miércoles, 21 de junio de 2017

“Santa Rosa en la imaginería popular”. Muestra en el IRA de la PUCP, centro de Lima

Los cien años de la PUCP y los cuatrocientos de la Rosa del Perú se encuentran con los setenta del Instituto Riva – Agüero (IRA) para brindarnos una popular, bella y devota exposición "Santa Rosa en la imaginería popular", inaugurada este miércoles 21 de junio al mediodía en el local del Instituto (Jirón Camaná 459, Lima 1).

Dio la bienvenida y explicó el sentido y alcance de la muestra su principal impulsor Lucho Repetto, Director del Museo de Artes y Tradiciones Populares del IRA; el Dr. Aldo Panfichi, coordinador de las actividades por los cien años de la PUCP, se refirió precisamente a que la PUCP está celebrando cien años de su creación y cómo desde los primeros documentos emitidos por su fundador, el padre Jorge Dintilhac, se coloca a la nueva comunidad universitaria bajo la advocación de Santa Rosa de Lima y de Santo Tomás de Aquino; invitó también para un gran congreso académico en el mes de agosto; por su parte, el P. Luis Enrique Ramírez, OP, prior del convento del Rosario, propulsor de la visita de las reliquias de la Santa y coordinador de los museos del centro de Lima, destacó la trascendencia de esta joven limeña universal, cuya santidad en medio del mundo la hace más actual si cabe que en el pasado; fue quien declaró inaugurada la muestra, visitada por un centenar de personas y que ¡ojalá! la continúen miles y miles, porque ¡merece la pena!

Como reza el tríptico entregado "Santa Rosa de Lima, nació en la Ciudad de los Reyes, el 30 de abril de 1586, hija de Gaspar Flores, natural de Puerto Rico [1]y María Oliva de Herrera natural de Lima. Su vida transcurrió en el recogimiento, la obediencia, la oración y la penitencia, para acercarse a Dios y rogar por los más necesitados. Fue conocida en la capital del virreinato como un modelo de vida mística. La santa limeña falleció el 24 de agosto de 1617, sus restos fueron trasladados al convento de Santo Domingo de Lima donde reposan hasta la actualidad".

En 1995 el Banco de Crédito del Perú (BCP)  convocó a un concurso nacional con el tema de Santa Rosa de Lima tanto en cerámica como en pasta, pintura, talla en piedra de Huamanga y otras líneas artesanales. El Museo de Artes y  Tradiciones Populares asumió el acopio de los objetos que llegaron de todas partes del país. Parte de las obras seleccionadas para la muestra se donaron al Museo y la diferencia fue cedida al santuario de Santa Rosa. Transcurrieron diez años aproximadamente y –gracias a la generosa gestión del inolvidable P. Ricardo Álvarez Lobo- las obras recibidas del BCP pasaron a integrar las colecciones del Museo.

Las colecciones etnográficas se han incrementado con las bibliográficas, las documentales y las artísticas que posee el Instituto Riva-Agüero. Adorna la exposición las valiosas fotos de Martín Alvarado y que proceden de las fiestas de la costa, sierra y selva donde la Santa es celebrada. Sale enriquecida también con la colección filatélica y numismática prestada por Eduardo Dargent, Juan Fernández y Augusto Zavala, así como las fotografías de André Ramírez Pizarro y Arturo Chávez Sotelo.

No estaría de más el poder incorporar a la muestra bibliográfica novedades editoriales de GRISO, la FTPCL en la obra cumbre del IV Centenario "Los escritos de Rosa" de Rosa Carrasco y –con el mayor respeto- quitar alguna que desentona en esta sinfonía popular, nada mojigata, pero expresión de la devoción popular.

Mi felicitación a los organizadores y auspiciadores. Ahora, a pasar la voz para que pueda ser visitada por el mayor número de personas, especialmente los jóvenes y las familias.

La muestra va hasta la primera semana de setiembre de lunes a viernes en el horario de 10:00 a.m. a 7:00 p.m. El costo de ingreso es 2 soles adultos y 1 sol estudiantes, niños y jubilados. Mayores informes al 6266600 anexo 6601-6602, o a los correos electrónicos ira@pucp.edu.pe y dira@pucp.edu.pe. Visiten nuestra página web e infórmese: http://ira.pucp.edu.pe

 



[1] Hay indicios de que nació en tierras de Béjar y marchó luego a Puerto Rico.

Leer todo...

domingo, 18 de junio de 2017

MISAS Y ORACIÓN EN EL AEROPUERTO DE BARAJAS

Es cuestión de buscar, darse un tiempito y ATERRIZAR CON EL SEÑOR antes de volar. ¡Qué gozo poder contar con estos espacios de paz, sosiego, alegría...cuando te desarraigas de tu patria o partes para una misión especial! Parece que un aeropuerto es todo un torbellino, un movimiento sin parar, con nervios, preocupaciones... Sin embargo, se agradece el poder contar con una capilla y en sitios como el de Barajas con Santísimo... No es poco su silencio, su serenidad...y también lo brindan las salitas de los musulmanes (que invitan a descalzarse por respeto) o las interconfesionales (evangélicas...)...Pero, con todos mis respetos, qué frías se quedan con las católicas en las que nos encontramos con el mismo Dios humanado, Cristo vivo en la Eucaristía, en el Sagrario. 
¡Cómo se valora su PRESENCIA! Cuánto vale su acogida, su escucha, el "Venid a Mí los que están cansados y agobiados!. Ayer sábado 17 pude disfrutar en mi vuelo de Madrid a Lima. Os comparto la imagen de la Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, en el terminal 1 de Barajas, así como sus horarios y consejos
Un buen momento si te viene bien para participar en la Misa, para visitar al Señor y pedir por el mundo, por la paz...¡Pedid y se os dará! A mí me encanta saludarle para agradecerle, para encomendarme, para pedir por todos
Gracias
Nos vemos
Leer todo...

viernes, 16 de junio de 2017

AD SUMMUM CAELI. LA ESCALERA DEL CONOCIMIENTO Y DEL AMOR EN LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

Entre los mil y un recovecos de mi alma mater salmantina, me fascina el mensaje y la iconografía de la escalera renacentista. Se ingresa por la portada principal, se gira a la derecha y enseguida se encuentra con la "escalera del conocimiento", por la que se accede al primer piso. Gracias al vídeo explicativo y al libro "Ad súmmum caeli" del profesor Luis Cortés (1924-1990), con el complemento de las explicaciones de su esposa Paulette Gabaudan, podemos descifrar la bellísima iconografía que nos habla del verdadero amor, de la auténtica amistad. Hoy que tanto se confunde el placer con el verdadero amor, la efímera diversión con la auténtica alegría, les invito a contemplar esta hermosa parábola en piedra que nos convida a peregrinar en la vida dejando a un lado las pasiones que despersonalizan y apostando por un amor que es donación, servicio, plenitud, gozo.


http://www.fachadausal.com/escalera.php

LA ESCALERA

La escalera fue construida para conducir a una sala nueva, edificada a partir de 1512, destinada a una nueva biblioteca, y que ocuparía toda el ala del poniente del edificio. Su decoración se presenta en tres tramos enmarcados por cuatro pilastras. Es evidente que no se empieza la construcción de una escalera por la decoración de su antepecho, luego esta es posterior. Ofrece en tres etapas una ascensión purificadora, donde se expresa el ideal caballeresco de perfeccionamiento moral cristiano, el de los caballeros del Toisón de Oro, cuyo signo aparece en una pilastra. El Toisón, como exigencia de superación de si mismo inculcada desde la más tierna infancia, marcará Carlos V para siempre. La presencia del Toisón borgoñón (en el tercer tramo) es un dato apreciable. En efecto, el emblema de nuestra cartela, tan igual de forma a la vidriera de Dijon, no deja dudas sobre su significado y afirma la presencia de Carlos en el programa de la escalera, lo cual condiciona a la vez el mensaje, que no es sólo moral sino político y religioso, y la fecha de las tallas, que hay que postergar hasta su advenimiento.

El simbolismo de la escalera fue brillantemente desentrañado por Luis Cortés en su libro Ad summum caeli en 1984. Lo seguiremos puntualmente en la parte principal de este estudio en que dividimos el estudio por los tres tramos de la escalera. En el tercer tramo a la clave moral estudiada por Cortés hemos añadido una clave política y una clave religiosa, por la presencia de dos símbolos nuevos de gran importancia, que hemos descubierto.

Nota sobre las fotografías de la escalera: La decoración de los paños entre pilastras es igual por la parte exterior y la interior; en general está mejor conservada la parte exterior por motivos obvios y de esa parte son las fotografías más detalladas. Sin embargo, las pilastras no son iguales en su decoración por la parte interior y exterior. Para facilitar la comprensión se presentan dibujos en alzada de la parte interior y exterior de cada uno de los tramos.

LA ESCALERA

PRIMER TRAMO Primera pilastra
La unidad del programa nos la indica el peregrino, en la primera pilastra interior:
images/1tramo_peregrino.jpg

El peregrino en la escalera


Éste mira hacia arriba contemplando el camino que ha de recorrer. Hay pues un camino, doblemente ascensional, por ser escalera y por ser peregrinación. Es un camino ascético de perfección.

 

Primer tramo El primer tramo representa la vida jocosa y lasciva de la época juvenil. Alrededor de una dama de vida libre, unos juglares bailan con cintas y cascabeles en pies y manos. Es la Danza morisca, tema muy conocido y representado en numerosos grabados.
images/1tramo_danzamorisca.jpg

Danza Morisca


De uno de ellos, el del grabador alsaciano Van Meckenem, ha salido el relieve. Cortés (Ad summum caeli, bibliografía) lo descubrió en 1984.
images/1tramo_meckenem.jpg

Grabado de Van Meckenem. Bibliothèque Nationale de Paris.



Detalle del primer tramo: El loco y la dama
Como vemos en el centro, al lado de la dama, reconocemos a un loco o bufón, identificado por su capucha y su cetro burlesco:
images/1tramo_damayloco.jpg

Detalle del loco y la dama

Este personaje de desastrosa reputación, es lujurioso y ateo en la tradición iconográfica. Encontramos paralelos en otros grabados como el que representa a un loco sofaldando a una mujer y el del Loco anti-Cristo de Basilea.images/1tramo_sofaldando.jpg

Grabado del loco sofaldando a una mujer.

images/1tramo_locoanticristo.jpg

Grabado del loco anti-Cristo de Basilea.

 

SEGUNDO TRAMO

2º tramo y pilastras images/2tramo_1_laencrucijada.jpg

La encrucijada en la escalera

En las dos pilastras que enmarcan el segundo tramo aparece un segundo signo unificador con las tres cabezas, humanas en la segunda pilastra (lado exterior) y animales en la tercera (lado interior):images/2tramo_2_trescabezashumanas.jpg

Las tres cabezas humanas de la escalera

images/2tramo_3_trescabezasanimales.jpg

Las tres cabezas animales de la escalera

Son el símbolo de la Prudencia y del Tiempo. La imagen más aclaratoria es un cuadro de Ticiano donde se combinan las tres cabezas humanas y las tres animales, y que el pintor tituló Alegoría de la Prudencia.
images/2tramo_4_alegoriadelaprudencia.jpg

Ticiano, Alegoría de la prudencia.

Estos elementos dividen la escalera en tres tramos, las tres etapas de la vida. Con el segundo tramo llegamos a la segunda etapa de la vida, la madurez, la edad de la elección y del compromiso. Representa una alegoría más compleja. La escena se divide claramente en dos, el bien arriba y a la derecha del relieve, el mal abajo y a la izquierda, y la alegoría se desarrolla en tres niveles.

Parte alta: la abeja y la araña

images/2tramo_5_abejayarania.jpg

Detalle: abeja y araña libando flor

En el centro, liban en una flor, del lado bueno, una abeja, y del malo, una araña. El sentido quedó aclarado gracias a la inscripción latina que tiene el grabado original, de Van Meckenem, descubierto por Cortés en 1949:images/2tramo_6_grabado.jpg

Grabado de Van Meckenem. Bibliothèque Nationale de Paris.

Damos la inscripción traducida: «De la hermosa flor, las nobles abejas sacan miel, de ella los frívolos gusanos sacan un poderoso veneno». En efecto, en la vida, que es la flor, somos nosotros los que, ejerciendo nuestro libre albedrío, debemos saber elegir; y, por nuestra prudencia y el dominio de nuestras pasiones, produciremos miel o veneno. Esta sentencia era tan conocida que se encuentra seis veces en Guevara, e, incluso, está recogida en un refrán de la época: «Cuánto zuga el abeja, miel torna, cuánto el araña ponzoña». El grabador es el mismo Van Meckenem del siglo XV, autor de la Danza morisca.
Parte central. Las dos parejas

Se ven dos parejas, en la de abajo, el mal, una mujer cabalga a un hombre: es la reproducción tan conocida del Lay (o poemita) de Aristóteles, donde el sabio se dejó engatusar y cabalgar por una prostituta. La figura representa pues la prostitución; podemos ver este motivo en una misericordia de la catedral de Zamora:

images/2tramo_7_aristoteles.jpg

Aristóteles y la prostituta, catedral de Zamora

En simetría, del lado bueno, un hombre cabalga a una mujer. Es la imagen contrapuesta, por consiguiente es el matrimonio harmonioso donde el hombre impone su autoridad según las leyes y costumbres de la época.Nos encontramos pues ante el viejo apólogo de Jenofonte (Memorables), Hércules en la encrucijada, que comentamos ya en la fachada y al que el grabado alemán daba una ilustración muy plástica. Se trata de la elección entre la mujer buena y la prostituta, entre Virtus y Voluptas, elección que supo hacer muy bien Hércules o Carolus, como lo indicaba el grabado presentado en la fachada en el apartado Hércules:.
images/2tramo_8_hercules.jpg

Grabado de Hércules, Virtus y Voluptas.


El bien y el mal se enfrentan aun en la parte baja o lateral donde un arquero triunfante a la derecha ahuyenta al hombre de la maza, que, en cambio, triunfa a la izquierda: el arco es arma noble, la maza arma vulgar del rústico bruto:images/2tramo_9_arquero.jpg

Detalle arquero triunfante.


images/2tramo_10_hombreconmaza.jpg

Detalle del hombre con maza.

TERCER TRAMO Clave moral Primera escena: El rejoneo.images/3tramo_1_regoneo.jpg

El rejoneo en la escalera.


La primera escena es un rejoneo según una interpretación realista. En el plano simbólico expresa la oposición entre el caballo, animal domado y mejor ayuda del caballero, frente al toro, animal salvaje y fuerza bruta, sometida a sus instintos. El valor simbólico dado a la doma del caballo en ciertos grabados como Doma de las pasiones es aclaratorio:
images/3tramo_18_domadelaspasiones.jpg

La doma de las pasiones de Bocchi.


Aportamos a la tesis de Cortés (1984, bibliografía) el ejemplo de la Templanza, cuyo atributo en ciertas figuras es el bocado del caballo. Es el caso de La Templanza del Palacio Real de Madrid, que tiene el bocado en la mano, o de una miniatura del Libro de Horas de Carlos I, que lo lleva en su misma boca:images/3tramo_2_templanza.jpg

La Templanza del Palacio Real. Patrimonio Nacional.

images/3tramo_3_librodehorascarlos.jpg

La Templanza del Libro de Horas de Carlos I. Debemos aprender a frenar nuestros impulsos y someterlos a la razón, sin la cual no somos seres humanos sino animales. No puedes ser rey si no te rige la razón, le decía Erasmo a su discípulo Carlos. En cambio el toro es el instinto incontrolado.

Segunda escena: La cabalgata.images/3tramo_4_cabalgata.jpg

La cabalgata en la escalera.


La escena representa una cabalgata, donde cuatro caballeros suben hacia la figura de la cuarta pilastra. Marca el triunfo del hombre que ha sabido doblegar sus pasiones para acceder al supremo Bien. La caballería y el espíritu caballeresco son el valor más alto en aquella época. La meta de los caballeros es Amicitia, el Supremo Bien, el Amor puro, Dios, encarnado en la figura de la cuarta pilastra, lado interior, que podemos encontrar también en grabados de la época, como la alegoría de Holcot del siglo XIV:
images/3tramo_5_amiticia.jpg

Amicitia en la pilastra de la escalera.


images/3tramo_6_amiticiaholcot.jpg

Amicitia de Holcot.

El personaje, con el corazón descubierto, tiene tres filacterias que no están grabadas en la escalera, pero sí en el grabado, donde la figura va acompañada de un texto aclaratorio: Amicitia es un joven con el corazón abierto; las filacterias dicen en latín, en la frente: «Invierno, Verano»; en el pecho: «Lejos, Cerca»; abajo: «Muerte, Vida». Es decir que el Amor verdadero no envejece nunca y se mantiene sin fallo en el mal tiempo como en el bueno, en la ausencia y después de la Muerte. Y este amor puro es el Amor divino. «Sólo Dios se puede llamar amigo santo, amigo justo, amigo celoso, amigo provechoso y aun amigo perfecto», dice Guevara. Esto es Ad summum caeli de Cortés (bibliografía).

Clave política y religiosa Segunda escena: Los caballeros árabes: Cruzada y conversión.
A este estudio de Cortés sobre la ascensión purificadora podemos aportar un complemento enriquecedor gracias a dos figuras que hemos podido aclarar, los escudos de los caballeros, que son escudos árabes, y un signo de la tercera pilastra, que es el signo del Toisón, la orden de caballería más excelsa de su tiempo y tan estrechamente ligada al Emperador.
images/3tramo_7_caballerosarabes.jpg

Caballeros árabes, detalle de la escalera.


Estos escudos que llevan los caballeros de la escalera, los encontramos, llevados por los moros, en las Cantigas de Rey Sabio, o por Boabdil cuando va a entregar las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos en el banco de la Capilla Real de Granada, o en una pintura caballeresca nazarí en la sala de reyes de la Alhambra, y en más lugares:
images/3tramo_8_escudosarabes.jpg

Escudos árabes en Cantigas del Rey Sabio.


images/3tramo_9_capillareal.jpg

Adarga en la Capilla Real de Granada. Vigarny.


Y, si nos fijamos más en la escalera, veremos que, debajo de las plumas, los jinetes llevan turbantes. Son árabes. Y no se puede pensar en un disfraz, como se ha llegado a decir, si tenemos en cuenta el alto valor espiritual de la escena, la subida hacia Amicitia.
Este descubrimiento mío aporta una nueva dimensión a la alegoría de la escalera. A la luz de Amicitia, imagen del Amor divino, la subida de los caballeros cobra un significado de gran interés: Son árabes y suben hacia Cristo. No le vemos más sentido que la conversión del infiel, la verdadera victoria del cruzado: convencer mejor que vencer. Esta interpretación concuerda con la ideología del momento y con los relieves que aparecen a continuación en el retablo de la capilla real de Granada. En la Capilla Real de Granada, al lado de Boabdil yendo a entregar las llaves, con su escudo árabe, la talla anterior nos muestra la entrada de los Reyes Católicos en Granada acompañados del arzobispo Hernando de Talavera, que practicó tantas conversiones entonces, y en las dos tallas siguientes: el bautismo de los moros y de las moras en una gran pila bautismal.
images/3tramo_10_bautismomoros.jpg

Bautismo de los moros. Vigarny. Capilla Real de Granada.


El tema encaja perfectamente con el mensaje de la escalera y con la ideología del momento. Está en perfecta conformidad con las ideas erasmianas, que triunfaban en España en aquellos años y que Carlos V intentó aplicar:

«No es lógico que nos declaremos verdaderos cristianos por matar a muchos hombres sino por conservar a muchos; no por mandar al infierno a varios miles de impíos, sino por convertir a muchos impíos en píos. Son hombres, ellos también. Que comprendan que han encontrado padres y no tiranos, para llevarlos a la conversión y no a la esclavitud.» Erasmo, Epístola CCCXXIX; Basilea, 1518.



Tercera pilastra. Emblemas del Toisón: Eslabón y Cruz de Borgoña.
images/3tramo_11_emblematoison.jpg

Detalle de la tercera pilastra de la escalera. Emblema del Toisón.


En la cartela de la tercera pilastra (lado exterior) encontramos el emblema del Toisón. A la izquierda las dos ramas cruzadas, propias de la Cruz de Borgoña, y, a la derecha, las llamas, el pedernal y una pieza en forma de B, el eslabón para hacer fuego. Aparecen estos mismos emblemas en una vidriera de la capilla del Toisón de Oro de Dijon donde las llamas ondean:
images/3tramo_12_vidrieraorodedijon.jpg

El emblema del Toisón en la capilla del palacio ducal de Dijon.


A pesar de cierta rudeza de ejecución, la cartela de la escalera es una copia sorprendentemente fiel de la vidriera. Volvemos a encontrar los mismos signos, cruz de Borgoña y eslabón en la decoración de la cuna de Carlos V conservada en un museo de Bruselas.
images/3tramo_13_cunacarlosv.jpg

Detalle de la cuna de Carlos V. Musées Roayaux d'Art et Histoire. Bruxelles.


La cruz de Borgoña es el emblema más antiguo del Toisón. Se define como: «Dos troncos de laurel con desiguales prominencias que representan el nacimiento de las ramas», dicen los estatutos de la Orden. La divisa es Uterque flamescit «Entre los dos surge la llama». Así creó este emblema Juan sin Miedo en 1396. Es la cruz de San Andrés, patrono de Borgoña. Esta llama que las ramas encienden es la llama de la fe. La vemos también entrelazada con el eslabón en el sitial de Carlos en la catedral de Barcelona.
Esta misma llama simbólica es la que se representa en el collar del Toisón (imagen). El eslabón (eslabón del collar, instrumento para encender el fuego, B de Borgoña y cuernos del carnero), el pedernal y las llamas componen exactamente los eslabones del collar, tal como se estableció al fundar la Orden en 1430. La divisa es: Ante ferit quam flamma miscet, «Golpea primero y saldrá la llama». En el collar del Toisón de Maximiliano dibujado por Durero se ven aislados, eslabón, pedernal y llamas, y se ven como elementos del collar:
images/3tramo_17_durero.jpg

El collar grabado por Durero para Maximiliano, Revelaciones de Santa Brígida. Nuremberg 1500.


Y se ve también el carnero, vellocino o toisón, que alude a la hazaña de Jasón y da su nombre a la orden. Los dos emblemas, cruz y eslabón, que representan la llama de la fe, tienen como finalidad la defensa de la Iglesia y la cruzada contra el Islam. Carlos V recibió desde su primera infancia esta herencia espiritual borgoñona a la que quedó siempre fiel.

El eslabón y las columnas y su divisa: Plus Ultra.
En el primer capítulo del Toisón, reunido por Carlos en la Catedral de Barcelona, en 1519, un cuadro para el sitial del Emperador aporta un elemento nuevo, las columnas del Plus Ultra:
images/3tramo_16_columnasplusultra.jpg

Emblema con columnas en la Catedral de Barcelona.


Este nuevo emblema fue creado para Carlos, según lo prescribían los estatutos, cuando, llegado a la mayoría de edad, fue declarado maestre de la Orden y presidió su primer capítulo en 1516. Las columnas implicaban la cruzada, con rumbo hacia Oriente: Jerusalén, y, también, no lo olvidemos, la conquista del vellocino o Toisón por Jasón cruzando el Mar Negro con sus argonautas. Sólo más tarde, simbolizaron las columnas de Hércules, la puerta al Atlántico, hacia la gran empresa de Ultramar. Estas columnas del Plus Ultra, ligadas al Toisón figuran hoy día en la bandera nacional.
Los emblemas del Toisón y las columnas del Plus Ultra, fueron establecidos por las Ordenanzas del canciller Gattinara como distintivo exclusivo de los Estados Borgoñones, lo mismo que el águila de San Juan lo fue para Castilla. Por eso las columnas no podían figurar en la fachada de la Universidad, por lo menos en la época de Gattinara (1519-1530).
Estos emblemas acompañaron a Carlos V toda su vida, desde la cuna a la tumba. Los ponía en todas partes, en sus armaduras, sus escudos, etc. Caballero del Toisón desde los dos años, quedó marcado para siempre por sus valores.
Y cuando Felipe II organizó en Bruselas en 1559 unas honras fúnebres para su padre, las gualdrapas de los caballos llevaban todos esos emblemas juntos, eslabón y pedernal, con la cruz entrelazada y las columnas del maestre:
images/3tramo_14_excequiasbruselas.jpg

Las exequias en honor a Carlos V, 1559. Biblioteca Real de Bruselas.


El elemento más conocido de la Orden, el que le da su nombre, es el vellocino que cuelga del collar. "toisón" o vellón en francés. La leyenda se refiere a la famosa hazaña de Jasón, la conquista del vellocino de oro:
images/3tramo_15_jasondequellinus.jpg

Jasón con el vellocino, de Quellinus.


Su gesta heroica le llevó a una serie de pruebas de iniciación ascética, y por fin, a raptar el vellocino de oro con la ayuda de la hechicera Medea. El vellocino cuelga del collar alrededor del blasón de Carlos en la fachada.

 

CONCLUSIONES
Al final de este estudio, varias preguntas quedan pendientes, las fechas de la ejecución, los autores de la programación y los artistas que la ejecutaron, preguntas de difícil respuesta, ya que no se ha conservado ningún documento fehaciente de la época, ningún contrato. Incluso los libros de claustros, desaparecido entre 1512 y 1526, después, en 1526, no dicen nada. No nos queda más recurso que la iconografía.

Fecha
La fecha de la fachada, la podemos intuir por la iconografía y en función de los hechos históricos. Se sabe que estaba terminada en 1528. No puede ser anterior a 1519, año de la elección imperial, ya que figura el águila bicéfala. Pero, dadas las circunstancias históricas, pensamos que no puede ser anterior tampoco a la vuelta del Emperador de Alemania, es decir 1523.
Sobre la escalera, sólo podemos indicar los dos grabados encontrados por Cortés, fuente evidente de las tallas No hay ni contratos ni autores materiales. En cuanto a fecha se sabe que se inició la construcción de la escalera en 1512, para dar acceso a una futura biblioteca. Pero es evidente que no se empieza la construcción de una escalera por la decoración de su antepecho, luego se tiene que haber realizado mucho más tarde. La presencia del Toisón borgoñón es un dato apreciable. En efecto, el emblema de nuestra cartela, tan igual de forma a la vidriera de Dijon, que no puede haber dudas sobre su significado, afirma la presencia de Carlos en el programa de la escalera, lo cual condiciona a la vez el mensaje, que no es sólo moral sino político y religioso, y la fecha de las tallas, que hay que postergar hasta su advenimiento.


Autoría
En cuanto a los autores del programa, siguen desconocidos. Se ha pensado en Pérez de Oliva. Llama la atención la coincidencia de varios temas del programa con los textos de Guevara. Y creemos que, ante el cuerpo central de la fachada, blasón, águilas y los dos retratos, no se puede negar la implicación de la cancillería.
De los artistas no se sabe nada tampoco.
En cuanto al mecenas, no se ha encontrado ningún contrato en Salamanca y la Universidad no dice una palabra después de terminar la escultura. Cabe pensar que fue la corona la que financió la obra, ya que el programa de la parte central tiene toda la apariencia de ser de cancillería. Además la Universidad había sido en gran parte comunera y no vería con buenos ojos este programa imperial, lo cual explicaría su silencio en los libros de claustro, que reaparecen en 1526, momento en el que, con toda verosimilitud, se estaría trabajando en la obra.


Conclusión general:
La iconografía del edificio universitario de Salamanca revela la impronta del Emperador. La escalera nos muestra la cara moral y religiosa de Carlos V, caballero del Toisón, como la fachada nos enseña su lado político de continuador del Imperio de Augusto. En efecto, Augusto, el primer emperador romano y el más glorioso de todos, realizó el sueño que Alejandro no pudo llevar a bien: Someter toda la tierra a una misma ley de razón, a una forma única de gobierno, y hacer de la humanidad entera un pueblo único. La obra de Augusto, ingente y duradera, la Pax Romana, fue muy añorada en los siglos posteriores. Por eso el inmenso imperio de Carlos V hizo esperar que él podría ser el nuevo Augusto y unir la Cristiandad en un solo reino de paz, la Pax Christiana. Este sueño lo expresa Ariosto, ya en 1516: «De sangre austriaca y aragonesa, veo nacer en la orilla del Rin un príncipe… que heredará de la corona de Augusto, de Trajano y de Marco… Veo unos dominios tan extensos que el sol no se pondrá jamás en ellos… Es deseo del cielo que, bajo este Emperador, haya un solo rebaño, un solo pastor». (Orlando furioso). Este sueño, este anhelo frustrado, éste es el Mito Imperial, que nos quiere transmitir la fachada salmantina.
Con todo, frente a esta fachada, hermosa por su forma perfecta como por su grandioso mensaje, nos atrevemos a afirmar que, en Salamanca, la primera Universidad de las Españas, se grabó para Carlos una Eneida de piedra.

Bibliografía
ANGULO, D.: "La mitología y el Arte español del Renacimiento", BRAH, Madrid, 1952.
CHECA CREMADES, F.: Carlos V y la imagen del héroe en el Renacimiento, Taurus, Madrid , 1987.
CORTÉS, L: Un enigma salamantino. La rana universitaria. Departamento de Arte I. Salamanca, 1971, reedición, 1978.
CORTÉS, L: Ad summum coeli, programa alegórico humanista de la escalera de la Universidad de Salamanca, ed. Universidad de Salamanca, 1984.
GABAUDAN, P.: El Mito imperial: Programa iconográfico en la Universidad de Salamanca. Valladolid, Junta de castilla y León. Consejería de Educación y Cultura, 1998.
GABAUDAN, P.: El Mito imperial: Estudio iconológico de los relieves de la Universidad salmantina, Éride ediciones, Madrid, 2012.
PEDRAZA, P.: "La introducción del jeroglífico renacentista en España: Los enigmas de la Universidad de Salamanca". Cuadernos hispanoamericanos, nº 394. 1983.
PEREDA, F.: Una arquitectura elocuente: El edificio de la Universidad de Salamanca bajo el reinado de Carlos V. Madrid, Sociedad estatal para la Conmemoración de los centenarios de Felipe II y Carlos V, 2000.
SÁNCHEZ REYES, E.: La lección humana de la Universidad de Salamanca, Salamanca, 1965.
SÁNCHEZ REYES, E.: La fachada universitaria salmantina y sus secretos, ed. Cervantes, Salamanca, 1979.
SEBASTIÁN, S. y CORTÉS, L.: Simbolismo de los programas humanísticos de la Universidad de Salamanca. Ed. Universidad, Salamanca, 1973.

Leer todo...

lunes, 12 de junio de 2017

Nos amó mucho. Mercedes Martín. En la ausencia presente

MARCOS MARTÍN, Francisco

Nos amó mucho. Mercedes Martín. En la ausencia presente (Salamanca 2017, 86 pp)

¡Loado seas, Señor Mío, por la Hermana Agua, la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta!

Tal es el salmo que ha brotado de mi corazón al sorber el agua fresca de manantial tan rico. Desde la portada elaborada por Antonio Valadés, amigo y maestro de Paco, hasta el prólogo de un consagrado escritor, Javier del Hoyo, que define a la protagonista como "persona sencilla y alegre", llena de la gracia de Dios, con un amor grande a la Eucaristía y a la Virgen, en especial a la Virgen del Carmen, la 'Poderosa', la de su pueblo; pero también con un amor grande a su hijo y a su nieto y a su nuera". Desde el gran relato del autor, su hijo Paco, gran deportista, doctor en ingeniería de montes, que desborda toneladas de amor agradecido, hasta los escuetos pero sentidos e-mail de las dos últimas páginas. Desde los poemas, las canciones, las cartas, las anécdotas y vivencias…hasta las decisivas fotos que llenan de vida la obra.

Se abre la obra con un retrato-resumen de Mercedes en doce notas: Humilde, trabajadora, buena, amable, generosa, tenaz y constante, sacrificada, fuerte, austera, responsable, piadosa, hospitalaria.

Viene a continuación el relato cronológico de su vida y misión en seis etapas correspondientes a seis capítulos: Hasta su Primera Comunión, muchas alegrías y una pena, Salamanca, Madrid, nuevamente en Salamanca, su última comunión y su adiós.

Por último, el Apéndice titulado "un gran ser humano, una santa castellana" recoge algunas de las muestras de cariño a través de cartas y testimonios: su nieto Francisco Javier, su nuera María José, en primer lugar. Sus sobrinas Florita, Blanca, Loly, Julia. Los amigos de Paco: José Luis Olea, Juan Luis Benito, Antonio Pérez, Antonio Sánchez y Rosa, Antonio valadés, Carlos Rivadeneira, Jesús Ventas, Carlos Salinas, Éder Falcón, Santiago Villegas, Jesús Amado, Ricardo Palancar, Marian Benito, Iván Renilla.  

Todo nos habla del amor que se desborda como un permanente magníficat cual agua, útil, humilde, preciosa y casta. ¡Cómo me recuerda las palabras de Pemán! "La belleza de las rosas es que siendo tan hermosas desconocen que lo son…No hay virtud tan eminente que el hacer sencillamente lo que tenemos que hacer".

Gracias, Paco, por rescatar y compartir vivencias tan hondas e íntimas de tu tesoro materno. Sin duda, que es uno de los regalos de quien "nos amó mucho".

Leer todo...

SALAMANCA DE FIESTA CON SAN JUAN DE SAHAGÚN, SU PATRONO, 2017

SALAMANCA DE FIESTA CON SAN JUAN DE SAHAGÚN, SU PATRONO, 2017

 

¡Cómo agradezco estar aquí, nuevamente, en Salamanca! Llegué cuando el Dúo Mayalde http: //www.mayalde.com/, al frescor del Puente Romano y con las catedrales de fondo como retablo, hacían resonar lo mejor de la música tradicional charra. Me quedé con las ganas desde el autobús de Auto-Res; unos minutos después, desde el huerto de Calixto y Melibea gocé con los espectaculares fuegos artificiales https://www.youtube.com/watch?v=XGbBx7Qigxc.

Hoy, la fiesta, he deambulado por mis calles tan queridas desde Arcediano, la de Tentenecio recordando a San Juan de Sahagún su protagonista, la plaza Juan XXIII con la residencia Covadonga, el monumento al Padre Cámara con el rótulo dedicado a Juan Pablo II en el Hogar de las Cruzadas de Santa María donde despedimos para el Cielo a mi hermana Juani, la Universidad y Fray Luis, la Clerecía, la Casa de las Conchas, el monumento a Salinas donde me tomaron la foto, los profesionales de la limpieza que luchan por un patrimonio limpio, y Dominicos donde gocé con la liturgia del día presidida por el P. Arturo Bernal, OP y acompañado de frailes de la orden de predicadores de varios puntos del planeta, especialmente América.

Gracias, por participar de sus laudes, de la liturgia sosegada y de la comunión en este día tan especial. Les comparto la preciosa Oración colecta que resume la vida y misión del gran santo agustino, así como los lugares vinculados con el santo, la biografía del santo por el P. V. Capánaga y las obras de Javier Campos sobre San Juan de Sahagún y Santo Tomás de Villanueva; todo ilustrado con algunas de las fotos del despertar salmantino de este gran día 12 junio 2017.

 

Oh Dios, autor de la paz y fuente de la caridad,

que diste a San Juan de Sahagún

la gracia maravillosa

de pacificar los ánimos en discordia;

haz que nosotros, a imitación suya,

permanezcamos firmes en tu caridad

y por ningún motivo

nos separemos jamás de tu amor.

Por nuestro Señor Jesucristo.

Lugares relacionados con San Juan de Sahagún en Salamanca

La figura de San Juan de Sahagún está muy presente en la ciudad de Salamanca, aunque a menudo pasa desapercibida. Los lugares relacionados con el Santo son:

  • Iglesia de San Juan de SahagúnLa Iglesia de San Juan de Sahagún, que se erigió en su honor a finales del siglo XIX. Está situada en la popular Calle Toro.
    En la parte trasera de la Iglesia puede verse una escultura que representa al Santo.
  • Monumento en la Calle Pozo Amarillo, que representa el milagro de la salvación del niño caído al pozo.
  • Calle Tentenecio, donde sucedió el otro milagro relatado más arriba.
  • Medallón del Santo en la Plaza Mayor, en el pabellón de Petrineros (el que queda situado a la izquierda si nos colocamos mirando al Ayuntamiento).
  • Bajorrelieve en la Calle Traviesa, en la casa donde vivió San Juan de Sahagún antes de entrar al Convento.
  • Capilla Mayor de la Catedral Nueva, donde se encuentra una urna de plata con parte de sus restos.

 

 

VIDA DE SAN JUAN DE SAHAGÚN

(† 1479)

  Las nobles piedras de Salamanca cantan la leyenda áurea de San Juan de Sahagún. El comparte, juntamente con Santa Teresa, el patronazgo de la ciudad. Las calles de Tentenecio, Traviesa, Pozo Amarillo, Padilleras, plaza de la Concordia multiplican su recuerdo de taumaturgo y pacificador de las discordias de otros tiempos. Fueron sus padres dos próceres leoneses, don Juan González del Castrillo y doña Sancha Martínez, cuyo seno, estéril durante mucho tiempo, floreció en hermosura y olor de santidad. Después de una novena de preces, ayunos y limosnas Santa María de la Puente les hizo el regalo deseado. Juan nació probablemente en el año 1430 o 1431, estando ausente del hogar su padre en la guerra de Juan II contra les moros. El niño fue educado por los monjes benedictinos del pueblo nativo, Sahagún. Como se le vio inclinado a los estudios eclesiásticos, nadie contrarió su vocación.

Muy joven recibió la tonsura y estudió artes y teología, favoreciéndose de las rentas de un beneficio que cobraba su padre, aunque pronto, por delicadeza de conciencia, renunció a él. Por sus buenas prendas puso los ojos en él el obispo de Burgos, Alonso de Cartagena, que le tomó para su familiar y camarero. El mismo le ordenó de sacerdote y le hizo canónigo de la catedral. Pero ni el canonicato ni otros beneficios le dieron el sosiego que andaba buscando para vivir más unido a Dios. Renunció, pues, a todo, dejando el palacio episcopal, y tomó cura de almas en la parroquia de Santa Gadea, o Santa Águeda, famosa en nuestra historia medieval por los juramentos de los nobles. Allí el Cid Campeador tomó juramento al rey Alfonso VI de no haber tomado parte en la muerte de Sancho, su hermano y predecesor.

El estudio, el ministerio de la predicación, las atenciones pastorales, el socorro de los pobres, dieron buena ocupación al nuevo párroco. Pero pronto un viento extraño le empujó de allí, como a un pájaro que no encuentra su nido. Y a Salamanca le guió la Providencia para ser allí su predicador de la paz y taumaturgo. Sin duda la causa de su traslado fueron los estudios. Probablemente tenía entonces unos veintisiete años de edad. El antiguo canónigo de Burgos se hizo pobre estudiante de cánones. Mas pronto le dio a conocer el resplandor de su buena estrella.

Al año siguiente de llegar allí fue invitado a predicar en la fiesta de San Sebastián, patrono del famoso colegio de San Bartolomé, y agradó tanto su panegírico que le hicieron ingresar en él como capellán interno. Todavía una estatua del frontispicio recuerda al antiguo y glorioso capellán. En aquel colegio, fundado a principios del siglo XV para estudiantes pobres y virtuosos por don Diego de Anaya, obispo de Salamanca, quince colegiales y dos capellanes, vestidos de manto y beca, con certificado de limpieza de sangre, vivían sometidos a una rígida disciplina. Por los muchos personajes que salieron del colegio para las letras, la Iglesia y los altos puestos de la nación, se divulgó la frase: "Todo el mundo está lleno de bartolómicos". Juan de Sahagún levantó a mucha honra el grupo. En el Memorial antiguo del colegio, contra costumbre, se estampa este elogio en su favor: "Este es aquel verdadero israelita en quien no se halló engaño, y que por su bondad y honestidad de vida y por la entereza de sus costumbres fue nombrado capellán de adentro".

A los recuerdos del colegio va unido el emblema del ciprés luminoso, porque un día de trabajo y fatiga, recogida ya la comunidad para el descanso de la noche, vínosele a la memoria que le faltaba por rezar una parte del oficio divino, y lleno de sobresalto, tomando el breviario a toda prisa, se disponía a salir de la habitación en busca de luz cuando comenzó a entrar en su habitación un chorro luminoso de claridad, que, filtrándose por el ramaje del ciprés del claustro, le llenó de alegría el alma y la celda para cantar sin molestar a nadie las divinas alabanzas. Aquel ciprés, perpetuado en relieves y pinturas, fue tenido en mucho respeto y de él se tomaron astillas para hacer imágenes del Santo, Unos tres o cuatro años duró la permanencia de Juan en el colegio, dedicándose al estudio, a la cura de almas y predicación de la divina palabra. Alojóse después en casa de un virtuoso sacerdote llamado Pedro Sánchez, dedicándose de lleno a la predicación. Iba con sencillo traje de clérigo, de color pardo durante la semana y de azul celeste en los días de fiesta. Fue entonces como el predicador oficial de Salamanca, y vivió sostenido por la caridad pública. Una penosísima dolencia y difícil operación de la que salió bien dieron el último rumbo a su espíritu.

A este episodio alude con estas palabras, que refiere el padre Antolínez: "Lo que pasó aquella noche entre Dios y mi alma Él sólo lo sabe; y luego, a la mañana, fuíme a San Agustín (a lo que creo), alumbrado por el Espíritu Santo, y recibí este hábito".

Lucía entonces en Salamanca como un foco de sabiduría y santidad el convento de San Agustín, y allí, el 18 de junio de 1463, vistió el hábito el bachiller fray Juan de Sahagún. Con sus treinta y tres años de edad, mezclado entre compañeros oscuros y jovencitos, púsose bajo la dirección del padre Juan de Arenas, maestro de novicios, celebrado por su virtud, grande espíritu y penitencia. El nuevo novicio abrazó con alegría los oficios humildes en que se ejercitaban los aspirantes a la perfección religiosa. Al antiguo canónigo de Burgos y predicador de Salamanca le tocó hacer de refitolero, cuidando de la limpieza de las escudillas y de los vasos. Servía el vino a la comunidad, e hizo famosa la cuba de San Juan de Sahagún, que después de dos siglos todavía se guardaba con veneración en el convento, según el testimonio del padre Vidal, por haber multiplicado milagrosamente el vino. El día 28 de agosto, fiesta de San Agustín, de 1464 rubricó el acta de su profesión, afiliándose a la Orden agustiniana.

Siempre fray Juan se mostró como un religioso observante, modelo de virtudes, afable con todos, devotísimo del Santísimo Sacramento y amigo del coro y de la oración. "Estaba en el coro como un ángel", dice un biógrafo suyo. Fue hombre de mucha paz y de equilibrio interior. Amaba el estudio, sobre todo el de la Sagrada Escritura, algunos de cuyos pasajes apuntó y comentó de su puño y letra,

Aunque amigo del retiro, un suceso trágico le sacó a la calle.

Dos nobles caballeros, de la familia de los Manzanos, dieron muerte, y a uno alevosamente, a dos hijos de una viuda principal, llamada doña María de Monroy. Los asesinos huyeron a Portugal pero María —llamada la Brava—, disfrazándose de varón y sirviéndose de espías, descubrió su paradero y allí los buscó y mató y, cortándoles las cabezas, las trajo a Salamanca y las puso en la iglesia sobre el sepulcro de sus dos hijos. Al fin se amansó y lavó con lágrimas de arrepentimiento su venganza. Pero la consecuencia de aquel suceso fue la división de Salamanca en dos bandos guerreros. Los apellidos de los Manzanos y Monroyes se hicieron bandera de discordia y turbulencia.

Todo es armas, todo espantos,
afrentas, voces, injurias,
venganzas, asombros, furias,
heridas, muertes y llantos.

 Dice un poeta describiendo aquella situación.

 En el convento de San Agustín se comentaban con pena los sucesos de la ciudad, abrasada de odios. Sobre todo a fray Juan le daban pena tantos pecados, tanto desorden y miseria pública. Había que purificar la ciudad con lágrimas, oraciones, penitencias y palabras de fuego. Y se decidió a levantar la voz y dar la batalla del amor, lanzándose a la calle a predicar la paz. Como predicador era ameno, dulce y persuasivo. "Vamos a oír al fraile gracioso", decían las gentes embelesadas. Pero sabía también sacar los registros pavorosos de la elocuencia. Arrullaba y tronaba a la vez. Y comenzó su apostolado pacífico predicando en las iglesias y en las calles. Se metía por las casas, hablaba a las personas de más influencia, amenazaba a los más turbulentos, cantaba la bienaventuranza de la paz y de los pacíficos. A voces todo el día gastaba en su trabajo, sin acordarse de volver a casa a tomar los alimentos.

 Era una misión peligrosa y dura, en que tuvo que oír muchos insultos y palabrotas sucias y padecer persecución por la verdad. Dos atrevidos mozos, instigados por uno de los más turbulentos caballeros de la ciudad, quisieron una vez apalearle, pero, llegada la hora, se quedaron con las manos yertas y alzadas, temblando de pavor.

 A la postre, fray Juan cosechó el fruto de su siembra, mereciendo la bienaventuranza de los hombres pacíficos. En 1476 los dos bandos contrarios con juramento se perdonaron y abrazaron en testimonio de concordia. Unos veintidós apellidos ilustres —los Maldonados, Anayas, Acebedos, Nietos, Arias, Enríquez, etc.—, firmaron un documento público, "deseando el bien e paz e sosiego de esta ciudad, e por quitar escándalos, ruidos e peleas e otros males e daños dentre nosotros, e por nos ayudar a faser buenas obras unos a otros, queremos y prometemos de ser todos de una parentela e verdadera amistad e conformidad e unión". Todavía la Casa y la plaza de la Concordia de Salamanca recuerdan este hecho social importante, en que tuvo tanta parte el humilde fraile agustino.

 Fray Juan fue un predicador libérrimo y sincero, perseguido por la verdad y la justicia. En un sermón predicado en Alba de Tormes habló con tanto rigor contra los señores que tenían vasallos, que sus palabras se tomaron como una descortesía contra los nobles. Pero el valiente fraile respondió a las quejas del duque: "Sepa vuestra señoría que al predicador conviene hablar la verdad y morir por ella, e reprender los vicios y ensalzar las virtudes". Por la misma libertad evangélica fue arrojado de la villa de Ledesma, donde cantó verdades muy claras a los nobles que maltrataban a los colonos y dependientes. Afrontó también serenamente los agravios y maledicencia de las mujeres elegantes, por haber reprendido su liviandad en el vestir.

 Aunque la Orden le ocupó en algunos cargos como el de prior y consejero provincial varias veces, no por eso dejó sus obras de celo y misericordia. Los huérfanos, los enfermos de las casas y hospitales, las viudas le tuvieron por su bienhechor. Miró con particular lástima a las mujeres extraviadas, y con sus sermones en la iglesia de San Lázaro logró el cambio de muchas, a las que recogió y mantuvo con sus socorros hasta conseguirles un estado decoroso, porque para él la pureza de las costumbres era la sal de las ciudades.

 Los milagros dieron auge a su autoridad y fuerza a su palabra.

 Libró de la peste a su pueblo y curó a muchos enfermos. Todavía una lápida e inscripción de la calle llamada del Pozo Amarillo recuerda un famoso milagro con que salvó la vida a un niño que en él se cayó. La madre comenzó con gritos a pedir socorro, sin que nadie la oyera, cuando se presentó el bendito fraile. La llevó al brocal del pozo y sin titubear fray Juan alargó la correa hacia lo hondo de él, y al punto el agua subió, trayendo en la superficie al niño, el cual, asido de la correa, salió libre y sano. Arremolinóse la gente gritando: "¡Milagro, milagro!", y el buen fraile, para huir de las aclamaciones de la multitud, echó a correr hacia la inmediata plaza de la Verdura y, tomando allí una banasta de pescado que estaba vacía, se la puso en la cabeza en la forma que acostumbran los muchachos para jugar al toro, y, corriendo, comenzó a gritar: "¡Al loco, al loco!" Toda la chiquillería se fue detrás de él con grande algazara y diversión. Así el milagro acabó en una fiesta y algarabía increíble.

Fray Juan no se hizo viejo, pues el 11 de junio de 1479, a los cuarenta y nueve años, murió en el convento de San Agustín, sospechándose que acabó sus días envenenado. Una despechada mujer a la que privó de la compañía de su amante, traído a buen camino con una plática que pronunció el año 1479 en la iglesia de San Blas, juró venganza contra él. "Yo haré que no acabes el año", dijo la irritada hembra. "Y así fue que murió secándose todo, con señales que todos afirmaron que le habían dado veneno con que muriese."

Premió su muerte el Señor con la pena y el regocijo general de Salamanca, enviando una copiosa lluvia a los campos, después de muchas rogativas a las que se había asociado el bendito enfermo. Fue sepultado debajo del coro del convento de San Agustín, y pronto su sepulcro fue centro de devoción y de milagros. "Después de la muerte de este Santo religioso excede de doscientos el número de los milagros que fueron vistos ante su sepulcro", dice el Beato Alonso de Orozco, testigo de algunos. Fue beatificado en 1601 por Clemente VIII y canonizado el 15 de julio de 1691 por Inocencio XII, con grandes festejos cívicos y religiosos en Salamanca y otras partes. La misma ciudad costeó en 1692 una urna de plata primorosamente cincelada para guardar los restos del Santo, los cuales, después de varias translaciones, se colocaron en el año 1835 en la catedral, donde se veneran todavía en el altar mayor al lado del Evangelio, así como en el lado de la Epístola otra urna similar contiene algunas reliquias de Santo Tomás de Villanueva.

 Salamanca honra a San Juan de Sahagún por su Patrón especial y la España eucarística le cuenta entre sus extáticos adoradores del Divino Sacramento. Su lentitud en la celebración de la misa se debía a sus visiones. Dios le hablaba y se le manifestaba en la Santa Hostia. Por eso fue tan extremadamente celoso de la pureza interior. Antes de celebrar solía confesarse siempre, aunque algunos sacerdotes le acusaron de ello; pero él se mantuvo en su costumbre, porque admiraba, adoraba y amaba el candor de la Hostia santa, de la Hostia pura, de la Hostia inmaculada de nuestros altares.

VICTORINO CAPÁNAGA, O. R. S. A.

 

 

  • OBRAS DE JAVIER CAMPOS SOBRE SAN JUAN DE SAHAGÚN Y SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA
  •  
  • http://www.javiercampos.com/06stotomas.html
  •  
  • "Lutero y los agustinos en Alemania (c. 1500-1525)", en La Ciudad de Dios (San Lorenzo del Escorial), 230 (2017) 93-155. Texto 
  • "Cronología de la vida de Martín Lutero", en CAMPOS, J. (Coord.), Lutero, su obra y su época, San Lorenzo del Escorial  2017, pp. 13-48; obra completa, 423 pp. Texto   Versión electrónica, en la Revista virtual e-SLegal History Review, nº 24 (enero 2017).
  • "Visión de las obras culturales de los agustinos españoles durante el siglo XX", en SOMAVILLA RODRIGUEZ, E. (Dir.), Los Agustinos en el mundo de la cultura. XIX Jornadas Agustinianas, Madrid 2017, pp. 343-388. Texto  Ver conferencia.
  • "Interés por las cosas pequeñas (In memoriam de Juan Luis Ugidos)", en Nueva Etapa (San Lorenzo del Escorial), 84 (2017) 53-55. Texto  
  • José Erazo, OSA. "Diálogo de los Porteros". Opúsculo político chileno en los años de la independencia. Edición, Introducción y notas, Javier Campos. San Lorenzo del Escorial 2016, 123 pp. Texto
  • "Choque de jurisdicciones en Valencia a mediados del siglo XVI. Enfrentamiento entre el arzobispo y el gobernador", en Las dos Ciudades. Relaciones Iglesia-Estado, San Lorenzo del Escorial 2016, pp. 113-130. Texto
  • La relación de las fiestas [de Jiménez Patón] por la beatificación de fray Tomás de Villanueva en Villanueva de los Infantes, Villanueva de los Infantes 2016. Escrito en compañía de Abraham Madroñal Durán. Texto 
  • "Santo Tomás de Villanueva y Lutero", en La Ciudad de Dios (San Lorenzo del Escorial), 229   (2016) 467-501. Texto.
  • "Cádiz y Huánuco, 1812. Dos ciudades de la corona española unidas por la revolución", en FLÓREZ DÁVILA, G.C. (Coord.), La Universidad Nacional Mayor de San Marcos y el Perú en la época de la Independencia, 1810-1826, pp. 42-73.   Texto  
  • Santo Tomás de Villanueva. Universitario, Agustino y arzobispo en la España del siglo XVI, San Lorenzo del Escorial 2001; 2ª ed., 2008, 458 pp. Los interesados pueden consultar aquí la Biografía y/o la Bibliografía.
  • "El estudio y la investigación de los agustinos de la Provincia Matritense (1914-1962)", en La Orden Agustiniana entre la I Guerra Mundial (1914) y el Concilio Vaticano II (1962), Roma 2015, pp. 115-153. Texto
  • "San Juan de Sahagún en la literatura", en La Ciudad de Dios (San Lorenzo del Escorial), 228   (2015) 395-430. Texto
  • "La agitada vida de una agustina recoleta: la Madre Rosa María de Jesús", en Recolletio (Madrid), XXXVII (2014) 73-99.  Texto 
  • "Introducción", a Santo Tomás de Villanueva. Reliquias y proceso de beatificación. Transcripción del manuscrito de la parroquia de San Andrés de Villanueva de los Infantes, por L. Manrique. San Lorenzo del Escorial 2014, pp. III-CXX. Texto completo
  • "Barroco efímero y religiosidad popular en las fiestas de la beatificación y canonización de Santo Tomás de Villanueva", en ITURBE, A., y TOLLO, R. (Coords.), Santo Tomás de Villanueva. Culto, historia y arte, t. I: Estudios y Láminas, San Lorenzo del Escorial (Madrid)-Tolentino (Italia), 2013, pp. 85-99. (Es una actualización de los trabajos publicados sobre este tema). Texto aquí
  • "Presencia de los agustinos en la revolución peruana de Huánuco de 1812", en Anuario Jurídico y Económico Escurialense (San Lorenzo del Escorial), 45 (2012) 637-686.  Texto completo .
  • "Vida y obras de Santo Tomás de Villanueva (1486-1555)", en Santo Tomás de Villanueva. Consiliario del Colegio Mayor de San Ildefonso (1511-2011), Alcalá de Henares 2012, pp. 25-37. Texto aquí
  • La Orden de San Agustín en el Archivo del Arzobispado de Lima, San Lorenzo del Escorial 2012, 625 pp. En compañía de L. Gutiérrez Arbulú.  Texto completo aquí   
  • El P. Diego Padilla y el "Aviso al Público", San Lorenzo del Escorial 2011, 252 pp. Texto completo
  • "Monacato femenino y recolección. Ntra. Sra. del Prado de Lima: fidelidad y crisis del setecientos (1650-1800)", en CAMPOS, J. (coord.), La clausura femenina en el Mundo Hispánico: Una fidelidad secular (II), San Lorenzo del Escorial 2011, vol. II, pp. 1209-1248. Texto  aquí .
  • "La Congregación de Santo Tomás de Villanueva de Madrid en el siglo XVIII", en Revista Agustiniana (Guadarrama, Madrid), 52 (2011) 97-142. Texto aquí .
  • "Relación del agustino Enrique Flórez con la Familia Real (1749-1772)", en Anuario Jurídico y Económico Escurialense (San Lorenzo del Escorial), 44 (2011) 537-549. Texto aquí .
  • "De Tomás García Martínez a Santo Tomás de Villanueva. Boceto biográfico", en Santo Tomás de Villanueva. Conciones. [Obras Completas, ed. bilingüe], BAC Maior, Madrid 2011, I, pp. XLIII-CI.
  • Los agustinos en América del Sur a comienzos del siglo XIX. El drama de una fidelidad, San Lorenzo del Escorial 2011, 205 pp. Texto completo aquí.
  • "P. Julián Zarco, Agustino, Académico de la Historia y Mártir". San Lorenzo del Escorial 2010, Los interesados tienen el texto aquí .
  • "Los agustinos en el Perú en el tránsito del Virreinato a la República (1790-1840)", en MARTÍN, L. (dir.), Le soppressioni del secolo XIX e l'Ordine Agostiniano. Congresso dell'istituto storico agostiniano, Roma 2010, pp. 553-615. Texto completo aquí .
  • "El P. Flórez y los estudios de la Historia Antigua de España en el reinado de Carlos III (1759-1788)", en Cuadernos de Investigación Histórica (Madrid), 27 (2010) 23-63". Texto completo aquí.
  • "Bibliografía de y sobre fray Alonso de la Veracruz, OSA", en VELASCO GÓMEZ, A. (coord.) Fray Alonso de la Veracruz: universitario, humanista, científico y republicano, México 2009, pp. 307-357. Ver texto aquí.
  • "Análisis socio-bibliográfico de fray Alonso de Veracruz, OSA", en Anuario Jurídico y Económico Escurialense (San Lorenzo del Escorial), 41 (2008) 831-850. Ver texto aquí.
  • Reseñamos como reciente publicación: "Análisis socio-bibliográfico de fray Alonso de Veracruz, OSA", en Anuario Jurídico y Económico Escurialense (San Lorenzo del Escorial), 41 (2008) 831-850.
  • "Fiestas celebradas en Valencia con motivo de la exaltación a los altares de Santo Tomás de Villanueva (1618 y 1658)", en Conmemoración del 450 aniversario de la muerte de Santo Tomás de Villanueva, Valencia 2008, pp. 101-185.
  • "Fiestas celebradas en Salamanca con motivo de la canonización de su patrón San Juan de Sahagún", en El culto a los santos: cofradías, devoción, fiestas y arte. Actas del Simposium. San Lorenzo del Escorial 2008, pp. 1053-1079. Puede consultarse el texto, en: www.rcumariacristina.com (Centro Universitario)
  • "Vida y obra de la Venerable Sor Beatriz Ana Ruiz, matelata profesa de la Orden de San Agustín (1666-1735)", en Mª I. Viforcos y R. Loreto (coords.), Historias compartidas. Religiosidad y reclusión femeninas en España, Portugal y América. Siglos XV-XIX, León 2007, pp. 97-126.
  • Beatriz Ana Ruiz, terciaria agustina y mujer insólita, San Lorenzo del Escorial 2007, 174 pp.
  • Cartas y Cartas y Testamento de Santo Tomás de Villanueva, Madrid 2006, 206 pp.
  • "Santo Tomás de Villanueva, "Padre de los pobres", en Revista Agustiniana (Madrid), 143 (2006) 251-284.
  • Desde mayo de 2003 a mayo de 2006 ha colaborado en el proyecto del Diccionario Biográfico Español, dirigido por la Real Academia de la Historia, con la redacción de 72 biografías, la mayoría de religiosos agustinos.
  • "El Padre Enrique Flórez, Hispaniarum Magíster", en El Padre Flórez, tres siglos después. Actas del Congreso Internacional, Burgos, 2006, pp. 21-43.
  • "Religiosidad popular barroca en las fiestas de beatificación y canonización de Santo Tomás de Villanueva", en Santo Tomás de Villanueva. 450 Aniversario de su muerte, Madrid 2005, pp. 269-322.
  • "El P. Andrés Llordén y la Escuela de Historiografía Agustiniana", en Saeta de Otoño (Málaga), 23 (2004) 75-81.
  • "Los círculos de la existencia", en La voz disciplinada, de J. L. Galdeano, Málaga 2003, pp. 13-14.
  • "El P. Enrique Flórez (1702-1773): Historia de una vida dedicada a la investigación histórica", en Cuadernos  de Investigación Histórica (Madrid), 20 (2003) 57-96.
  • "Correspondencia entre el P. Enrique Flórez y el Deán y Cabildo de la catedral de Lugo", en Revista Agustiniana (Madrid), 43 (2002) 599-630.
  • "El agustino Enrique Flórez, traductor", en La traducción monacal. Valor y función de las traducciones de los religiosos a través de la historia. Coloquio Internacional celebrado en Soria (7/10-XI-2001). Biblioteca Electrónica de la Excma. Diputación Provincial de Soria, Soria 2002, CD nº 1. Posteriormente se editó en La traducción en los monasterios, Valladolid 2004, pp. 207-226, ed. de A. Bueno.
  • "La presencia del P. Flórez en Alcalá (1725-1750)", en Anales Complutenses (Alcalá de Henares), 14 (2002) 11-25.
  • "Prefacio" a la Memorias de las Reinas Católicas, del P. Enrique Flórez. Valladolid 2002, t. I, pp. 2-20. Ed. Facsímil de la de 1761, Madrid, por Antonio Marín.
  • La Correspondencia del P. Enrique Flórez con los ilustrados españoles. Edición, introducción. San Lorenzo del Escorial 2002, XVII + 620 pp.
  • "Iconografía del P. Enrique Flórez y su obra como dibujante (1702-1773)", en Iconografía Agustiniana. XI Congreso Internacional de Historia de la Orden de San Agustín. Roma-Madrid 2001, pp. 259-284. Texto completo aquí.
  • "Exequias en honor de Felipe III celebradas en Lima, en 1621", en Hispania Sacra (Madrid), 53, nº 107 (2001) 327-344.
  • "Ciclo literario en el convento madrileño de San Felipe con motivo de la coronación de Carlos IV", en España Festejante. El siglo XVIII, Málaga 2000, pp. 257-265.
  • "El P. Enrique Flórez y la España Sagrada. Estudio preliminar y notas", en España Sagrada, Madrid 2000, t. I, pp. IX-CLXXXI.
  • "Primera fiesta barroca celebrada en Quito: Funerales en la iglesia de San Agustín por la Reina Dª Isabel de Borbón, en 1645", en Archivo Agustiniano (Valladolid), 84 (2000) 3-31. Texto completo aquí
  • "Epistolario ilustrado: la correspondencia del agustino P. Enrique Flórez con D. Pedro Leonardo de Villacevallos (1774 a 1759), y D. Antonio Caballero y Góngora (1771), después arzobispo y virrey", en Boletín de la Real Academia de la Historia, 196-II (1999) 262-325.
  • "El convento agustiniano de San Felipe y las fiestas reales de 1789 en Madrid", en Revista Agustiniana (Madrid), 41 (1998) 601-659.
  • Epistolario del P. Muñoz Capilla. Agustino y cordobés liberal (1771-1840), Córdoba-San Lorenzo del Escorial 1998, 521 pp.
  • "Religiosidad popular agustiniana en las 'Relaciones Topográficas' de Felipe II", en X Congreso Internacional de Historia de la Orden de San Agustín. Conventos Agustinos, Roma 1998, t. I, pp. 261-290.
  • "El agustino Enrique Flórez y Alcalá de Henares", en Anales Complutenses (Alcalá de Henares), 9 (1997) 215-236.
  • "Retrato de soldados rivales con la Orden de San Agustín al fondo: Alonso de Ercilla, Juan de Pineda y Diego de Arana (Chile-Perú, 1557-1558), en Euskal Herría y el Nuevo Mundo. La contribución de los Vascos a la formación de las Américas. Actas del VI Congreso Internacional de Historia de América. Vitoria-Gasteiz 1996, pp. 401-415.
  • "Los Estudios y las publicaciones", en Provincia Agustiniana Matritense. Cien años de Historia (1895-1995), San Lorenzo del Escorial 1996, pp. 369-440.
  • "Historia de la Imagen y del Monasterio de Ntra. Sra. del Prado de Lima, de Agustinas Recoletas", en Revista Agustiniana (Madrid), 37 (1996) 565-659.
  • Enrique Flórez. La pasión por el estudio, Madrid 1996, 92 pp. Texto completo aquí.
  • "Aproximación al estudio del monasterio y la imagen de Nuestra Señora del Prado de Lima", en El Monacato Femenino en el Imperio Español. Monasterios, beaterios, recogimientos y colegios. México 1995, pp. 239-264.
  • "Religiosidad barroca: Fiestas celebradas en España por la canonización de Sto. Tomás de Villanueva", en Revista Agustiniana (Madrid), 35 (1994) 491-611.
  • "Barroco efímero y religiosidad popular: Fiestas de canonización de Sto. Tomás de Villanueva en Cartagena de Indias", en Revista Agustiniana (Madrid), 33 (1992) 1399-1451.
  • "Agustinos extremeños en América (S. XVI-XVII)", en Archivo Agustiniano (Valladolid), 76 (1992) 103-140.
  • "Fiestas de canonización de Sto. Tomás de Villanueva en Cartagena de Indias: análisis de un modelo español e hispanoamericano", en Europa e Iberoamérica: Cinco siglos de Intercambios. Actas del IX Congreso Internacional de Historia de América (AHILA). Sevilla 1992, t. II, pp. 149-168.
  • "Lectura crítica de las Crónicas agustinianas del Perú, siglos XVI-XVII", en Agustinos en América y Filipinas. Actas del Congreso Internacional, Valladolid Madrid 1990, t. I, pp. 237-260.
  • "Visión de Sto. Tomás de Villanueva en la pintura de Murillo", en Revista Agustiniana (Madrid), 28 (1987) 587-612.
  • "Perfil agustiniano de Sto. Tomás de Villanueva", en Revista Agustiniana (Madrid), 28 (1987) 527 542.
  • "Una hermandad religiosa en la Ilustración española: la Congregación de Sto. Tomás de Villanueva, de Madrid", en Revista Agustiniana (Madrid), 28 (1987) 167-243.
  • "Institución, mentalidad e historia". Cien años de presencia agustiniana en el Monasterio del Escorial, vistos a través de la revista 'La Ciudad de Dios', en La Ciudad de Dios (San Lorenzo del Escorial), 198 (1985) 553-632.

 

 


Libre de virus. www.avast.com
Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal