidos en el salón parroquial por usted y eso es muy bonito. Saory y yo le hemos dejado un peluche de POOH porque así le decíamos. Lo queremos mucho, lo vamos a extrañar demasiado.

 

5.       Julissa Arroyo, su secretaria. Prof. Manuel. Tal vez sólo nos conocimos un año y saber que ahora usted está un poquito lejitos de nosotros, es muy doloroso, pero nosotros sabemos tomarlo con mucha calma y maduración. Quiero decirle que en tan sólo un año usted se pudo ganar mi confianza, amor, cariño, gracias profesor por portaste de esa manera conmigo. Espero que ahora donde esté que es el cielo, esté mucho mejor al lado de Dios, quien fue el que lo trajo al mundo. Nada, profe, sólo me queda decirle que cada gesto como ¡venga, eh! O la hora es la hora…y todo eso siempre estarán presentes en mí y esos ojitos azules fueron hermosos. Lo adoro, profe, gracias por darme lo mejor mientras estuvo presente en carne y hueso, ahora lo tendré siempre en mi corazón.

 

6.       Julissa Tatiana Rivera Vega. En memoria de nuestro profesor querido MTA. Verdaderamente es difícil comenzar este tipo de cartas, pues se me vienen todos los hermosísimos recuerdos y experiencias que viví con Tomasito y es porque él en mi vida fue uno de los mejores profesores que tenido, no sólo pro sus conocimientos y sabiduría, sino también por la maravillosa persona que era y que con su ejemplo nos enseñaba a ser. Me acuerdo perfectamente su voz, que nos hacía reír a todos, por su tranquilidad al hablar a veces por sus entrecortadas oraciones o palabras o obviamente por su pequeño dejo español y sus peculiares palabras, además de sus carcajadas, las cuales nunca se las guardaba y jamás olvidaremos, pues a nosotros también nos sacaba una sonrisa y ¡cómo olvidar sus chistes, sus expresiones o cuando nos hacía salir al frente a decir unas frases tan raras y tan graciosas a la vez! Y todo lo que podría decir que jamás terminaría esta carta, pues como todos saben Tomasito fue simplemente el mejor. Sinceramente doy gracias a Dios por haberme dado la oportunidad de haberlo conocido pues para mí Tomasito siempre fue un ángel y creo que ya había cumplido su misión en la tierra y Dios ya lo quería a su lado para que sea totalmente feliz, porque se lo merece y yo estoy convencida de que él se ha ido derechito al cielo y ya está en paz, eso es lo único que me mantiene serena porque aquí en la tierra lo vamos a extrañar un montón. Pero sabemos que de nuestras mentes y nuestros corazones jamás se irá.

 

7.       Saorí Salas. Profe Tomasito. No sabe lo importante que fue para mí, aunque usted me cambiara de nombre y no le gustara que yo hablara muy rápido, yo le fui cogiendo mucha estima, me reía de cómo hablaba y de constante entusiasmo. Me alegra haber podido conocerlo, poder haberle hablado, haber escuchado sus lindas palabras. Recuerdo cuando entendía mi nombre y cuando me miraba y se reía de lo que hablaba, ja, ja, ja, qué momentos, esos detalles fueron los que lo hicieron especial.  Siempre lo tendré en mi corazón, no sabe usted cómo lo extraño. Siempre será mi profesor favorito. Lo quiero mucho, vale y yo le hemos comprado un peluche que refleja lo que usted significa. Le pido que me cuide y que me proteja desde allá arriba y sepa que siempre lo tendré en mi corazón. Gracias por todo, espero que Dios lo tenga en su gloria. Perdóneme por haberle mentido, no hicimos la tarea de terminantes. Lo quiero mucho

 

8.       Portocarrero, la famosa alumna. Tomasito, como solía llamarle, ahora ya nadie corregirá mis errores ortográficos, sé que hoy te nos has ido que ya no estás conmigo y ya no te veré por los salones buscándome para entregarme los trabajos que revisaste. Y era tu delegada y siempre lo seré, te llevaré en mi corazón aunque te hayas apartado físicamente de mí. Es uno de los profesores más especiales que he tenido, feliz, entusiasta, sacando una sonrisa a quien veía triste como a mí, por ejemplo, que los miércoles las dos primeras horas siempre tenía cara de sueño y me contaba sus chistes que sólo yo me reía o cuando lo vi por última vez el viernes, me dio un rico tofi el cual lo comí y estaba muy rico, tenía millones pero no me atreví a pedirle uno más. Cuando sacaba a alguien al frente para hacer algún papel protagónico y usted decía “vamos con más fuerza”. Nunca podré olvidarlo y yo rezaré para que Dios lo coja en su gracia, lo merece por ser una gran persona.

 

9.       Luis Pone: Profesor, usted fue un muy buen profesor, siempre nos apoyaba y nos ayudaba en todo; a veces usted, cuando yo no entendía me explicaba todas las veces que fuera necesario y si por accidente me olvidaba una tarea, usted me dejaba presentarla otro día.Para mí usted fue un gran maestro, mentor y amigo.

 

10.   Milagros: Querido Profesor: Todos los momentos felices serán recuerdos hermosos e inolvidables; tal vez no estés acá conmigo, pero sé que lo estás en mi corazón, cuidándome. Yo sé que no verás esta carta, pero nunca te llegué a decirte esto: eres el mejor y te doy gracias por todo. Estás en mi corazón y en el de todos

 

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal