sábado, 20 de agosto de 2011

SEMBLANZA DEL P. Enrique Fernández, autor del PERÚ CRISTIANO, por el P. Armando Nieto, S.J.

Con sumo gozo les comparto la semblanza elaborada por el P. Armando Nieto, S.T. para el número 13 de la próxima Revista Peruana de Historia Eclesiástica. Mayor gozo al constatar –como pueden ver en la foto que le tomé este viernes 19- que el P. Armando Nieto, presidente de la Academia Nacional de Historia del Perú y de la Academia Peruana de Historia Eclesiástica, está a punto de ser dado de alta en su salud. Les adjunto la foto del P. Enrique cuando se encontró con el Papa Juan Pablo II.

+ P. Enrique Fernández García, SJ (1922-2011)

El 25 de julio del 2011 falleció en la Residencia de Nuestra Señora de Fátima (Miraflores) el P. Enrique Fernández García, notable investigador de la historia de la Iglesia en el Perú virreinal y de la historia de Compañía de Jesús en el Perú en el siglo XVII.

El P. Fernández nació en La Coruña el 21 de febrero de 1922. A los tres meses de terminada la cruenta guerra civil española ingresó en el noviciado jesuita de Carrión de los Condes (Palencia); y luego vino destinado al Perú. En el Noviciado y Juniorado de San Estanislao de Kostka, en Miraflores, completó el bienio del noviciado e hizo los estudios de Humanidades greco-latinas. Efectuó los estudios de Filosofía en San Miguel (Argentina), al cabo de los cuales vino nuevamente a Lima para enseñar un trienio en el Colegio de la Inmaculada (1950-52).

Viajó a España para estudiar la Teología en Granada (1953-56) y fue ordenado sacerdote el 15 de julio de 1955. Regresó al Perú, destinado al colegio de San José de Arequipa, en el cual ejerció la enseñanza entre 1958 y 1966. Luego pasó a Piura al colegio de san Ignacio. De allí fue de profesor al Seminario de San Luis Gonzaga, del  Vicariato Apostólico de Jaén.

Obtuvo posteriormente en Madrid el grado de Licenciado en Historia de la Universidad Pontificia Comillas (1976-77), con el cual fue destinado al Archivo Romano de la Compañía de Jesús en Roma.

Esta época de su vida –y durante un decenio-, permaneció trabajando asiduamente en la preparación de los afamados volúmenes de Monumenta Missionum, es decir la documentación original de las misiones jesuitas. Le tocó primero colaborar con el p. Antonio de Egaña, que había iniciado precisamente la serie de Monumenta Peruana en 1954 (tomo I). Cuando el P. Enrique llegó a Roma, ya el P. Egaña, de avanzada edad, se hallaba investigando los documentos que formarían el tomo VII, corrrespond9iente a la documentación producida sólo en los años de 1600 a 1602. Salió así impreso un volumen de 1.047 páginas. El P. Fernández se adecuó íntegramente a las severas exigencias metodológicas del equipo de Monumenta. En elogio de estos investigadores debo recordar lo que el jesuita e historiador británico James Brondrick expresó una vez:- que el trabajo minucioso y exacto que esos volúmenes requerían en su elaboración, le parecía más penoso que el de las minas de sal de Siberia. Hipérbole que sugiere el rigor crítico de las tareas archivísticas y editoriales.

En 1986 apareció el tomo octavo de Monumenta Peruana, ya todo él fruto de la labor del p. Fernández, y que abarca la documentación de los años 1603 y 1604. Son 605 páginas que reflejan la vida de los jesuitas del Perú y sus trabajos educativos, pastorales y misioneros.

En 1988 regresó el P. Enrique al Perú y estuvo laborando en Arequipa, en la enseñanza de Historia de la Iglesia, en el Seminario Mayor de San Jerónimo, donde es recordado por su minuciosidad en la información histórica.

En todos esos años había venido preparando silenciosamente un libro muy importante, en el que se recogía a manera de compendio la ingente actividad de la Iglesia del Perú. La otra se titula Perú Cristiano. Primitiva evangelización de Iberoamérica y Filipinas (1492-1600). Historia de la Iglesia en el Perú (1532-1900) Fue publicada en el año 2000 por el Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. En 450 páginas de texto el autor se propuso responde con objetividad y concisión a estas preguntas: ¿Cómo se cristianizó el Perú? ¿Quiénes hicieron cristiano al Perú? ¿Cuáles son las raíces de la fe en Dios del pueblo peruano, de su adhesión a la persona de Cristo, de su devoción a la Eucaristía, del culto a la Virgen María, de su afecto a la Cruz, a los santos y a los sacerdotes? Perú Cristiano resulta así un libro utilísimo, de sobrio estilo e información veraz, que sin duda será de obligada consulta para quienes se interesan en conocer la historia de la Iglesia en el Perú.

Debido a los achaques de la vejez, vino en el 2007 a la Enfermería de la Provincia en Miraflores. Allí falleció un día de entrañable significación para un sacerdote de ascendencia gallega: la fiesta del Apóstol Santiago.

P. Armando Nieto Vélez, S.J.

 

 

0 comentarios:

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal