miércoles, 22 de abril de 2015

"Iglesia pobre y para los pobres" como quiso Jesús y quiere Francisco

Iglesia pobre y para los pobres

Cardenal Gerhard Muller, Gustavo Gutiérrez, José Sayer

Editorial: CEP, IBC, 2015,  Paginas: 186

 

En tiempos recios que diría Santa Teresa como los que estamos viviendo, me parece una obra fundamental para dejar de lado ideologías, descalificaciones y examinar todo para quedarnos con lo bello, bueno y verdadero.

La verdad es que me fatiga que un asunto como el de la TEOLOGÍA DE LIBERACIÓN siga siendo motivo de discordia y enfrentamiento cuando debería ser un tesoro, un legado para agradecer, para aplicar en este momento y para desafiar el futuro con esperanza.

Tanto el Papa Francisco como el responsable máximo de la custodia de la fe, Cardenal Gerhard Muller nos recuerda que San Juan Pablo II sintetizó en la feliz expresión contenida en su carta a la Conferencia Episcopal de Brasil en 1986: "la TL correctamente entendida ´no solamente es oportuna, sino útil y necesaria" ( pp 21-22)

Les comparto unos textos seleccionados por mí, todo el texto del Papa y el índice de la obra. ¡Y que el Señor nos ayude a vivir en comunión y en misión sin ser más papistas que el Papa!

 

Cardenal Gerhard Müller : "Hoy, como en los tiempos de Bartolomé de las Casas, Dios está de parte de los pobres y actúa para conducirlos a la libertad y para consentirles participar en el cumplimiento de la acción integral de salvación de todos los hombres prometida por Él.

Pero, sobre todo, contrariamente a lo que sostiene el marxismo –y dicho sea de paso, también el actual liberalismo, la teología de la liberación expuesta por GG muestra exactamente cómo el cristianismo no es una ´ideología de consuelo´. Por el contrario: la verdadera, auténtica Teología de la Liberación demuestra que sólo Dios, Jesús y el evangelio pueden tener un papel auténtico y duradero para la humanización del ser humano, sea individual o socialmente. En otras palabras, es lo que Juan Pablo II sintetizó en la feliz expresión contenida en su carta a la Conferencia Episcopal de Brasil en 1986: la TL correctamente entendida ´no solamente es oportuna, sino útil y necesaria"21-22

"TL significa, brevemente, creer en Dios como Dios de la vida y como garante de una salvación entendida en su integridad, resistiendo a dioses e ídolos de muertes prematuras, pobreza y degradación del ser humano" p. 43

"El fundamento de la TL es la fe en que Dios ha creado al ser humano a su imagen y que, en su Hijo Jesucristo, cuida de él hasta el punto de que Jesús acepta la muerte a la que sus adversarios lo habían condenado. El objetivo es el de hacer reconocible a Dios como Dios de la vida y como vencedor de la muerte en todas las dimensiones de la existencia humana. La Tl supera todo dualismo que quiere relegar a Dios en un más allá y reducir la salvación a una simple dimensión interior" p.50

Josep Sayer "Pobreza: El desafío de la fe":  "Gracias a Gutiérrez, ha podido conocer también la vida de Santo Toribio de Mogrovejo, el segundo obispo de Lima. Contra la tradición colonial, este obispo apreció las poblaciones quechuas y su cultura incaica, y las defendió contra todo abuso. Visitó a estas poblaciones durante viajes a través de su inmensa diócesis, reunió en los Concilios que contribuyeron a la inculturación de la fe –como se diría hoy. Su cercanía humana a los campesinos llevó a éstos a acercarse a la fe" p.180

 

Prefacio del Papa Francisco

¿Quién de nosotros no se siente incómodo al confrontarse con la sola palabra "pobreza"? Existen tantas formas de pobreza: físicas, económicas, espirituales, sociales, morales. El mundo occidental identifica prioritariamente la pobreza como la ausencia de poder económico y enfatiza negativamente este status. Su concepción, en efecto, se basa esencialmente en el enorme poder que el dinero ha adquirido hoy, un poder aparentemente superior a otros. Por eso una ausencia de poder económico significa irrelevancia a nivel político, social, y hasta humano. Quien no posee dinero es considerado sólo en la medida en la cual puede servir a otros fines. Existen tantas pobrezas, pero la pobreza económica es aquella que es vista con mayor horror.

En esto hay una gran verdad. El dinero es un instrumento que de cualquier modo -como la propiedad- extiende y acrecienta la capacidad de la libertad humana, consintiéndole obrar en el mundo, accionar y sacar fruto. De por sí es un buen instrumento, como casi todas las cosas de las cuales dispone el hombre: es un medio que ensancha nuestras posibilidades. Sin embargo, este medio puede volverse contra el hombre. El dinero y el poder económico, en efecto, pueden ser un medio que aleja al hombre del hombre, confinándolo a un horizonte egocéntrico y egoísta.

La misma palabra aramea que Jesús utiliza en el Evangelio -mammona, es decir tesoro escondido (cf. Mt 6,24; Lc 16, 13)- nos deja entender que cuando el poder económico es un instrumento que produce tesoros que se reservan sólo para uno mismo, escondiéndolos a los demás, eso produce iniquidad, pierde su valor positivo original. También el término griego, usado por San Pablo, en la Carta a los Filipenses (cf. Fil 2,6) -harpagmos- se refiere a un bien retenido celosamente para sí, o incluso a lo que se ha robado a los demás. Esto acontece cuando los bienes son utilizados por el hombre que conoce la solidaridad sólo para un círculo de conocidos, sea grande o pequeño, o cuando se trata de recibirla, mas no cuando se trata de ofrecerla. Esto sucede, también, cuando el hombre, habiendo perdido la esperanza en un horizonte trascendente, pierde el gusto de la gratuidad, el gusto de hacer el bien simplemente por el placer de hacerlo (cf. Lc 6, 33).

En cambio, cuando el hombre es educado para reconocer la fundamental solidaridad que lo vincula a todos los demás hombres -esto nos recuerda la Doctrina social de la Iglesia-, entonces sabe bien que no puede retener para sí los bienes de que dispone. Cuando vive habitualmente en la solidaridad, el hombre sabe que lo que niega a los demás y retiene para sí, antes o después, se volverá contra él. En el fondo, a esto alude Jesús en el Evangelio, cuando hace mención al moho o a la polilla que destruyen las riquezas poseídas de un modo egoísta (cf. Mt 6,19-20; Lc 12, 33).

En cambio, cuando los bienes de los que se dispone son utilizados no sólo para las propias necesidades, éstos se difunden, se multiplican y producen a menudo un fruto inesperado. En realidad, existe un original vínculo entre beneficio y solidaridad, una circularidad fecunda entre ganancia y don, asunto que el pecado tiende a romper y ofuscar. Deber de los cristianos es redescubrir, vivir y anunciar a todos esta hermosa y original unidad entre beneficio y solidaridad. ¡Cuánta necesidad tiene el mundo contemporáneo de redescubrir esta hermosa verdad! Cuanto más acepte tener en cuenta esto, tanto más disminuirán incluso las pobrezas económicas que tanto nos afligen.

Sin embargo, no podemos olvidar que no existen únicamente pobrezas vinculadas a la economía. Es el mismo Jesús quien nos lo recuerda amonestándonos para que nuestra vida no dependa solamente "de nuestros bienes" (cf. Lc 12,15). Originariamente el hombre es pobre, necesitado e indigente. Cuando nacemos, para vivir, tenemos necesidad de los cuidados de nuestros padres, y así también en toda época y etapa de la vida cada uno de nosotros no conseguirá liberarse totalmente de la necesidad y de la ayuda que tenemos de los demás; no conseguirá nunca arrancar de sí la limitación de sentirse impotente delante de alguien o algo. Esta es también una condición que caracteriza nuestro ser de "creaturas": no estamos hechos por nosotros mismos y solos no podemos darnos todo aquello que necesitamos. Un leal reconocimiento de esta verdad nos invita a ser humildes y a practicar con coraje la solidaridad, como una virtud indispensable para vivir.

En todo caso, dependemos de alguno o de algo. Esto lo podemos vivir como una debilidad de nuestra existencia o como una posibilidad, como un recurso a tener en cuenta en un mundo en el cual ninguno puede prescindir de los demás, en el cual todos somos útiles y valiosos para todos, cada uno a su modo. No hay como descubrir esto para ser impulsados a vivirlo como una norma responsable y responsabilizante, en vistas de un bien que es entonces, de veras, inseparablemente personal y común. ¡Es evidente que esta norma puede nacer solamente de una nueva mentalidad, de la conversión a un nuevo modo de mirarse unos a otros! ¡Solamente cuando el hombre se concibe no como un mundo cerrado en sí mismo, sino como alguien que por su propia naturaleza está ligado a los otros, sintiéndolos originalmente como hermanos, es posible una norma social en la cual el bien común no aparece como palabra vacía y abstracta!

Cuando el hombre se concibe de esa manera y se educa a vivir así, la originaria pobreza de creatura nunca más es sentida como un hándicap, sino como un recurso, que enriquece a cada uno, y el cual libremente donado, es un bien y un don que recae después como provecho para todos. Esta es la luz positiva con la que también el Evangelio nos invita a considerar la pobreza. Precisamente, esta luz nos ayuda, por lo tanto, a comprender por qué Jesús transforma esta condición en una auténtica "bienaventuranza": "¡Bienaventurados los pobres!" (Lc 6, 20).

Entonces, haciendo realmente todo lo que está en nuestras manos y rehuyendo toda forma de hábito irresponsable a las propias debilidades, no temamos reconocernos necesitados e incapacitados de darnos todo lo que necesitamos, porque solos y con nuestras solas fuerzas no lograremos vencer nuestras limitaciones. No temamos este reconocimiento, porque el mismo Dios, por medio de Jesús, se ha inclinado (cf. Fil 2,8) y se inclina ante nosotros y nuestras pobrezas para ayudarnos y darnos aquellos bienes que solos nunca podríamos tener.

Por eso Jesús elogia a los "pobres en espíritu" (Mt 5,3), vale decir aquellos que considerando sus propias necesidades, necesitados como son, confían en Dios, no temiendo depender de Él (cf. Mt 6,26). De Dios podemos, en efecto, tener aquel Bien ilimitado que ningún límite puede detener, porque Él es más poderoso que cualquier otro límite. ¡Y lo demuestra cuando venció la muerte! demostrándonoslo cuando venció a la muerte! ¡Dios que siendo rico se hizo pobre (cf. 2 Cor 8,9) para enriquecernos con sus dones! Él nos ama, aprecia cada fibra de nuestro ser, a sus ojos cada uno de nosotros es único y tiene un valor inmenso: "Hasta los cabellos de su cabeza están contados... ustedes valen más que muchos pajarillos" (Lc 12,7).

Estoy, pues, agradecido con su Eminencia el Señor Cardenal Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que con el presente libro ha querido llamarnos la atención recordándonos todo esto.

Estoy seguro de que cada uno de ustedes al leer estas páginas, de cualquier modo, se dejará tocar el corazón y sentirá brotar dentro de sí la exigencia de una renovación de la vida. Pues bien, Amigos lectores, sepan que en esta exigencia, y en este camino, me encuentran desde ahora con ustedes, como hermano y sincero compañero de camino.

Franciscus

 

Índice

PREFACIO DEL PAPA FRANCISCO

9

I.   LA MISIÓN LIBERADORA DE LA IGLESIA
     
Cardenal Gerhard Müller

  
   15

Palabra de Dios y signos de los tiempos

17

El desarrollo humano entre la creación y la plenitud. 
Notas sobre la encíclica Sollicitudo rei socialis 
de Juan Pablo II

 

    25

     Una aproximación a la Doctrina social de la Iglesia
     Por un verdadero desarrollo humano


   26

     Poner a la luz al hombre en cuanto ser creado, 
     al servicio de su dignidad

 
   28

     "Hagamos al hombre a nuestra imagen, 
     a nuestra semejanza" (Gn 1,26)

 
    31

     Llamados al amor

33

     Criatura y persona: piedras angulares de los 
     derechos humanos

 

34

     Evangelium vitae y Deus caritas est

36

La teología de la liberación hoy

39

      Gustavo Gutiérrez: el hombre, el cristiano, el teólogo

43

      La teología de la liberación como pionera 
       en la misión de la Iglesia


50

"Examínenlo todo y quédense con lo bueno" (I Tes 5,21). 
A 25 años de la Instrucción Libertatis conscientia 
sobre la teología de la liberación

 

    55

     Teología de la liberación ¿"católica"?

56

     El Evangelio: anuncio de libertad y de liberación

57

     "Liberación" sin violencia

58

      La contribución de los cristianos para una 
      sociedad justa

 
   59

      La praxis liberadora de los cristianos: 
      la civilización del amor

 
   60

II.  LA MISIÓN EVANGELIZADORA DE LA IGLESIA
     Cardenal Gerhard Müller


   65

La fe: verdadera riqueza de la Iglesia

65

     Sólo una gran positividad puede atraer 
     nuestra mirada

 
   65

     El mundo como epifanía de Dios

68

     Intellectus quaerens fidem, fides quaerens intellectum

70

     Logos y agape: los fundamentos de lo real 
     a la raíz de la fe, esperanza y caridad

 
   74

     La vida en Cristo como vida en la fe eclesial: 
     "Yo, pero ya no yo"

 
   78

     Una mirada y una acción nuevas: 
     ortodoxia y ortopraxis

 
   81

     Cristo, "estrella de la mañana" y luz de la fe

84

Del dios de los muertos al Dios de los vivientes

85

     Ateísmo y "neo-ateísmo"

86

     "Señor, ¿qué es el hombre para que de él 
     te acuerdes?" (S. 8,5)

 
   90

Desafíos para la teología 
en el horizonte contemporáneo

 
   99

     Mundus reconciliatus, mundum reconcilians

99

     Discernimiento, historia, esperanza

 101

     Sociedad plural, sensus fidei, comunicación del 
     saber, racionalidad ampliada


 106

III.      DE AMÉRICA LATINA 
          A LA IGLESIA UNIVERSAL

 

La opción preferencial por los pobres en Aparecida
     
Gustavo Gutiérrez

 

119

1.  DISCERNIR LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

122

     a)  Una lectura creyente

122

          En continuidad

123

          Un cometido permanente

124

     b)  La cuestión del método en Aparecida

125

          Ver, juzgar y actuar

126

          Los lugares teológicos

127

     c)  La "ley de la Encarnación"

128

2.  REAFIRMACIÓN DE LA OPCIÓN 
     PREFERENCIAL POR LOS POBRES

 
129

     a)  El fundamento cristológico

130

     b)  Los rostros de los pobres

132

     c)  La preferencia por los pobres

135

          Un kairós: la emergencia de los pobres

135

          Preferencia

138

3.  EVANGELIZACIÓN Y COMPROMISO 
     POR LA JUSTICIA

 
140

     a)  Compartir una experiencia

141

          La alegría del discípulo

141

          Pobrezas ocultas

142

     b)  La Iglesia, abogada de la justicia
      
y de los pobres

143

          Una palabra profética

143

          La mesa de la vida

145

CONCLUSIÓN

147

La espiritualidad del acontecimiento conciliar 
Gustavo Gutiérrez

149

   Tras los pasos de Cristo

151

   La antigua historia del samaritano

157

   Una Iglesia samaritana

163

Pobreza: el desafío de la fe 
Josef Sayer

 
171

 

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal