miércoles, 27 de mayo de 2009

DOMINGO MISIONERO, ASCENSIÓN EN EL LLANO

Domingo de la Ascensión del Señor. En mi mente estaba el subir a algún cerro y leer el evangelio del día como quería el P. Morales y que tantas veces he practicado. Pero la mañana me la pasé en Ancón en una jornada pedagógica sobre el patrimonio cultural y pude contemplar el limpio y transparente océano Pacífico. Y recordé al inmortal Fray Luis :

¿Y dejas, Pastor santo,
tu grey en este valle hondo, escuro,
con soledad y llanto;
y tú, rompiendo el puro
aire, ¿te vas al inmortal seguro?

La verdad es que la grata convivencia de los colegas de historia no me dejó mucho tiempo para la soledad y llanto, pero tenía muy entrañada la fiesta de la ascensión, no en vano vine al mundo un jueves de la ascensión.

Pero lo mejor vino por la tarde. Había quedado con el grupo de militantes en ir a la zona de la parroquia de San Conrado para evangelizar de puerta en puerta. Como llegué media hora antes, pude estar un buen rato con Jesús Eucaristía en el oratorio parroquial.  A las 4 de la tarde llegó el grupo y nos distribuimos la zona. Yo me quedé solo por ser número impar, así que con un buen taco de volantes de la doctrina católica me dirigí al primer joven que me encontré en el parque; resultó ser uno de los chicos que se preparan para la confirmación así que, después de regalarle el volante, y felicitarle por estar en el programa, le invité a acompañarme a evangelizar en la media hora de espera; aceptó gustoso y ya éramos dos. “Mira, Javi, que así se llamaba, yo comienzo y luego te toca a ti”. No dirigimos a una joven familia que estaba comiendo en el parque, le entregamos las hojitas y le invitamos a participar en las misas de 6 y 7 de la tarde; le preguntamos si estaba bautizada la niñita de un año; como nos dijeron que no, le animamos y nos agradecieron el que nos acercásemos. La siguiente visita fue para dos enamorados de unos 18 años, de los que –sobre todo la joven- se interesaron por la confirmación y quedaron en apuntarse; el ver a Javier les motivó. La tercera fue un grupito de jóvenes, luego otra familia, tres amigos de Moyobamba que estaban buscando trabajo y les animamos a que se acercasen a confesar y a la Misa. Otro resultó ser un pastor protestante que nos “protestó” acerca del culto en domingo cuando –según él- no aparecía en la Biblia; tan solo el sábado; le dijimos que precisamente el “domingo” significaba el día del Señor y que desde la resurrección de Cristo todo era nuevo y que se constituía en el primer día de la semana: nos contestó que en la biblia figura como cuarto mandamiento “santificar las fiestas” y que en nuestro volante y en los “mandamientos de los católicos” lo ponen en tercer lugar; le dijimos que había diversos textos en los que se recoge el Decálogo y que de modo didáctico se recoge en esta fórmula; total, que se prolongó un poco la charla, pero quedamos amigos y orando unos por otros... En total, repartiríamos unos cien volantes y tanto Javi el nuevo misionero como servidor quedamos muy contentos porque nos sentíamos instrumentos del Señor. Luego, tuve ocasión de hablar a dos grupos de jóvenes, uno que estaba a punto de confirmarse y otro ya confirmado, de perseverancia. Les felicité por dedicar la tarde del domingo a Jesús y les animé a ser amigos de verdad del Señor, con la oración, con la formación, con la acción; les recordé que aparte de ser el día de la Ascensión era el día de María Auxiliadora, “la virgen de Don Bosco”, y él solía decir: “Me basta con verles jóvenes para amarles entrañablemente...Les espero a todos en el paraíso”; hoy Jesús no tiene otros labios, ni otros pies, ni otro corazón para ir a los jóvenes que los de ustedes; que María les sostenga. Me dijeron que les gustó. Yo sentí que el Espíritu habla por nosotros cuando nos ponemos en el disparadero para ayudar a otros a practicar el bien.

Sólo quedaba difundir la prensa católica a la entrada y salida de las misas . El anuncio por parte de Eduardo favoreció el que muchos se acercasen. Además, pudimos participar en la Santa Misa con cientos de fieles. Yo, feliz, porque sin ascender a ninguna cumbre física, había recibido la gracia de subir al Cielo en la Tierra a través de la Eucaristía y el apostolado. Al volver para casa, todavía tuvimos tiempo de compartir experiencias al ritmo de combi y culminar la jornada con el Rosario a nuestra Madre Auxiliadora. A Ella le pedí para que miles de jóvenes puedan gozar de la dicha de vivir así.

 

Leer todo...

El Seminario Santo Toribio, la Facultad de Teología y la Universidad de San Marcos

El miércoles 26 de mayo participe en el XVIII Coloquio de Historia de San Marcos, con motivo del 458 aniversario de su fundación. Les comparto algunos apuntes de mi ponencia que giró en torno a las relaciones del Seminario, la Facultad y la Universidad. Tuve ocasión de ver las interesantes exposiciones de la Casona como la de los Retratos; además de ofrecer la imagen de los protagonistas, se pueden ver objetos del mundo universitario como este hábito de los colegiales toribianos ( la loba de buriel -especie de sotana de color rojo, entre negro y leonado-, el bonete -gorro de cuatro picos- y la beca-faja en bandolera por el pecho y espalda- de color morado.  Ojalá se den un tiempo y se beneficien de este rico legado.

Aunque en la actualidad Seminario y Facultad de Teología son dos instituciones claramente diferenciadas, en sus cuatro siglos de historia ha vivido etapas en que sus vidas se fundían (¿también se confundían?) e identificaban, no sólo por compartir local -calle san Francisco- sino autoridades, profesores y alumnos. Los Padres Dominicos la fundaron, las Órdenes Religiosas dieron sus catedráticos más importantes, y profesionales católicos proyectaron sus mejores energías desde los postulados de una sana armonía fe-razón y compromiso con el Perú. El segundo prelado de la arquidiócesis, Toribio Alfonso Mogrovejo (1536-1606), crisol de lazos solidarios[1], tuvo un cuidado solícito con la naciente Universidad como demuestra su aporte a través de rectores y profesores, métodos y proyectos. Tal sucedió con Hernando de Guzmán, tres veces rector de San Marcos y primer Rector del Seminario de Santo Toribio. De sus aulas saldrán líderes de influencia decisiva en el Perú y en América Latina, tanto en el mundo virreinal y republicano. Baste con mencionar nombres relevantes como Feliciano de Vega, Juan Cavero de Toledo, Bernardino de Almansa, Cipriano de Medina,  Baltasar Martínez de Compañón y Bujanda, Toribio Rodríguez de Mendoza, José Baquíjano y Carrillo, Vicente Morales Duárez,Manuel Teodoro del Valle, Amador Sotomayor, Juan Ambrosio Huerta, Manuel Tovar, Pedro Manuel García Naranjo, Pedro García Sanz, José Antonio Roca y Boloña, Agustín Obín y Charún, Manuel Antonio de la Lama, Nicolás de Piérola, Manuel Villarán y Loli, Ignacio Roca y Boloña, Ezequiel Moreira.

 Por el Breve “Exponi nobis” de 25 de julio de 1571, recibía la aprobación pontificia. Quedaba establecida así la mayor expresión de la síntesis cultura-fe, jerarquía civil-religiosa, con el fin de buscar el progreso integral de la persona y la sociedad a partir del estudio privilegiado de la Teología, de la que todas las demás ciencias eran “ancillae” (esclavas); claro que “cada una gozaba de autonomía y dignidad propia, pero en dependencia jerarquizada y orgánica para una función de servicios: servir a Dios y a los hombres”. Aquí está la explicación del por qué en la Universidad de San Marcos el primer puesto del claustro se reservó a la Facultad de Teología. Las otras facultades eran las de Derecho Civil (Leyes), Derecho Canónico (Cánones), Artes y Medicina. Las cátedras más importantes en Teología eran la de Prima o Teología escolástica, la de Sagrada Escritura, Vísperas y Nona. Cátedras de Sagrada Escritura. En las primeras constituciones sanmarquinas, las recibidas por el Virrey Toledo en 11 de octubre de 1571 se prescribe la importancia de la teología y la forma de la graduación

Los grados eran de bachiller, licenciado, maestro y doctor. El gobierno de la Universidad corría a cargo del claustro, encabezado por el rector, que era elegido por catedráticos y estudiantes, y que estaba asistido por cuatro consejeros o consiliarios (elegidos del mismo modo), más un procurador general, el secretario y el tesorero.

En Lima existían varios colegios universitarios, convictorios o residencias de alumnos en los que se proporcionaba a una minoría selecta -aparte de alojamiento y comida- una formación esmerada tanto en el aspecto académico, como en el humano y espiritual. El más conocido era el “Colegio Real de San Felipe y San Marcos”; estaba también el de “San Martín “que en 1770 se fusiona con el primero y se convierten en el Real Convictorio de San Carlos; en tercer lugar estaba el de “Santo Toribio”. En las citadas Constituciones de 1609 de este colegio-seminario se nos informa detalladamente de su vinculación con la universidad. Los alumnos no podían permanecer en el Colegio más de 8 años ni una vez ordenados de sacerdotes o graduados de Bachilleres (en Cánones o Teología) (Const. 21). Los estudiantes del seminario que aspiraban al doctorado en Teología, llevaban a cabo sus estudios en la Facultad respectiva de San Marcos. Debían asistir a la apertura, clausura, y todos los actos públicos que se verificasen en la Universidad. Por su parte, los profesores de la Facultad de Teología enseñaban los cursos de esta Facultad en el colegio seminario.Su estancia se limitaba a dos años, tiempo suficiente para graduarse en la Universidad como bachilleres en Teología o Cánones. Cada semana debían participar en un acto común en que se debatía un tema propuesto con antelación. Dos veces al año se organizaban “conclusiones”, pública defensa y discusión de una o varias tesis de acuerdo con la forma académica universitaria.

Desde la restauración del Seminario en 1847 se admitió, junto a los internos (clérigos o aspirantes) alumnos externos, de primaria sobre todo, por lo que el Colegio adoptó un régimen mixto secular y clerical. Aunque el cuerpo directivo y docente de la Facultad, al igual que sus cátedras, se mantenían bien diferenciados, los cargos de Decano y Rector, residían en una misma persona. Como lo mismo sucedía con la mayoría de catedráticos de facultad y profesores del colegio, la Facultad prosiguió en el Seminario. De hecho, y sin que el Arzobispado lo pretendiese, -como diría José Antonio Barrenechea, Decano de Derecho, en 1875- “el Seminario de Santo Toribio [...] es, en todo rigor, una Universidad Católica”.

En 1866 y 1868 se dictan leyes que atenúan la fiscalización del Estado sobre la enseñanza universitaria; en concreto, el 16 de marzo de 1866, se aprueba un Reglamento en el que se reconoce jurídicamente la conformación de las Facultades en los colegios. De igual modo, mejoran las relaciones Iglesia-Estado. Todo ello, propicia la vuelta de la Facultad de Teología a la Universidad. El 18 de marzo de 1876, el Presidente Manuel Pardo aprueba el nuevo Reglamento General de Instrucción Pública que reconoce que “la enseñanza universitaria es de la exclusiva competencia de las autoridades universitarias. Este mismo año vuelve la Facultad a la Universidad de la mano del Decano Dr. Amador Sotomayor, quien leyó la Memoria del curso en la clausura del año escolar. Para ratificar estas buenas relaciones, quien fuese rector del Seminario, arzobispo de Lima y eminente catedrático en la Facultad, el Dr. Manuel Tovar, pronunciará el discurso de orden en la apertura del año académico, 4 de abril del 1877. Tres años después, el 10 de julio de 1880, encontrándose como presidente del Gobierno un excolegial y excatedrático toribiano, Nicolás de Piérola, en plena guerra, nombrará personalmente todos los cargos universitarios con la única excepción de que para la Facultad de Teología se reconociera como decano nato al Rector del Seminario

 



[1]Mi obra  Crisol de lazos solidarios: Toribio Alfonso Mogrovejo Universidad Católica "Sedes Sapientiae" y Ministerio de Educación y Cultura de España, Lima, 2001, 275 pp En internet:  http://www.ucss.edu.pe/toribio.htm

Leer todo...

sábado, 23 de mayo de 2009

LIMA NORTE CRECE DESDE SUS LÍMITES

Crecer desde nuestros límites: Un encuentro con Lima Norte, Mg. William Muñoz (colaboradores Wendy Gómez y Rocío Huaranga), UCSS, Centro de Estudios y Solidaridad para América Latina (CESAL), Asociación de Voluntarios para el Servicio Internacional (AVSI), pp.229

La obra se presentó en el marco de las actividades programadas por la II Feria del Libro de Lima Norte, durante la primera quincena de mayo en el Centro Comercial Mega Plaza. El autor indicó que el respaldo de instituciones como la entre otras, suele ser un factor sumamente importante para el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades. De la misma manera, dijo que este tipo de iniciativas grupales dan esperanza a otros pobladores sobre lo que pueden ser capaces de conseguir con empeño, esfuerzo y visión conjunta. Además del autor, en la mesa de honor estuvo Daniela Altini, por AVSI y el Dr. Paolo Bidinost, por la UCSS. Al final del evento se obsequiaron ejemplares entre los asistentes.

Se abre con una entrañable dedicatoria al Dr. Aziani. La presentación corre a cargo de la decana de la Facultad de Ciencias Empresariales, Clara Caselli, quien de forma sencilla y profunda nos da las claves del dinamismo de la UCSS como motor de desarrollo en Lima Norte. Cinco pasos de la metodología de AVSI: la persona como punto de partida, lo positivo, el hacer con, la subsidiariedad y el partenariado.  Pasos surgidos de la propuesta educativa de L. Giussani “educar es un riesgo” porque es introducir en la realidad total y en el marco de una cultura empresarial con la dignidad de la persona en el centro y que valora el trabajo personal al servicio del bien común. En definitiva, la Doctrina Social de la Iglesia puesta en acción aquí y ahora, en Lima Norte. Despertar el interés frente a la realidad, desde la tradición y la identidad cultural y poniendo en juego su libertad.

El autor desde las primeras líneas del prefacio afirma de modo contundente que la positiva evolución de “Lima Norte, la zona más emergente de la capital del Perú”  durante el periodo 2004-2008 y gracias a un proyecto de desarrollo integral puede favorecer  a otras “similares zonas urbano marginales”. En el estudio se constata que las comunidades económicamente deprimidas de Lima Norte trabajan por su crecimiento, gracias a la capacitación laboral, la educación y el fortalecimiento de la pequeña empresa, a través de dos centros especializados de la UCSS, el CEASE (Centro de Apoyo al Sector Empresarial) y el CESED (Centro de Servicios Educativos).

Como objetivos específicos se propusieron y se han conseguido la mejora de las condiciones de productividad, eficiencia y competitividad de las PYME, así como elevar los estándares de calidad de la oferta educativa de los colegios de la zona. Una de las claves ha sido la gestión cálida y transparente de la relación con los beneficiarios; otra, la disponibilidad de alianzas estratégicas con instituciones de primer nivel, europeas y locales que facilitaron el diseño e implementación de las actividades. Del análisis efectuado se concluye que Lima Norte, teniendo el 25% de la  población limeña, tiene los niveles de crecimiento poblacional más grandes de la ciudad y, por lo tanto, requiere constante planificación por parte de las autoridades locales, quienes suelen tener limitaciones logísticas y de presupuesto.

La obra se articula en cuatro apartados: El contexto: Perú, Lima Norte y la Universidad; la propuesta, el proyecto y la metodología; el CEASE: misión, estrategias, aspectos cuantitativos y cualitativos; CESED. Por último, conclusiones y recomendaciones. Como epílogo: los rostros del proyecto, testimonios de los protagonistas de diversos programas como el de la profesora Clotilde de Freitas, coordinadora del apoyo a la calificación del sistema formativo; María Martínez Guillén, especialista del área de comunicación integral;  Miriam Rivasplata, responsable del Centro de Masoterapia Medicinal “MASSEIN”; Edwing Pajuelo, responsable del negocio “Trofeos Malibu”; Violeta Gómez de Confecciones Maolym; Edgar Chincha, gerente de la empresa “Latas-Latas, Envases soluciones”.

Debemos felicitar al autor por compartir sus conocimientos, sus investigaciones, sus logros, que más allá de su indudable valor individual se presentan como la tarea de un formidable equipo. Un valor añadido a la valiosísima información y cuadros estadísticos es la clara contextualización y la sencillez con que son expuestos conceptos tan precisos y específicos del mundo empresarial y educativo. Los primeros beneficiados seremos los miembros de la UCSS porque se nos hace consciente este indudable logro, tan difícil de sistematizar y evaluar; en segundo lugar, los propios actores de Lima Norte; por último, todo el Perú, ávido de experiencias exitosas, susceptibles de ser imitadas y, por qué no, superadas.

 

Leer todo...

viernes, 22 de mayo de 2009

MARCANDO HUELLAS CON SANTO TORIBIO

Marcando huellas. Vida y obra de Santo Toribio de Mogrovejo (1538-1606)  USAT, Chiclayo, 2009, 31 pp. Textos de Esteban Puig. Ilustraciones de Fabiola Correa

¡Qué contento debe estar Santo Toribio al verse tan bien ilustrado y narrado por obra y gracia de nuestro genial P. Esteban Puig! Precisamente a sus 77 años de vida y 10 de la USAT (Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo. Chiclayo) le dedica este librito que hará las delicias de los pequeños y que encantará a los grandes.

Bien documentado, con sabroso lenguaje y atractivos dibujos, se ha una visión muy completa y profunda de la vida y obra del empedernido caminante, misionero y pastor, patrono del episcopado latinoamericano. Alguno de los acentos destacados tienen que ver con su ingreso por Paita, su misión por Chiclayo, su recia espiritualidad y su afán itinerante. “Es hora de caminar”. Les transcribo un fragmento precioso: “Sí, es ´hora de caminar´ hacia su Creador, entregándose gozoso a Él hasta el último momento de su vida. A ejemplo de Santo Toribio que marca huellas, se debe seguir el camino que nos lleva a Dios, el camino de todos los días, el de cada instante transitando con amor, con entrega y valentía” p.27

Sentimos el mismo hilo conductor de su anterior obra Es hora de caminar. Santo Toribio de Mogrovejo publicado en el, 2006.

No queda sino agradecer al Padre Esteban Puig por ayudarnos a caminar al ritmo alegre y entusiasta del santo misionero.

Con mucho gusto ilustramos la nota con su foto sobre la tumba de Santo Toribio en Zaña en la que destaca su inmortal frase: “No es nuestro el tiempo, el tiempo es de Dios”.

 

Leer todo...

LUIS JAIME CISNEROS: UN MAESTRO QUE FLORECE TODAVÍA

Así sentí al Maestro Luis Jaime Cisneros en su entrañable conversatorio con los docentes y alumnos de la UCSS la mañana del 16 de mayo. Un hombre que se volcó en compartirnos sus logros en la fecunda trayectoria de su vida académica, familiar y social. Las lecciones aprendidas de sus maestros. Que el hombre es un sistema de sistemas, que hay que saber leer la realidad en la prensa, que la escuela debe ser el segundo hogar para los alumnos, que los libros deben contar la verdad, que la forja de un hombre dura más de 20 años, que no hay que rendirse, que debemos pelear un combate espiritual... No le importó confesar sus fallos y las correcciones recibidas como la que recibió de su profesor Romano: “Cisneros, aprenda a escuchar, deje hablar, no interrumpa”. Nos lanzó un desafío: “Que la Sedes Sapientiae sea también Sedes Amoris”, toda una responsabilidad y todo un gozo: Apostar por la sabiduría, pero no por el prurito de conocer sino por el orgullo de servir, por el gozo de amar. En el familiar cafetito tras la charla le pregunté que si tenía que ver con el célebre poeta  Luis Fernán Cisneros y “a boca llena” –que diría Garcilaso- me dijo: “Mi padre”. Pues de él quiero rescatar el final de su galardonado y bellísimo poema sobre Rosa de Lima:

Mírame, Rosa, mira
como, en un confidente diapasón de mi lira,
mientras en tu ventana de la celeste altura
eres inmensa rosa de límpida blancura,
en ti los ojos fijos,
yo te pido ventura
sólo para mis hijos.
Si hace trescientos años el jardín florecía
Pródigo de perfumes, florece todavía...

Dios quiera que nuestro maestro Cisneros siga floreciendo todavía “ad multos annos” para seguir fructificando en los nuevos maestros que nuestro Perú necesita.

 

Leer todo...

lunes, 18 de mayo de 2009

EL PAPA CON LOS OBISPOS DEL PERÚ

DISCURSO DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI

A LOS OBISPOS DE PERÚ EN VISITA «AD LIMINA APOSTOLORUM»

Sala del Consistorio

Lunes 18 de mayo de 2009

Queridos Hermanos en el Episcopado:

1. Con el corazón lleno de la alegría pascual, don del Señor Resucitado, y como Sucesor de Pedro, os expreso mi cordial bienvenida, a la vez que “en mi acción de gracias a Dios os tengo siempre presentes” (1 Co 1,4). Agradezco a Monseñor Héctor Miguel Cabrejos Vidarte, Arzobispo de Trujillo y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, las deferentes palabras que me ha dirigido en nombre de todos. En ellas reconozco la caridad y dedicación con que apacentáis vuestras Iglesias particulares.

2. La visita ad limina apostolorum es una ocasión significativa para fortalecer los lazos de comunión con el Romano Pontífice y entre vosotros mismos, sabiendo que en vuestros desvelos pastorales ha de estar siempre presente la unidad de toda la Iglesia, para que vuestras comunidades, como piedras vivas, contribuyan a la edificación de todo el Pueblo de Dios (cf. 1 Pe 2,4-5). En efecto, “los Obispos, como legítimos sucesores de los Apóstoles y miembros del Colegio episcopal, han de ser siempre conscientes de que están unidos entre sí y mostrar su solicitud por todas las Iglesias” (Christus Dominus, 6). La experiencia nos dice, sin embargo, que esta unidad nunca se ve definitivamente lograda y que se debe construir y perfeccionar incesantemente, sin rendirse ante las dificultades objetivas y subjetivas, con el propósito de mostrar el verdadero rostro de la Iglesia católica, una y única.

También hoy, como a lo largo de toda la historia de la Iglesia, es imprescindible cultivar el espíritu de comunión, valorando las cualidades de cada uno de los hermanos que la divina Providencia ha querido poner a nuestro lado. De esta manera, los distintos miembros del Cuerpo de Cristo logran ayudarse mutuamente para llevar a cabo el quehacer cotidiano (cf. 1 Co 12, 24-26; Flp 2,1-4; Ga 6,2-3). Por eso, es preciso que los Obispos sientan la constante necesidad de mantener vivo y traducir concretamente en la práctica el afecto colegial, puesto que es “una ayuda inapreciable para leer con atención los signos de los tiempos y discernir con claridad lo que el Espíritu dice a las Iglesias” (Juan Pablo II, Exhort. Apost. Pastores gregis, 73).

3. La unidad auténtica en la Iglesia es siempre fuente inagotable de espíritu evangelizador. En este sentido, sé que estáis acogiendo, en vuestros programas pastorales, el impulso misionero promovido por la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, celebrada en Aparecida, y especialmente la “Misión continental”, con vistas a que cada fiel aspire a la santidad tratando personalmente con el Señor Jesús, amándolo con perseverancia y conformando la propia vida con los criterios evangélicos, de modo que se creen comunidades eclesiales de intensa vida cristiana. Ciertamente, una Iglesia en misión relativiza sus problemas internos y mira con esperanza e ilusión al porvenir. Se trata de relanzar el espíritu misionero, no por temor al futuro, sino porque la Iglesia es una realidad dinámica y el verdadero discípulo de Jesucristo goza transmitiendo gratuitamente a otros su divina Palabra y compartiendo con ellos el amor que brota de su costado abierto en la cruz (cf. Mt 10,8; Jn 13,34-35; 19,33-34; 1 Co 9,16). En efecto, cuando la belleza y la verdad de Cristo conquistan nuestros corazones, experimentamos la alegría de ser sus discípulos y asumimos de modo convencido la misión de proclamar su mensaje redentor. A este respecto, os exhorto a convocar a todas las fuerzas vivas de vuestras Diócesis, para que caminen desde Cristo irradiando siempre la luz de su rostro, en particular a los hermanos que, tal vez por sentirse poco valorados o no suficientemente atendidos en sus necesidades espirituales y materiales, buscan en otras experiencias religiosas respuestas a sus inquietudes.

4. Vosotros mismos, queridos Hermanos en el Episcopado, siguiendo el preclaro ejemplo de Santo Toribio de Mogrovejo y de tantos otros Santos Pastores, estáis llamados igualmente a vivir como audaces discípulos y misioneros del Señor. La asidua visita pastoral a las comunidades eclesiales —también a las más alejadas y humildes—, la oración prolongada, la esmerada preparación de la predicación, vuestra paterna atención a los sacerdotes, a las familias, a los jóvenes, a los catequistas y demás agentes de pastoral, son la mejor forma de sembrar en todos el ardiente deseo de ser mensajeros de la Buena Noticia de la salvación, abriéndoos al mismo tiempo las puertas del corazón de aquellos que os rodean, sobre todo de los enfermos y los más necesitados.

5. La Iglesia en vuestra Nación ha contado desde sus inicios con la benéfica presencia de abnegados miembros de la Vida Consagrada. Es de gran importancia que sigáis acompañando y animando fraternalmente a los religiosos y religiosas presentes en vuestras Iglesias particulares, para que, viviendo con fidelidad los consejos evangélicos según el propio carisma, continúen dando un vigoroso testimonio de amor a Dios, de adhesión inquebrantable al Magisterio de la Iglesia y de colaboración solícita con los planes pastorales diocesanos.

6. Pienso ahora, sobre todo, en los peruanos que carecen de trabajo y de adecuadas prestaciones educativas y sanitarias, o en los que viven en los suburbios de las grandes ciudades y en zonas recónditas. Pienso, asimismo, en aquellos que han caído en manos de la drogadicción o la violencia. No podemos desentendernos de estos hermanos nuestros más débiles y queridos por Dios, teniendo siempre presente que la caridad de Cristo nos apremia (cf. 2 Co 5,14; Rom 12,9; 13,8; 15,1-3).

7. Al concluir este entrañable encuentro, pido al Señor Jesús que os ilumine en vuestro servicio pastoral al Pueblo de Dios. A veces os asaltará el desaliento, pero aquella palabra de Cristo a san Pablo os debe confortar en el ejercicio de vuestra responsabilidad: “Te basta mi gracia. La fuerza se realiza en la debilidad” (2 Co 12,9).

Con esta viva esperanza, os ruego que transmitáis mi afectuoso saludo a los Obispos eméritos, a los sacerdotes, diáconos y seminaristas, a las comunidades religiosas y a los fieles del Perú.

Que María Santísima, Nuestra Señora de la Evangelización, os proteja siempre con su amor de Madre. A la vez que invoco su intercesión, y la de todos los santos y santas venerados especialmente entre vosotros, os imparto de corazón la Bendición Apostólica.

 

SALUDO DEL EPISCOPADO PERUANO

AL SANTO PADRE BENEDICTO XVI

CON MOTIVO DE LA VISITA “AD LIMINA APOSTOLORUM”

18 DE MAYO DEL 2009

Beatísimo Padre:

Con filial devoción le saludamos los Obispos del Perú, herederos de medio milenio de evangelización, que convirtió a nuestros pueblos en discípulos de Nuestro Señor Jesucristo y tejió la idiosincrasia de nuestra Nación en el encuentro de una rica cultura con la fuerza transformadora del Mensaje Evangélico.

Son evidentes los frutos de esa primera evangelización que hizo florecer la Santidad en el Perú  y modeló santos como Santa Rosa de Lima, San Martín de Porres, San Juan Macías, Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo, San Francisco Solano y la Beata Sor Ana de los Ángeles Monteagudo.

Es innegable  también que esta rica herencia espiritual constituye un gran desafío en el día de hoy, un desafío que interpela la manera en que estamos evangelizando  y cómo estamos alimentando la vivencia cristiana. Este desafío, al que hemos sido reiteradamente convocados, lo debemos asumir con decisión, valentía y creatividad, para lograr con esta nueva evangelización una Iglesia en misión permanente.

Santidad: traemos en este  saludo el corazón de nuestro pueblo católico que  le ama como a Vicario de Cristo y Sucesor de Pedro,  y  recogemos la admiración de todos los fieles peruanos que ven en su Magisterio una guía segura y clara en medio de tantas voces que los quieren alejar del resplandor de  la Verdad y de la luz de Nuestro Señor Jesucristo.

Le  manifestamos nuestra fidelidad a su persona y nuestra plena adhesión a su Magisterio Petrino  en su misión de confirmar en la fe a todos los fieles de la Iglesia Universal.

Sabemos que siempre tenemos que recomenzar desde Cristo, partiendo de un encuentro personal con el Señor Jesús, quien es el único que da un horizonte nuevo y una orientación decisiva a nuestra vida y a la vida de los demás. “La fe en Jesucristo es nuestro gozo, seguirlo es una gracia y trasmitir este tesoro a los demás es un encargo que el Señor al llamarnos y elegirnos nos ha confiado” (DA 18)

Por eso, queremos caminar al lado de nuestros hermanos los hombres, en esta época de tantos desafíos culturales, ético-morales, sociales y pastorales, para infundir en ellos esperanza, consuelo y ser guía segura con la luz y la fuerza del Evangelio. Estamos llamados a ser hombres de la misericordia y de la compasión de Cristo, cercanos a nuestros fieles y servidores de todos, particularmente de los que sufren grandes necesidades.

Nuestros fieles sienten necesidad de que nosotros sus pastores tengamos una profunda experiencia de Dios, de que nos configuremos con el corazón de Cristo, Buen Pastor, que seamos dóciles al Espíritu Santo, a la Palabra de Dios y que nos nutramos siempre de la Eucaristía y de la oración.

En esta tarea nos anima y nos impulsa la claridad, la valentía y la firmeza de sus enseñanzas; y cómo no tener presente en este momento su discurso inaugural en Aparecida, el cual, como estrella de la mañana, mostró y abrió un nuevo amanecer en la fe de América Latina y el Caribe.

Por eso,  con marcada preocupación pastoral, Aparecida asumió el compromiso de una Gran Misión en todo el Continente, que exige profundizar y enriquecer todas las razones y motivaciones que permitan convertir a cada creyente en un discípulo misionero. En este compromiso está inmersa la Conferencia Episcopal Peruana, que lanzó la Misión Continental en el Perú el 30 de agosto del 2008, en la festividad de Santa Rosa de Lima.

Sabemos, Santo Padre, que acompaña con atenta y paternal expectativa la semilla de la Misión  Continental que se sembró en Aparecida y que espera verla crecer como un árbol frondoso a cuya sombra se cobije la fe de nuestros pueblos, especialmente del Perú.

La Iglesia ante la situación del país

 El Perú comparte en gran medida los problemas y los retos que se viven  en América Latina y el Caribe.

Una gran interpelación sigue siendo la inmensa pobreza de nuestra población. Según datos recientes, algo más del 40% de los peruanos vive en situación de pobreza, el 14% en condiciones de pobreza extrema y en las zonas rurales del país por encima del 80%.

Pero no estamos solamente ante una coyuntura, se trata de un asunto estructural. Nuestra sociedad es, desde hace mucho tiempo, profundamente  desigual. Por esa razón, el crecimiento económico que ha tenido el país en los últimos años, de lo que nos alegramos, apenas ha beneficiado a los más pobres,  y ha resaltado, más bien, el abandono en que se encuentran amplias franjas de nuestra población, con las inevitables consecuencias de un peligroso malestar social.

Como  decía el Siervo de Dios, Juan Pablo II, a los Obispos peruanos: «Vosotros y vuestros sacerdotes conocéis sin duda la tragedia del hombre concreto de vuestros campos y ciudades, amenazado a diario en su misma subsistencia, agobiado por la miseria, el hambre, la enfermedad, el desempleo, ese hombre desventurado que tantas veces más que vivir sobrevive en situaciones infrahumanas[1]». Y el Santo Padre concluía diciendo «en ellas no está presente la justicia ni la dignidad mínima que los derechos humanos reclaman».

No sin conexión con el punto anterior nos preocupa lo que Aparecida menciona como una nota de nuestra época: «una crisis de sentido » (DA 37),  que amenaza especialmente a los jóvenes, a pesar de la generosidad y la entrega de muchos de ellos.  En el pasado la transmisión de la fe era algo habitual, hoy debemos encontrar nuevos caminos para hacerlo. Hay grandes esfuerzos que se hacen en esta línea, pero es mucho lo que tenemos por delante todavía.

La Iglesia debería ser más central en la vida cotidiana de los peruanos como lo era años atrás. También en este campo hay intentos pastorales interesantes, pero se requiere ir a las causas profundas de esa situación. No se pueden retroceder las agujas del reloj, se puede en cambio,  buscar nuevas pistas, en fidelidad a la enseñanza de la Iglesia, y para una apropiada comunicación del Evangelio.  

En los últimos años hemos tenido un crecimiento vocacional,  especialmente para el clero diocesano, que es muy alentador. Pero tenemos mucho por hacer en cuanto a la formación espiritual, pastoral y teológica de los futuros sacerdotes. A la vez, debemos tener una gran preocupación por la formación del laicado. Los laicos están llamados a una insubstituible tarea de construcción de  una sociedad justa y humana. En este contexto no podemos dejar de reconocer la meritoria tarea de la vida consagrada en la labor evangelizadora del Perú.

Un problema, del que tenemos una conciencia creciente, es el cuidado del medio ambiente. La defensa de la naturaleza, don de Dios, y la amenaza de la escasez de los recursos naturales se están convirtiendo en una prioridad. Entre otras cosas por su incidencia en la crisis alimentaria que «pone en peligro la satisfacción de las necesidades básicas del ser humano »[2].

Otra consecuencia del mal uso de los recursos naturales es la contaminación ambiental que produce la explotación minera sin consideración por las poblaciones aledañas, que en su gran mayoría pertenecen al mundo indígena  y rural. Quienes mas sufren y los marcará para el resto de sus vidas,  son los niños, cuya pobreza es denunciada en el mismo mensaje que acabamos de citar (n.5). Casos semejantes se dan, y no menos graves, en otros tipos de explotaciones en nuestra Amazonía.

Una Iglesia Samaritana

Aparecida nos recordó lo que da sentido a la tarea evangelizadora, como lo hemos mencionado anteriormente: « Conocer a Jesucristo por la fe es nuestro gozo; seguirlo es una gracia, y transmitir este tesoro a los demás es un encargo que el Señor, al llamarnos y elegirnos, nos ha confiado. Con los ojos iluminados por la luz de Jesucristo resucitado podemos y queremos contemplar al mundo, a la historia, a nuestros pueblos de América Latina y de El Caribe, y a cada una de sus personas » (DA 18).

Somos una comunidad  que en la celebración de la Eucaristía hace memoria del amor de Dios que se revela en la muerte y en la resurrección de Jesús y que agradece haber sido llamada a dar testimonio de ese amor. En esa línea, Aparecida  nos convocó a vivir,  como Iglesia,  una «caridad samaritana » (DA 491),  capaz de acercarse al necesitado cualquiera que este sea. Una Iglesia que no se repliegue y que salga al encuentro de esas personas, hijas e hijos de Dios.

Ante la situación que se presenta en el Perú no podemos olvidar lo que Su Santidad nos dijo en Aparecida: la Iglesia debe ser « abogada de la justicia y defensora de los pobres » (DI 4). Es un compromiso que deriva de la evangelización, ya que ésta “ha ido siempre unida a la promoción humana y a la auténtica liberación cristiana”, puesto que: “Amor a Dios y amor al prójimo se funden entre sí: en el más humilde encontramos a Jesús mismo y en Jesús encontramos a Dios”[3]. La Iglesia debe responder a esto no solo con palabras sino con el compromiso concreto y el estilo de vida austero de todos sus miembros.

La mesa de la vida

A través de nuestros compromisos concretos queremos que la Iglesia en el Perú sea signo de comunión, esperanza y vida. Defensora de la familia, “patrimonio de la humanidad que constituye uno de los tesoros más importantes de los pueblos latinoamericanos y caribeños. Ella ha sido y es escuela de la fe, palestra de valores humanos y cívicos, hogar en que la vida humana nace y se acoge generosa y responsablemente. La familia es insustituible para la serenidad personal y para la educación de sus hijos”. (DA 114)

Queremos también una Iglesia que desarrolle en nuestras comunidades un proceso de iniciación en la vida cristiana, que comience por el kerygma, guiado por la Palabra de Dios, que conduzca a un encuentro personal cada vez mayor con Jesucristo, perfecto Dios y perfecto hombre, experimentado como plenitud de la humanidad y que lleve a la conversión, al seguimiento en una comunidad eclesial y a una maduración de fe en la práctica de los sacramentos, el servicio y la misión. (DA 289)

Nuestro trabajo evangelizador será fecundo si lo hacemos con el estilo adecuado, con las actitudes del Divino Maestro, teniendo siempre a la Eucaristía como fuente y cumbre de toda nuestra vida y de toda actividad misionera. (DA 363). Esta actividad misionera tiene como objetivo ayudar a los miembros de la Iglesia a encontrarse siempre con Cristo, y así reconocer, acoger, interiorizar y desarrollar la experiencia y los valores que constituyen la propia identidad y misión cristiana en el mundo. (DA 279).

Santidad: haciendo eco del alma y del corazón de todos los Obispos del Perú, aquí presentes, quiero agradecerle la paternal bondad con la que nos ha recibido y la benevolente solicitud para escuchar la exposición de la realidad y de los proyectos pastorales de nuestras Iglesias particulares. Que Dios lo bendiga  por la preocupación que tiene por la Iglesia de Dios en el Perú.

Reconocemos con alegría que la Iglesia y la sociedad contemporánea encuentran en Usted la voz clara y auténtica del Maestro, la valentía del Pastor y la ternura del Padre, como lo atestiguan los diferentes momentos de la historia que vivimos.  Por eso, Santidad, le expresamos una vez más nuestra total adhesión y fidelidad a su Magisterio Petrino puesto al servicio de la Iglesia, del hombre, especialmente de la familia, y en defensa de la dignidad humana.

Durante estos días, en los encuentros con las Congregaciones y Consejos Pontificios de la Santa Sede, se nos presentan una serie de urgencias que reclaman nuestra atención pastoral y a las que tendremos que dedicarnos a nuestro regreso al Perú. Urge también tener mayor colaboración interna de parte de las Diócesis más favorecidas hacia los Vicariatos Apostólicos más necesitados.

Santo Padre: estamos muy atentos a cualquier indicación que juzgue oportuno proponernos en este momento de encuentro que esperamos sea tan gozoso de su parte como lo es de la nuestra.

Finalmente, no podemos dejar de agradecer su presencia paterna y solidaria a través del Cardenal Tarsicio Bertone en el terremoto del 2007, que estremeció el sur del Perú, y gracias por convocarnos al Año del sacerdocio, ocasión brillante para reflexionar sobre nuestro sacerdocio a la luz del Sacerdocio de Cristo y de nuestro compromiso evangelizador.

Beatísimo Padre: imploramos su Bendición Apostólica, extendida a todos los fieles de nuestro querido Perú.

 

Filialmente

+ Mons. Miguel Cabrejos Vidarte, OFM

Arzobispo Metropolitano de Trujillo

Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana

 

 

 

 

 

 





[1] Juan Pablo II, Discurso a los Obispos del Perú en su Visita ad Limina, 1984.

[2] Benedicto XVI, Mensaje por la Jornada por la paz 2009, 7.

[3] Benedicto XVI, Deus caritas est, 15.

Leer todo...

viernes, 15 de mayo de 2009

UN LIBRO GIGANTO DE SANTO TORIBIO

Así parece por el nombre del autor y sus dimensiones: 2 kilos de peso, más de 500 páginas y más de 100 ilustraciones. Encuentro en internet dos notas del DIARIO DE LEÓN acerca de una nueva publicación sobre Santo Toribio gracias al entusiasmo y la tenacidad de don Manuel Giganto, quien a pesar de su enfermedad ha dedicado miles de horas a investigar y estudiar miles de documentos sobre nuestro patrono del episcopado americano. Desde 1991, fecha en que llegué por vez primera a Perú, le envié cuantas fotos de imágenes y cuadros me encargó o conseguí; de igual manera de cuantos documentos carecía para su triple investigación: linaje familiar, imágenes, milagros. Nunca pude ver su archivo, aunque tuvo la gentileza de albergarme en su hogar –gracias a la amistad mantenida con su hijo José María- y facilitarme parte de su bibliografía para mis estudios sobre el Santo. Siempre le animé a que publicase para bien de la comunidad científica y los amigos de Santo Toribiano. Dos datos de gran interés se aluden en la nota de prensa: su nacimiento en Villaquejida y los 6 hermanos de Toribio (sólo se hablaba de 4). Ojalá llegue pronto a Perú para beneficio de todos ¡Bienvenida por tanto esta obra que tanto ayudará a conocer de modo más integral al santo!..

DEL DIARIO DE LEÓN 28/04/2009 A. Medina 

Abrumador. La cantidad de información reunida por Manuel Giganto sobre la familia, árbol genealógico completo, posesiones, obra pastoral y vicisitudes acaecidas en la vida y en la muerte de Santo Toribio de Mogrovejo es sorprendente y ha acabado por conformar el, con mucho, mayor estudio hecho jamás sobre este ilustre leonés, nacido en Villaquejida en 1538. De joya bibliográfica, de tratado de exhaustividad monumental podría calificarse este libro, que lleva por título En los pueblos pequeños también nacen hombres ilustres y santos: Santo Toribio Alfonso Mogrovejo y Morán, el hombre humano, hispano y cristiano para todos los tiempos , y que será presentado el lunes día 27 de abril, en el centro parroquial de Villaquejida, a las dos de la tarde y con motivo de las fiestas de la localidad.

Manuel Giganto, natural del vecino Algadefe, ha venido reuniendo datos sobre el santo leonés desde el año 1947, cuando monseñor Felipe Gallego, también de Villaquejida, llegó a su pueblo natal con reliquias de Santo Toribio. Y ahí fue donde comenzó el peregrinaje de Manuel Giganto tras la pista de su paisano: copiando a mano, a veces en letra gótica y papel vegetal -”como hizo en la catedral de Cuenca-” los catecismos y otras obras del santo, recorriendo más de 200 archivos y consultando unos 150.000 documentos en España, Hispanoamérica y el Vaticano, especialmente durante los últimos 36 años.

Y esto es sólo el primer tomo. Porque Giganto ya ultima el segundo y definitivo, que consiste en un estudio antropométrico completo, basado en las reliquias que se conservan del santo, y que «nos permite conocer cómo era Toribio Mogrovejo, tanto la estatura como el perímetro, los ojos, la nariz, la boca... todo», comenta el autor. Destacan sobremanera los árboles genealógicos incluidos, en los que, con minuciosidad y sorprendente amor por el detalle, se consignan todas las ramificaciones familiares desde los primeros fundadores de la dinastía en Luarna, luego Mogrovejo, en el valle de Liébana. Y una de las conclusiones que ofrecen estos árboles u «organigramas» (sistema inventado por Giganto que permite consultar, con mucha mayor claridad que en un árbol convencional, los nombres y fechas de nacimiento, muerte y casamiento de cada personaje) es que Santo Toribio estaba emparentado, hasta en tres puntos de entronque diferentes, con la Casa Real de Borbón, a la que pertenece el actual rey de España, Don Juan Carlos I.

La familia, al completo. Gracias también a la ayuda prestada por los herederos actuales del legado familiar, quienes le permitieron consultar unos 17.000 folios, Manuel Giganto presenta hasta 24 generaciones de esta familia, prácticamente desde el año 1200, con todas las posesiones, patronazgos y mayorazgos de los apellidos Mogrovejo, Morán, Coco y Robledo. Otra información hasta ahora desconocida era el número de hermanos del santo: Manuel Giganto ha demostrado que son siete, contando a Toribio. La consulta de gran parte de los testamentos y archivos parroquiales del sur de León y provincias limítrofes le ha revelado sus vidas, nacimientos, casorios, defunciones... y todo está en el libro. El padre fue abogado, tuvo bufete propio en Benavente, tres de sus hijos nacieron en Villaquejida y cuatro en Mayorga (Valladolid). Todo el resto de la biografía está presente, asimismo, con multiplicidad de datos, cifras y fechas, planos, mapas, iconografía del santo, etc.

Cursó sus primeros estudios en Mayorga, a donde se había trasladado la familia, y luego en Valladolid desde los doce años. Continuó sus estudios en Salamanca, de la mano de su tío Juan, gran catedrático de Cánones, una autoridad en toda Europa, y después pasó a Coimbra. El rey Felipe II lo seleccionó para inquisidor de Granada, pese a no haber terminado su doctorado, y más tarde lo elige para arzobispo de la ciudad de Los Reyes, hoy Lima (Perú), nombramiento que aprobó el papa en el año 1588.

29/IV/2009

«Tiene 550 páginas, más de 100 fotografías en color y en blanco y negro y pesa más dos kilos». Así comenzó ayer Manuel Giganto en Villaquejida su presentación del libro. En los pequeños pueblos también nacen hombres ilustres y santos: Santo Toribio Alfonso Mogrovejo y Morán, el hombre humano, hispano y cristiano para todos los tiempos . El autor lleva estudiando casi medio siglo miles de papeles, árboles genealógicos, archivos... para elaborar la más importante biografía de este santo leonés, que deja bien claro que nació en Villaquejida en 1538. En sus investigaciones, Giganto no duda en afirmar que el linaje de Santo Toribio de Mogrovejo está emparentado con la actual familia Real. Fue arzobispo de Lima y murió en la ciudad de Saña o Zaña en 1606. Fue beatificado por el Papa Inocencio XI en 1669 y beatificado por Benedicto XII en 1726. Al acto de presentación realizado ayer acudió numeroso público.

 

Leer todo...

sábado, 9 de mayo de 2009

PROFETA DE NUESTRO TIEMPO, TOMÁS MORALES, 2ª edición

Javier del Hoyo Profeta de nuestro tiempo (Tomás Morales SJ, 1908-1994), 2ª ed. Encuentro, Madrid, 2009, 527 pp.

Se publica la segunda edición de la que fuese en 1995 la primera del P. Tomás Morales, a seis meses de su muerte. Javier del Hoyo, su autor, tuvo la suerte de entrevistar detenidamente a su biografiado y contar con un arsenal documental para presentarnos su vida y obra en tan poco tiempo. Las 414 páginas y 32 fotos de la primera edición, se han convertido en 527 y 34, mucho mejor editadas; realmente se lee con agrado.

Catorce años después, sale enriquecida gracias a las múltiples sugerencias y ricos testimonios de los ávidos lectores –algunos obispos- que pronto agotaron la primera edición de 1995. A ello se suman las diversas publicaciones sobre distintos aspectos de su persona y obra (ed. Encuentro, Madrid 1997-2000), las actas de del I Congreso Internacional (CSM, Madrid, 2006), las 2.630 cartas autenticadas, la digitalización y transcripción de sus palabras, la recopilación y escaneo del material gráfico, la publicación de monográficos como el de A. de Gregorio “Por las huellas de la pedagogía del padre Tomás Morales, un idealista con los pies en la tierra” (FUE, Madrid 2007) y Vida y obras de Tomás Morales, SJ. Biografía (BAC, Madrid 2008; I tomo 312 pp., II tomo 790 pp.) de la postuladora de la causa de beatificación M. ª Victoria Hernández Rodríguez.

Más de 1.500 citas y referencias se detallan en el cuerpo del texto, 740 del propio P. Morales y 755 de otros autores; 57 notas a pie de página, muy oportunas. Nos dice el autor y lo consigue que ha intentado un equilibrio entre el rigor de la biografía-tesis doctoral y la forma de la biografía novelada. Se mantiene la estructura cronológica-vital en siete apartados: Infancia-juventud-primeros estudios, formación universitaria, formación jesuítica, creador de obras, separación-traslado-purificación interior, plenitud, hacia la casa del Padre. Se incorporan 13 acápites de gran interés: vigor de la predicación, un estilo de actuación, Hogar del Botones, nada es lo que fue (sobre los cambios en la Iglesia, España, Cruzada-Milicia, el propio Padre Morales), la nueva sociedad española, década desconcertante y misericordiosa (1963-1973), maestro de directores de ejercicios, de M. Maravillas a M. Carmen (ligeramente retocado), “ut omnes unum sint” (sobre la unidad en la institución), en busca de un hueco (sobre el proceso de beatificación), “his ossa bene quiescant” (“que aquí descansen bien los huesos”, acerca del oratorio donde reposan sus restos en Juan de Mena 23, Madrid).

El autor nos aporta su espléndida formación académica como doctor en filología clásica, su permanente dedicación a la enseñanza universitaria, su incansable búsqueda de la verdad en torno al siervo de Dios a quien tanto trató, y ¿por qué no decirlo? nos entrega su propia vida que impregna de vigor todo el libro. Así concluye: “P. Morales, descanse en paz, Amén. Pero no nos deje descansar a nosotros en paz. Ni un minuto de nuestra vida. También nosotros queremos tener prisa por meter almas en el cielo. Padre, que termino. Pero no lo haré –después de todo este tiempo que he estado escudriñando su vida- sin confesarle que usted fue realmente un hombre divertido. La Iglesia dirá con el tiempo si santo, que todavía no es momento. Hasta la vista. Nos veremos”

En conclusión, no nos podemos perder obra tan lograda y que tanto ayudará a seguir la huella del Siervo de Dios Tomás Morales. Escrita con precisión y elegancia, no exenta de devota pasión, se lee con fluidez y unción.

Leer todo...

GUSTAVO PONS MUZZO EN COLLI SAPIENS 27

http://www.ucss.edu.pe/pdf/collins/colli_27.pdf

En esta dirección están colgados 27 boletines dedicados a la historia de Lima Norte o a personajes destacados del Perú como el Dr. Gustavo Pons Muzzo en el presente número 27. La foto es una gentileza de María Elsa Pons Muzzo, hija del Maestro.

Leer todo...

viernes, 8 de mayo de 2009

LAICOS EN MARCHA DESDE EL CORAZÓN DE ESPAÑA

http://www.alfayomega.es/Revista/2009/640/07_iglesiamadrid1.html

IGLESIA EN MADRID

Getafe acogió, el pasado fin de semana, el I Encuentro

Laicos en marcha, convocado por el Instituto

Secular Cruzados de Santa María. En él, unas 500

personas pusieron en común sus experiencias de evangelización.

La cita comenzó el viernes, llenando totalmente

el Teatro García Lorca, para asistir al musical Hijos de la

libertad, preparado por más de 60 miembros de la Milicia

de Santa María. El musical se centra en Onésimo, el esclavo

por el que san Pablo intercedió, aunque también hace referencia

a la vida del Apóstol.

El sábado por la mañana, monseñor Rafael Zornoza,

obispo auxiliar de Getafe, y don Fernando Martín, Director

General de los Cruzados, impartieron sendas catequesis.

Monseñor Zornoza afirmó que el haber recibido la vida

de Cristo implica «que nuestra vida tiene que mostrar el

camino de la Vida a los demás», por medio de «la adoración

al Señor, el criterio de Dios y el amor activo por el ser humano

». El señor Martín exhortó a los participantes a «ser

portadores de la luz de Dios entre los hombres», algo que

es «tarea de los cristianos» y parte de la «vocación de todos

a la santidad».

Por la tarde, los participantes se repartieron por la ciudad

para asistir a once talleres sobre temas que afectan a la

presencia de los católicos en la sociedad: bioética y defensa

de la vida, medios de comunicación, presencia en

política, educación, familia, mundo laboral, solidaridad,

ocio, etc. El día concluyó con una Vigilia de oración en

la catedral de Getafe, presidida por el arzobispo de Pamplona,

monseñor Francisco Pérez, que animó a los asistentes

a «ser estela de la luz que se encendió a través de vuestro

fundador, el padre Morales».

Así se prepararon los asistentes para peregrinar, en la

mañana del domingo, al Cerro de los Ángeles para la celebración

de la Eucaristía, presidida por monseñor Joaquín

María López de Andújar, obispo de Getafe. En la homilía,

el obispo subrayó que «los fieles laicos serán fermento

del mundo para la santidad de los hermanos, si se insertan

junto a sus pastores en la sociedad». Evangelizar –añadió–

es «revelar al ser humano que está en los brazos de un

Padre que es todo Amor».

María Martínez López

 

Leer todo...

DESDE TIERRA SANTA

Amigos: Les comparto esta preciosa carta que Monseñor Alemany nos envía desde Tierra Santa, justo en estos días en que todos miramos con esperanza la peregrinación del Vicario de Cristo.

 POR LA TIERRA DE JESÚS

No es fácil estar por Tierra Santa y no contarlo a los amigos. Mas difícil es estar en Jerusalén y no decir nada a mis lectores de cada semana. Pues sí.

Somos un grupo de 26 personas. El nombre de nuestro grupo es Peregrinación con la Santísima Trinidad 2009.

Tenemos nuestro librito para hacer las oraciones cada día y para cantar, tanto en el ómnibus como en los lugares donde hemos celebrado la Santa Misa.

Para distinguirnos hemos hecho unas pañoletas con la Santísima Trinidad y el mismo icono esta estampado en nuestros gorros e insignias.

Y que hemos hecho en este tiempo?

En la primera etapa fuimos a confirmar la fe junto a Pedro. Participamos en la audiencia del miércoles y visitamos las 4 basílicas “papales”. También visitamos la iglesia de San Alfonso donde se encuentra el icono original del Perpetuo Socorro que está en nuestra casa redentorista de la vía Merulana, calle que va de San Juan de Letrán a Santa María la Mayor, como pidió la Virgen.

Visitamos también la Roma Antigua…

En la segunda etapa llegamos a la tierra de Jesús.

Nuestra entrada fue por “Jafa” que tiene los recuerdos tanto del cetáceo que se tragó a Jonás como la presencia de San Pedro que fue llamado por Cornelio, rompiendo aquella iglesia cerrada únicamente en la comunidad judía y abriéndose a los paganos; es decir, a la universalidad.

También recordamos cómo San Pedro resucitó a Tabita.

Sobre un paisaje hermoso de mar Mediterráneo, vimos por fuera la iglesia de San Pedro el pescador.

De ahí pasamos a Cesarea marítima donde Herodes construyó su palacio. En una película pudimos ver las diversas invasiones, destrucciones y reconstrucciones que hubo en esta ciudad importante a través de los siglos.

De ahí pasamos a Haifa, que está sobre el monte Carmelo donde pudimos entrar en la cueva de Elías. (Haifa es la tercera ciudad de Israel después de Tel Aviv y Jerusalén, que es la capital).

Y por fin, al atardecer, pudimos contemplar el mar de Tiberiades y alojarnos en un hotel que está a las orillas del mismo.

En aquella región recorrimos los distintos lugares por donde anduvo Jesús en su apostolado de Galilea y visitamos la iglesia del primado de San Pedro; de allí  bajamos al lago para tocar, por primera vez con emoción por los recuerdos que traía, el agua que era la misma y distinta del tiempo de Jesús.

Pasamos a Cafarnaum donde encontramos los restos de la sinagoga en la cual Jesús habló del pan de vida y muy cerca de ella la casa de San Pedro sobre la cual se ha construido una iglesia moderna.

Hemos visitado también el monte Tabor, con su hermoso templo; hemos visto el monte de las tentaciones desde un mirador en la carretera, ya que no es fácil llegar al antiguo monasterio que está construido en ese cerro escarpado.

Hemos pasado también por Nazaret donde estaba la casa de José, muy cerca por cierto del santuario de la encarnación donde celebramos la Santa Misa que se encontraba en arreglos por la próxima visita del Papa a estas tierras. 

En la casa de Santa Ana visitamos el lugar donde nació la Virgen María.

Visitamos también Santa Catalina bajo la cual esta la cueva donde nació Jesús señalada por una estrella de 14 puntas que recuerda el número 14 de la genealogía según nos cuenta San Mateo.

Esta es la primera parte de nuestra peregrinación. Continuaremos en otro momento.

Para nosotros lo más importante ha sido poder unir a nuestra fe la geografía de los lugares por donde pasó Jesús.

Si hemos dicho muchas veces que la vida del cristiano es pasar de los signos al significado, en estos días lo hemos podido gozar mucho más porque todo nos lo facilitaba.

Un momento de especial alegría fue, precisamente, el paseo en barco por el lago de Tiberiades que llevó nuestra imaginación a la barquita que Jesús utilizó en varias oportunidades y que posiblemente era la de Pedro el pescador.

+ José Ignacio Alemany Grau, Obispo

 

http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/travels/2009/index_holy-land_sp.htm

PEREGRINACIÓN
DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI
A TIERRA SANTA

8-15 DE MAYO DE 2009

PROGRAMA

 

ITALIA

Viernes 8 de mayo de 2009

Roma

09.30

Salida del aeropuerto internacional Leonardo da Vinci de Fiumicino (Roma) hacia el aeropuerto internacional Reina Alia de Ammán (Jordania)

 

 

TIERRA SANTA

Ammán

14.30

Ceremonia de Bienvenida en el aeropuerto internacional Reina Alia de Ammán

Discurso del Santo Padre

15.30

Visita al Centro "Regina Pacis" de Ammán

Discurso del Santo Padre

17.40

Visita de cortesía a sus majestades el rey y la reina de Jordania en el palacio real Al-Husseinye de Ammán

 

 

Sábado 9 de mayo de 2009

 

07.15

Santa Misa en privado en la capilla de la Nunciatura Apostólica de Ammán

 

 

Monte Nebo

09.15

Visita a la antigua Basílica del Memorial de Moisés en el Monte Nebo

Discurso del Santo Padre

 

Madaba

10.30

Bendición de la primera piedra de la Universidad de Madaba del Patriarcado latino

Discurso del Santo Padre

 

Ammán

11.30

Visita al museo Hachemita y a la mezquita Al-Hussein Bin Talal de Ammán

 

11.45

Encuentro con los líderes religiosos musulmanes, el Cuerpo diplomático y  los rectores de las universidades de Jordania en el patio exterior de la mezquita Al-Hussein Bin Talal de Ammán

Discurso del Santo Padre

17.30

Celebración de las Vísperas con los sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas y movimientos eclesiales en la catedral greco-melquita de San Jorge, Ammán

Discurso del Santo Padre

 

Domingo 10 de mayo de 2009

10.00

Santa Misa en el Estadio Internacional de Ammán

Homilía del Santo Padre

 

Rezo del Regina Cæli en el Estadio Internacional de Ammán

Palabras del Santo Padre

12.45

Comida con los patriarcas, los obispos y el séquito papal en el Vicariato Latino de Ammán

 

 

Bethany beyond the Jordan

17.30

Visita a Betania junto al río Jordán - Lugar del Bautismo de Cristo

 

18.00

Bendición de las primeras piedras de las iglesias de los latinos y de los greco-melquitas en Betania junto al río Jordán

Discurso del Santo Padre

 

Lunes 11 de mayo de 2009

Ammán

07.30

Santa Misa en privado en la capilla de la Nunciatura Apostólica de Ammán

 

10.00

Ceremonia de despedida en el aeropuerto internacional Reina Alia de Ammán

Discurso del Santo Padre

10.30

Salida en avión desde el aeropuerto internacional Reina Alia de Ammán (Jordania) hacia el aeropuerto internacional Ben Gurion de Tel Aviv (Israel)

 

 

Tel Aviv

11.00

Ceremonia de bienvenida en el aeropuerto internacional Ben Gurion de Tel Aviv

Discurso del Santo Padre

 

Jerusalén

16.15

Visita de cortesía al Presidente del Estado de Israel en el palacio presidencial de Jerusalén

Discurso del Santo Padre

17.45

Visita al Memorial de Yad Vashem de Jerusalén

Discurso del Santo Padre

18.45

Encuentro con las organizaciones para el diálogo interreligioso en el Auditorio del Notre Dame of Jerusalem Center

Discurso del Santo Padre

 

Martes 12 de mayo de 2009

 

09.00

Visita a la cúpula de la Roca en la explanada de las mezquitas de Jerusalén

 

 

Visita de cortesía al Gran Mufti en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén

Discurso del Santo Padre

10.00

Visita al Muro occidental de Jerusalén

 

10.45

Visita de cortesía a los dos Grandes Rabinos de Jerusalén en el Centro Hechal Shlomo de Jerusalén

Discurso del Santo Padre

11.50

Rezo del Regina Coeli con los Ordinarios de Tierra Santa en el Cenáculo de Jerusalén

Discurso del Santo Padre

12.30

Breve visita a la concatedral de los latinos en Jerusalén

 

13.00

Comida con los Ordinarios de Tierra Santa, los abades y el séquito papal en el Patriarcado de los latinos di Jerusalén

 

16.30

Santa Misa en el Valle de Josafat de Jerusalén

Homilía del Santo Padre

 

Miércoles 13 de mayo de 2009

Belén

09.00

Ceremonia de bienvenida en la plaza situada frente al palacio presidencial de Belén

Discurso del Santo Padre

10.00

Santa Misa en la plaza del Pesebre de Belén

Homilía del Santo Padre

12.30

Comida con los Ordinarios de Tierra Santa, la comunidad de los franciscanos y el séquito papal en la Casa Nova del convento de Belén

 

15.30

Visita privada a la Gruta de la Natividad de Belén

 

16.10

Visita al hospital Cáritas Baby de Belén

 

16.45

Visita al Campo de refugiados Aida, en Belén

Discurso del Santo Padre

18.00

Visita de cortesía al Presidente de la Autoridad Nacional Palestina en el palacio presidencial de Belén

 

18.40

Ceremonia de despedida en el patio del palacio presidencial

Discurso del Santo Padre

 

Jueves 14 de mayo de 2009

Nazaret

10.00

Santa Misa en el Monte del Precipicio, Nazaret

Homilía del Santo Padre

12.30

Comida con los Ordinarios locales, la comunidad de los franciscanos y el séquito papal en el convento de los franciscanos de Nazaret

 

15.50

Encuentro con el Primer Ministro israelí en el convento de los franciscanos de Nazaret

 

16.30

Saludo a los líderes religiosos de Galilea en el Auditorio del Santuario de la Anunciación de Nazaret

Discurso del Santo Padre

17.00

Visita a la Gruta de la Anunciación de Nazaret

 

17.30

Celebración de las Vísperas con los Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, movimientos eclesiales y agentes de pastoral de Galilea en la Basílica superior de la Anunciación de Nazaret

Discurso del Santo Padre

 

Viernes 15 de mayo de 2009

Jerusalén

07.30

Santa Misa en privado en la capilla de la Delegación Apostólica de Jerusalén

 

09.15

Encuentro ecuménico en el Sala del Trono de la Sede del Patriarcado greco-ortodoxo de Jerusalén

Discurso del Santo Padre

10.15

Visita al Santo Sepulcro de Jerusalén

Discurso del Santo Padre

11.10

Visita a la iglesia patriarcal armenio-apostólica de Santiago de Jerusalén

Discurso del Santo Padre

Tel Aviv

13.30

Ceremonia de despedida en el aeropuerto internacional Ben Gurion de Tel Aviv

Discurso del Santo Padre

14.00

Salida del aeropuerto internacional Ben Gurion de Tel Aviv (Israel) hacia el aeropuerto de Ciampino (Roma)

 

 

Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal