domingo, 30 de diciembre de 2012

KIKO ARGÜELLO NARRA SU EXPERIENCIA MISIONERA EN LAS CHABOLAS Y PREDICA EL KERIGMA

EL KERIGMA. EN LAS CHABOLAS CON LOS POBRES
KIKO ARGÜELLO
Editorial:
BUENAS LETRAS
Año de edición:
2012
Materia
Religión
ISBN:
978-84-937812-4-8
Páginas:

138


Acabo de leérmelo de un tirón. Y lo mejor de todo es que siento que soy más de Cristo, que lo único que quiero es ser como Él, o como clamaba Pablo: "Mi vivir es Cristo". Me impresiona sobremanera la pasión de Kiko por Cristo, su amor por lo que amaba Cristo: los pobres; no los ideologizados, sino los que ha conocido en las chabolas de Madrid o en las cloacas del mundo entero. Su testimonio es impactante. Decía Santa Teresa de Jesús que hasta que nos "tragamos" la muerte, no comienza nuestra salvación. Y Kiko se la ha tragado y se la sigue tragando. Me conmueve especialmente su pudoroso testimonio. Por una parte reconoce que El Camino está en casi todas las diócesis de España y de Italia y se ha extendido en más de 120 naciones, con miles de comunidades. Dios está haciendo una obra que para nosotros es sorprendente, a pesar de nuestros pecados" Pero, al mismo tiempo reconoce que está "como condenado a contar estas cosas poniéndome en evidencia, aceptando también ser juzgado como alguien que se cree un santo, un vanidoso, un presuntuoso o algo por el estilo. La verdad es que todo nos supera y, cuando mira atrás, me parecen increíbles todas las obras que ha hecho conmigo el Señor" (p.66).

Gracias, Kiko, por esta magnífica oportunidad que me has concedido y que estás concediendo a cuantos lean tu testimonio. Como proclama San Francisco de Javier en "El divino impaciente": "Soy más amigo del viento, Señora, que de la brisa; el mal no pierde momento y el bien hay que hacerlo aprisa". Sí, hay que evangelizar dejarse hacer por Cristo, llevando la Buena Nueva a nuestro mundo. Es el Único que lo puede salvar. Él es el único que tiene palabras de vida eterna. Él ha venido a dar vida y vida en abundancia.

Aunque el testimonio de Kiko es breve y deja con ganas de más, es suficiente para reconocer la autenticidad, la verdad, la belleza…Por sus frutos los conoceréis. ¡Qué maravilla que familias enteras dejen todo por evangelizar, que comunidades enteras se lancen a la misión!

Para reconocer que el dedo de Dios está aquí me parecen excelentes las palabras de presentación del Cardenal Cañizares, quien tuvo la feliz iniciativa de sugerir a Kiko este oportuno escrito y el comentario del Cardenal Christoph Shönborn acerca de la fantástica catequesis –ilustrada con textos bíblicos, del magisterio y sobre todo con experiencias-  sobre "Los tres Ángeles" o la predicación del kerigma en la abadía de Santo Domingo de Sora, 8 de junio del 2012.

Las fotos en blanco y negro tienen el sabor a las "florecillas" de San Francisco, la ingenuidad y la radicalidad de los comienzos, el sello de lo auténtico que "ama sin fronteras", la esperanza del que acierta con lo que nuestros tiempos necesitan.

¡Gracias, Kiko, por vivir a Cristo!

JAB

----------------------------------------------------------------

 

 Kiko Argüello relata en un libro el giro que dio su vida al encontrarse con Cristo tras una crisis existencial

• El Kerigma, en las chabolas con los pobres (BuenasLetras) es el primer libro que escribe el iniciador del Camino Neocatecumenal.

• El libro de Kiko Argüello sale a la venta en toda España el próximo martes, 27 de noviembre.

• El Camino Neocatecumenal una realidad eclesial muy vigorosa presente en 101 naciones de los cinco continentes.

• «En un momento trágico de mi existencia, entré en mi cuarto, cerré la puerta y grité a ese Dios: "¡Si existes, ven!, ¡ayúdame porque ante mí tengo la muerte!"». 

Madrid, noviembre de 2012.-. «Intenté vivir como si Dios no existiera. Fue entonces cuando se me cerró el cielo. Se me formó encima como un cielo de cemento y la vida empezó a ser muy dura». Así cuenta Kiko Argüello en El Kerigma, en las chabolas con los pobres (BuenasLetras) cómo comenzó «ese cielo cerrado» en su vida.

«Había muerto interiormente y estaba literalmente sorprendido de que la gente fuese capaz de vivir cuando yo no era capaz de hacerlo –escribe Kiko Argüello en su libro-. La gente se ilusionaba por el fútbol, el cine... sin embargo, a mí esas cosas no me decían nada (…). Me preguntaba: "¿Pero cómo vive la gente?, ¿cómo logra vivir la gente?". Veía a la gente normal y pensaba: "¿Pero no se preguntan: quién soy, quién me ha creado, qué es la vida?", "¿es que la gente no se plantea esos problemas?", "¿no será que estoy un poco loco, que soy un narcisista, un tipo raro?". Todo esto también me lo planteaba porque sentía que tenía sobre mí como una manta mojada que me hacía buscar la verdad constantemente: "¿Quiénes somos y qué hacemos en el mundo?" Para mí no era indiferente si Dios existía o no existía, sino que era una cuestión de vida o muerte».

«En un momento trágico de mi existencia –señala Argüello-, entré en mi cuarto, cerré la puerta y grité a ese Dios: "¡Si existes, ven!, ¡ayúdame porque ante mí tengo la muerte!"». 

Kiko Argüello ha querido escribir su testimonio personal de cómo encontró a Cristo en medio de una fuerte crisis existencial y, a partir de ahí, el cambio que experimentó en su vida, dando como consecuencia el inicio del Camino Neocatecumenal. Asimismo, el libro contiene un Kerigma «que pueda ayudar –dice el autor-, sobre todo por los contenidos y la antropología, al Sínodo sobre la Nueva Evangelización» que tuvo lugar hace pocos días en el Vaticano. 

El cardenal Antonio Cañizares señala en el prólogo que «es el Camino Neocatecumenal un don que el Espíritu Santo ha hecho a la Iglesia en el postconcilio, como vía o itinerario para la iniciación o reiniciación cristiana, y como instrumento para impulsar una nueva y vigorosa evangelización».

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino subraya que «damos gracias a Dios por las grandes maravillas que Él viene obrando a favor de su Iglesia y de la humanidad a través de este Camino, por las grandes bendiciones y frutos que por medio y a través de este Camino está derramando a favor de su pueblo: frutos de conversión, de vida cristiana, de vocaciones al ministerio sacerdotal, a la vida consagrada y a la acción misionera de la Iglesia; frutos, asimismo, de caridad, de vida conforme a las bienaventuranzas, de entrega generosa, de familias renovadas y abiertas a la vida».

Por su parte el cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena, hace un comentario a una catequesis de Kiko titulada «Tres Ángeles». El purpurado austriaco señala que «este Camino, tantas veces confirmado y animado por los Pontífices Pablo VI, el Beato Juan Pablo y nuestro Santo Padre el Papa Benedicto XVI, mediante el anuncio de la Buena Noticia, del Kerigma, ha abierto a muchas personas la puerta de la fe».

«La catequesis de Kiko que se publica aquí –escribe el cardenal Schönborn- representa una fuerte "instrucción para discípulos". Es una llamada a la conversión personal. De esta catequesis me impresiona el hecho de que muestra claramente –y personalmente también a mí– que sin conversión personal no se puede evangelizar. El misionero tiene que ser evangelizado él primero».

Kiko Argüello señala en su libro que «es necesario pasar en la parroquia de una pastoral de sacramentalización a una pastoral de evangelización. Porque si la parroquia tiene, supongamos, un territorio con unas quince mil personas, de éstas sólo un diez, un cinco por ciento, sigue viniendo a Misa el domingo; todavía hay un grupo de gente que se casa por la Iglesia, que bautiza a sus hijos, etc.; pero hay otra enorme cantidad de gente que ya no va a la iglesia. ¿Cómo llegar a tanta gente secularizada?».

Argüello da unas cuantas respuestas, «pinceladas» como él dice, y una de ellas es esta: «En los Hechos de los Apóstoles se dice cómo: mediante los milagros. En los Hechos cada kerigma va precedido por un milagro que crea estupor, que crea sorpresa, que abre el oído a las personas, que las prepara a escuchar. Porque la fe viene a través del oído. (…) Son milagros que preparan a la gente a escuchar el anuncio de la Buena Noticia, de la gran noticia que salva al mundo».

«No hay cosa más grande en el mundo que el anuncio del Evangelio. "Dios ha querido salvar al mundo a través de la necedad del kerigma". El kerigma no es un sermón, no es una meditación. ¿Qué es el kerigma? Es el anuncio de una noticia que se realiza cada vez que se proclama. ¿Y qué es lo que se realiza? La salvación. Si hoy os anuncio el kerigma, vuelve a realizarse ante vosotros la salvación (…) La palabra evangelio significa Buena Nueva, Buena Noticia. Evangelio y kerigma es lo mismo. Anunciar el Evangelio es anunciar el kerigma. Es importante poder escuchar el kerigma».

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal