domingo, 25 de septiembre de 2022

CICATRICES Y ARRUGAS EN EL CUERPO Y EN EL ALMA, P. Benjamín Crespo, 2022

Les comparto estas bellas y hondas reflexiones acerca de nuestras cicatrices y arrugas (en el cuerpo y en el alma) del P. Benjamín Crespo, SJ, desde Roma

 

LAS CICATRICES EN NUESTRA VIDA

 

Pensando y dando vueltas a este tema se me ha ocurrido escribir unas notas sobre las cicatrices en nuestro cuerpo, en el alma, en nuestra vida. A todos nos ha sucedido experimentar un golpe, una herida, un accidente, una intervención quirúrgica, que nos causan pequeñas y grandes heridas que necesitan cicatrizarse, simples y sencillas, a veces las ocultamos, otras no podemos tapar, unas son visibles, las invisibles son a veces peores, no solo del cuerpo, mucho más las del alma. Son de tamaño, de color, de espesor y de profundidad diferentes, unas se van borrando dejando algo de huella, otras ahí están y nos retan a asumirlas con humor, sin depresión alguna. Las cicatrices revelan quienes en realidad verdaderamente somos.

Hay personas que no tienen cicatrices epidérmicas, o se maquillan y disfrazan, pero tienen muchas heridas en el alma y abiertas, sangran y debilitan el espíritu. Y también al revés. Hay personas de un corazón lleno de inmensa bondad, ternura y cariño, nos conmueven, nos tocan lo más profundo de nosotros mismos. Algunas enfermedades corporales o espirituales nos dejan cicatrices. De todo hay y cada persona sabe, conoce, las ve, las oculta, las asume o las rechaza. La experiencia nos hace vivir situaciones inesperadas, nunca deseadas ni imaginadas ni queridas. Hay situaciones que nos vienen, limitaciones y fragilidades, y que con la ayuda y gracia de Dios y la fuerza que viene de lo alto, seguimos viviendo con calidad humana y espiritual. Incluso más fortalecidos, aunque parezca incomprensible. Y esto no se improvisa, brota luego de años de sembrar valores y cosechar frutos que duran y perduran.

Hay diferentes tipos de cicatrices, de todo color, de todo tamaño, más o menos serias, sencillas unas y complejas otras que no podemos descuidar, ahí están y nos revelan lo que somos, lo que sentimos y experimentamos. Tienden a desarrollarse en ciertas partes del cuerpo, según los casos y las causas de su origen. Hay factores que retardan la cicatrización como también hay factores que ayudan a cicatrizar en poco tiempo. Nuestro cuerpo cuenta con la capacidad para recuperarse después del daño. Los accidentes y las lesiones son frecuentes y todos hemos sufrido alguno en ciertas ocasiones. En estos momentos nuestro organismo trata de responder para recomponerse o mantenerse en las mejores condiciones a pesar del daño sufrido. Un ejemplo de ello son las cicatrices.

En algunas personas puede suceder que la cicatrización sea más lenta de lo esperado y en otras una cicatriz aparentemente severa pueda suavizarse con el paso del tiempo y los cuidados y atención que requiera evitando molestias y tal vez complicaciones. El cuerpo tiene una gran capacidad de recomponerse después de los daños, aunque a veces es preciso adoptar ciertos cuidados para prevenir complicaciones en el proceso de cicatrización. Cada persona sigue unos ritmos de cicatrización diferentes, ya que esto depende de factores como el tipo de lesión, la edad, la alimentación o el estado de salud de la persona, tanto a nivel físico, como psicológico y espiritual.

Las cicatrices se forman cuando se sanan las heridas de la piel. Son parte natural del proceso de curación cuando el cuerpo repara el daño de la piel que se ha cortado. El tejido nuevo formado por una cicatriz se sentirá de manera diferente y tendrá una textura diferente a la piel que lo rodea. Hoy hay especial atención al cuidado, y ojalá seamos siempre personas expertas en cuidar, en acompañar, en alentar, reconociendo con sinceridad que esa persona a quien cuidamos, es casi siempre la que nos alienta y da fuerzas desde sus cicatrices. Cuidémonos, dejémonos cuidar y cuidemos a los demás, y seamos agradecidos. Reconozcamos que Dios nos cuida y a su lado las personas que más amamos y más recordamos nos siguen cuidando siempre.

Roma, 24 septiembre 2022

Benjamin

 

NUESTRAS ARRUGAS EN LA VIDA O VIVIR CON NUESTRA ALMA  ARRUGADA

Ayer sábado por la tarde se me ocurrió o más bien sentí el impulso y la necesidad de escribir unas notas sobre lo que sentía en ese momento acerca de las cicatrices en nuestra vida y traté de ponerlo por escrito. Siempre ayuda a volcar sentimientos y a discernir lo que pasa y atraviesa nuestra alma, espíritu y corazón, compartirlo y acompañarnos de manera cercana, empática, comprensiva, cordial y afectuosa.

 

El corazón es lo más profundo que tenemos para expresar lo que sentimos, "te amo con todo mi corazón, con toda mi alma". No es sólo un órgano corporal, es mucho más, muchísimo más. A veces late normal, a veces agitado, y hasta llega a paralizarse, se produce el paro cardiaco. Muchas veces cuando lo sentimos latir nos alegramos, tal vez otras veces nos asustamos, tenemos también cardiopatías corporales, psíquicas y espirituales, éticas y morales. Nuestro corazón y nuestro espíritu se manifiestan a través de emociones, de sentimientos, de todo aquello que nos afecta, nos toca interiormente, nos totaliza, engloba y abarca por entero, tal como somos y lo que somos.

Según la teología cristiana la persona se compone de tres elementos: el cuerpo, el alma y el espíritu. Nos permiten contactar con Dios, sentir y gustar a Dios. Expresar y compartir a Dios. Dios se hace presente encarnado, en cada uno de nosotros. Es decir, Dios con nosotros, en nosotros, en nuestro ser personal y en el ser de todos. Nuestro "corazón" en la Biblia es una composición de todas las partes de nuestra alma: nuestra mente, emoción y voluntad y la parte más importante de nuestro espíritu: nuestra conciencia. Por eso somos vitales, existenciales, no divorciemos lo corporal y lo espiritual, cuerpo y espíritu, somos personas nacidas integradas desde el corazón de Dios. Por eso amamos con el corazón, con el cuerpo, con todo nuestro ser.

Hace tiempo recuerdo esta frase de Sócrates: "El paso del tiempo arruga tu piel, pero la falta de entusiasmo arruga tu alma". Y ocurre de todo, pieles estiradas y corazones arrugados, y viceversa también, corazones llenos de ternura y pieles arrugadas que tratamos de estirar y maquillamos, pero las arrugas del alma son muchísimo peores y dañinas que las arrugas del cuerpo, o ¿acaso no es cierto? En muchas o en algunas ocasiones vemos cómo las personas, cada uno se lo dice a sí mismo, tratamos de ocultar, disimular o eliminar externamente las arrugas, marcas o cicatrices que hay en nuestros cuerpos, quitar las "imperfecciones", lo que nos "afea", lo que pensamos o sentimos nos quita o disminuye belleza física, y no siempre nos examinamos más interiormente, ni queremos tocar el fondo de nuestro espíritu, de nuestro corazón y alma.

Sin embargo, cuando vemos las arrugas, las cicatrices, podemos ser testigos del camino que hemos recorrido y atravesado, los recuerdos que guardamos, los sentimientos que muestran nuestra propias historias y experiencias personales, familiares, grupales, comunitarias. Con el paso de los años, las arrugas empiezan a aparecer por las expresiones habituales de nuestros rostros, de las subidas y bajadas de peso, de enfermedades y curaciones. Con el pasar de las experiencias vamos acumulando arrugas en nuestro cuerpo y nuestra alma que son parte de nosotros, de nuestro aprendizaje, crecimiento, de los golpes, caídas, sufrimientos, etc. Las arrugas de nuestras continuas sonrisas, o nuestros fruncidos de ceño, nuestras arrugas por el paso de los años, por las preocupaciones, las horas en vela cuidando a un enfermo, a quien más queremos, a quienes nos aproximamos, nos hacemos prójimos, esperando la sanación y la solución a los problemas. Esa expresión que solo hacemos cuando nos asombramos, cuando nos concentramos. Las arrugas de nuestras manos, de nuestros esfuerzos, desvelos y trabajos.

Las arrugas que nos recuerdan aventuras, experiencias, diversiones, caídas, enfermedades, noches y días sin dormir ni comer, perdemos sueño y apetito. Arrugas que nos muestran batallas ganadas, enfermedades superadas que nos dieron más tiempo y calidad de vida. Arrugas que nos recuerdan segundas oportunidades, que nos enseñan lo valioso de la vida, lo valioso de tener el tiempo y poder dedicarlo a las personas y experiencias que de verdad importan. A veces confundimos lo esencial, y decimos que todo lo otro es más urgente y prioritario y descuidamos lo esencial. Y también priorizamos lo superfluo sobre lo fundamental, y lo primero es lo primero siempre. La belleza de una persona no la conseguimos en el gimnasio ni en los ejercicios aeróbicos, aunque es valioso el cuidado físico de la salud. Pero no "es eso", no se reduce "a eso", ni se obtiene "por eso". Y "en eso" se invierten mucho dinero y mucho tiempo, incluso a costa de la misma familia. Se vive con valores invertidos, prostituidos, aunque suene mal y escandalice a los cultivadores del cuerpo.

Hay arrugas visibles e invisibles, muchas otras que no vemos o nos hacemos los ciegos y no queremos ver, las del alma. Tenemos a veces almas y corazones arrugados por breve o lamentablemente por mucho tiempo. Aquellas arrugas que solo podemos ver y sentir cuando prestamos atención a la expresión de la mirada, a lo profundo del corazón, al saber escuchar, acompañar, acercarnos, aproximarnos. La enfermedad o pérdida de alguien querido, el sentirse minusvalorado, los miedos por las circunstancias de la vida, las inseguridades que nos llevan muchas veces a querer desaparecer, el dolor de ver sufrir a los que amas, las actitudes de otras personas que nos hieren en lo profundo.

Estas arrugas no son tan visibles, no las asumimos y es muy difícil ver su proceso de curación, pero que bueno y excelente es cuando tenemos a nuestro lado a personas que son capaces de ver a través de nuestra mirada, de estar a nuestro lado y cuidar nuestra vida, que se toman el tiempo de escuchar, de estar, de saber ayudar, amar sin esperar recompensa ninguna. Esas personas y pongamos rostros y nombres, están ahí, a nuestro lado, son capaces de ayudarnos en el proceso y sobre todo sin figurar, "sin figuretismos", sin protagonismos, sin auto referencialidades dice el Papa Francisco, sin decir a nadie mira que buena persona soy, todo lo que hago por los demás, y queremos que nos vean, que todos sepan, que se conozca y quede registrado, es todo lo contrario a Jesús y al evangelio, "que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha", queremos que la derecha sepa lo que hace la izquierda. Eso no es ni humano ni mucho menos evangélico y permítanme también decir si no es humano ni evangélico, por eso mismo no es ignaciano.

 

Jesús pasó haciendo siempre el bien a todos, sin excluir a nadie, pero atendiendo preferencialmente a los pobres, a los enfermos, a los desvalidos y excluidos, a los que son samaritanos, y nos dio ejemplo "hagan ustedes lo mismo", "denles ustedes de comer". No busquen ser servidos sino en todo amar y servir. Jesús se ofreció, nos dio su vida entregándola hasta la última gota de sangre, la derramó por nosotros, cada uno puede decir "por mi". Jesús estuvo dispuesto a llenarse de cicatrices y arrugas por amor a ti, por amor a y con su dolor aliviar el nuestro. Pero resucitó, venciendo a todo ello. ¡Gracias Jesús! Aprendamos a reír y sonreír con arrugas, con cicatrices y agradezcamos el don y regalo de la vida, cuidémosla siempre, la de todos. Agradezcamos a los que están a nuestro lado y nos apoyan y ayudan a sanar heridas, cicatrices y arrugas, porque miran más allá de lo que los ojos ven. Como dice "el principito" que seguro hemos leído: "lo esencial es invisible a los ojos".

Benjamín Crespo, s.j. Domingo 25 septiembre 2022.

Leer todo...

sábado, 24 de septiembre de 2022

UNIDOS EN ORACIÓN POR EL PERÚ CON SANTA MARÍA DE LA MERCED

UNIDOS EN ORACIÓN POR EL PERÚ CON SANTA MARÍA DE LA MERCED

 Aparecida no puede desaparecer, debe hacerse cada vez más viva y desbordante. Como esta tarde de sábado 24 de septiembre del 2022, fiesta de Nuestra Señora de la Merced, en el atrio de la parroquia de Santa María de Magdalena, en Pueblo Libre, en el mes de la amistad y de la Biblia. Esto sí que es sinodalidad, esto sí que es vivir la fe en familia, esto sí que es luchar por la paz.

Todo comenzó en punto, 4.45, como estaba anunciado, en el atrio, a la intemperie, no importa el frío ni el ruido, en la calle, como puentes de la Iglesia hacia el mundo y del mundo hacia la Iglesia. Así es Perú, patriota y religioso. Convocados por la parroquia, animados por sus comunidades laicales, Renovación, Legión de María, fieles en general, han invitado a corporaciones como la Municipalidad, Bomberos, Militares, Comerciantes, Colegios, en representación de los diferentes grupos de la parroquia y el distrito, quienes nos hemos reunido para orar por el Perú, por la paz, "la unidad y la sanidad" en el día de la fiesta de la Madre de la Merced, Patrona de las Fuerzas Armadas y Mariscala del Perú. Fue el P. Rogelio Ponce, agustino recoleto, párroco, quien dio la fraternal bienvenida, rememoró la maternal trayectoria de la Virgen de la Merced en el Perú y nos dispuso para rezar con devoción en estos tiempos recios que vive el Perú y el mundo.

A continuación diferentes representantes de las corporaciones y los grupos de la parroquia y del distrito fueron dirigiendo los cinco misterios del rosario, seguidos de la oración y de la canciones, intercalando peticiones y la jaculatoria "!Santa María de la Merced, ruega por nuestra patria y conviértenos en portadores de la paz!". Y de veras que daba gusto ver con qué ganas rezaban, con qué armonía se iban desgranando las avemarías, con qué gozo sentíamos que se puede vivir el Cielo en el suelo si hacemos familia en torno a la Madre, la verdadera Reina del Perú. Por ello no puede extrañarnos que todo culminase con la Salve y el himno nacional del Perú. A todos los presentes se nos regaló una preciosa postal de Nuestra Señora de la Merced con esta "oración por el Perú" que recitamos a una sola voz: ¡ Virgen Santísima de la Merced, Madre augusta de Dios y de los hombres, Patrona de nuestras armas; mira benigna a tu pueblo peruano que te invoca y deposita en tus sagradas manos su suerte, su esperanza y su ventura. Extiende tu amorosa protección sobre nuestros institutos armados, ampara nuestros hogares, nuestra juventud y nuestra niñez y danos a todos la merced de conocer y amar la ley santa del señor. Amén".

Gracias y felicitaciones por tan excelente iniciativa. Gracias a los convocantes y a los convocados. De veras que nos hemos sentido muy felices proclamando nuestra fe y nos vamos dispuestos a llevarlo a nuestras vidas, en el día a día. ¡Qué bien se sentirán Taulichusco y el protector San Martín, ciudadanos de primera del distrito de Pueblo Libre, viendo caminar juntos a los vecinos del tiempo del Bicentenario, apostando por un nuevo Perú, unido y reconciliado, gozoso y esperanzado!

Leer todo...

UNIDOS EN ORACIÓN POR EL PERÚ CON SANTA MARÍA DE LA MERCED

UNIDOS EN ORACIÓN POR EL PERÚ CON SANTA MARÍA DE LA MERCED

 Aparecida no puede desaparecer, debe hacerse cada vez más viva y desbordante. Como esta tarde de sábado 24 de septiembre del 2022, fiesta de Nuestra Señora de la Merced, en el atrio de la parroquia de Santa María de Magdalena, en Pueblo Libre, en el mes de la amistad y de la Biblia. Esto sí que es sinodalidad, esto sí que es vivir la fe en familia, esto sí que es luchar por la paz.

Todo comenzó en punto, 4.45, como estaba anunciado, en el atrio, a la intemperie, no importa el frío ni el ruido, en la calle, como puentes de la Iglesia hacia el mundo y del mundo hacia la Iglesia. Así es Perú, patriota y religioso. Convocados por la parroquia, animados por sus comunidades laicales, Renovación, Legión de María, fieles en general, han invitado a corporaciones como la Municipalidad, Bomberos, Militares, Comerciantes, Colegios, en representación de los diferentes grupos de la parroquia y el distrito, quienes nos hemos reunido para orar por el Perú, por la paz, "la unidad y la sanidad" en el día de la fiesta de la Madre de la Merced, Patrona de las Fuerzas Armadas y Mariscala del Perú. Fue el P. Rogelio Ponce, agustino recoleto, párroco, quien dio la fraternal bienvenida, rememoró la maternal trayectoria de la Virgen de la Merced en el Perú y nos dispuso para rezar con devoción en estos tiempos recios que vive el Perú y el mundo.

A continuación diferentes representantes de las corporaciones y los grupos de la parroquia y del distrito fueron dirigiendo los cinco misterios del rosario, seguidos de la oración y de la canciones, intercalando peticiones y la jaculatoria "!Santa María de la Merced, ruega por nuestra patria y conviértenos en portadores de la paz!". Y de veras que daba gusto ver con qué ganas rezaban, con qué armonía se iban desgranando las avemarías, con qué gozo sentíamos que se puede vivir el Cielo en el suelo si hacemos familia en torno a la Madre, la verdadera Reina del Perú. Por ello no puede extrañarnos que todo culminase con la Salve y el himno nacional del Perú. A todos los presentes se nos regaló una preciosa postal de Nuestra Señora de la Merced con esta "oración por el Perú" que recitamos a una sola voz: ¡ Virgen Santísima de la Merced, Madre augusta de Dios y de los hombres, Patrona de nuestras armas; mira benigna a tu pueblo peruano que te invoca y deposita en tus sagradas manos su suerte, su esperanza y su ventura. Extiende tu amorosa protección sobre nuestros institutos armados, ampara nuestros hogares, nuestra juventud y nuestra niñez y danos a todos la merced de conocer y amar la ley santa del señor. Amén".

Gracias y felicitaciones por tan excelente iniciativa. Gracias a los convocantes y a los convocados. De veras que nos hemos sentido muy felices proclamando nuestra fe y nos vamos dispuestos a llevarlo a nuestras vidas, en el día a día. ¡Qué bien se sentirán Taulichusco y el protector San Martín, ciudadanos de primera del distrito de Pueblo Libre, viendo caminar juntos a los vecinos del tiempo del Bicentenario, apostando por un nuevo Perú, unido y reconciliado, gozoso y esperanzado!

Leer todo...

viernes, 23 de septiembre de 2022

MARTÍNEZ-SELLÉS, Manuel Salva tu matrimonio, Rialp, Madrid, 2022

MARTÍNEZ-SELLÉS, Manuel Salva tu matrimonio, Rialp, Madrid, 2022, pp.145

Guía para triunfar en el proyecto más importante de tu vida

GUÍA PARA AQUELLAS PERSONAS QUE TIENEN UN PROYECTO ESTABLE DE PAREJA, Y DUDAN SI SERÁN CAPACES DE PERMANECER JUNTO A LA MISMA PERSONA PARA SIEMPRE.

Un libro para todos los que tienen un proyecto estable de pareja, sean o no creyentes.

Para quienes alguna vez dudan si serán capaces de permanecer junto a la misma persona del otro sexo para siempre.

Millones de nuestros antecesores, frágiles como nosotros, lo han conseguido.

El autor ofrece valiosas ideas para que ese proyecto común sea una historia de éxito.

Manuel Martínez-Sellés es catedrático de Medicina y jefe de Sección de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón (Madrid). Ha sido presidente de la Sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología, y ha recibido 21 premios nacionales e internacionales de bioética y cardiología. Es presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid y de la Sociedad Española de Infecciones Cardiovasculares. Está casado y es padre de ocho hijos.

El prólogo es de Marian Rojas. Los títulos son sugestivos: Un poco de estadística, somos distingos, percibimos un mundo distinto, Sáhara (para no tener problemas con la familia de origen), vocación, móvil, hijos, hay un idiota (ojalá seas tú), trabajo, amigos, momentos a dos, mucho más que swexo, las peligrosas vacaciones, dinero, salud, perdonar y pedir perdón, alegría, lo espiritual, Emaús (y si no son varones los dos, sino un matrimonio), epílogo de él (Mons. Munilla). , epílogo de ella (Dina Mateos), agradecimientos.

Me parece un manual muy práctico, sencillo, profundo, que comparte verdades como puños, de sentido común, muy concretas, desde su condición de esposo, padre de ocho hijos, profesional médico, católico

Leer todo...

SANTO TORIBIO DE MOGROVEJO EN LAS EDADES DEL HOMBRE DE LA CATEDRAL DE PLASENCIA, 2022

Se expone en la muestra TRANSITUS, Las Edades del Hombre, Plasencia, 2022, n.167, en el capítulo 7 "Transmissio Evangelii. La obra de la evangelización". Madera tallada, dorada y policromada, añadidos de tela y vidrio, 185x210x105 cm. Su autor es Salvador Gutiérrez de León «El Viejo», que lo realizó entre los años 1803-1805.

1.   Se incluye en la clásica obra de V. Rodríguez Valencia, Santo Toribio de Mogrovejo, organizador y apóstol de Suramérica (CSIC, Madrid 1956), II, p.49

2.   También el 27 Abr, 2014 Retratos Daniel Siero Pastor nos envía esta foto de la imagen de Santo Toribio de Mogrovejo que está en la Catedral de Málaga, conocida allí como "La Manquita". El autor de este grupo escultórico es Salvador Gutiérrez de León «El Viejo», que lo realizó entre los años 1803-1805. Está esculpido en madera policromada y se encuentra situado en el lateral derecho del trascoro de la Catedral malagueña.

http://fotosdemayorga.com/santo-toribio-en-la-catedral-de-malaga/

3.   La última sala de la exposición Misericordia, en ArsMálaga Palacio Episcopal, está dedicada a los "Testigos del amor de Dios" (los santos). Nos detenemos en una magnífica escultura del siglo XVIII que representa a santo Toribio de Mogrovejo.

El director de ArsMálaga palacio Episcopal, el sacerdote Miguel Gamero, explica que «esta sala está dedicada a los testigos del amor de Dios o los santos, que han tenido un encuentro con el Señor y este les ha llevado a vivir el don de la misericordia y del amor».

Obispo de Lima

«Aquí destacamos la figura de santo Toribio, un sacerdote que fue nombrado obispo de la Diócesis de Lima, en Perú. Este grupo escultórico representa un momento en el que este santo se desprende de los atributos episcopales y se inclina hacia un hombre de avanzada edad y enfermo, que está siendo sostenido por un joven. Ambos van ataviados con vestimentas de plumas, para mostrar que
eran indígenas, ya que esta era la manera de expresarlo en el arte del siglo XVIII», afirma Gamero.

Mientras que el joven sujeta a este anciano «que expresa muy bien lo que la enfermedad y el paso de los años han hecho con él, santo Toribio se quita la mitra y su guante y se los entrega a un muchacho que se los sostiene para acercarse y bendecir a este hombre que se encuentra mal».

Con este grupo escultórico, afirma Miguel Gamero, «hemos querido recrear la famosa cita de Mateo 25, que está en conexión con la pieza y está escrita en las paredes de esta estancia: "Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; estaba desnudo,
y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí"». (Mt 25,35-36).

Ficha de la obra

Título: Santo Toribio de Mogroviejo

Fecha: Siglo XVIII

Material: Madera policromada

Procedencia: Catedral de Málaga

Leer todo...

Profeta de Nuestro Tiempo

Aguchita

Video homenaje a Manolo

Blogs Amigos

Seguidores

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal