viernes, 29 de abril de 2011

LOS DERECHOS HUMANOS Y EL CARDENAL CIPRIANI

Les comparto la entrevista de CORREO este miércoles 27 de abril, fiesta de Santo Toribio, al sucesor en el Arzobispado S.E. Cardenal Juan Luis Cipriani, y donde se pasa revista al momento que vive Perú, en tiempos de elecciones.
Gentileza de Francesco Pini

Leer todo...

RUTA TORIBIANA EN LIMA

INSTITUTO DE ESTUDIOS TORIBIANOS

 

Con motivo de la celebración de Santo Toribio se invita a la Conferencia

 

CONTEXTO ARTÍSTICO EN TIEMPOS DE SANTO TORIBIO. RUTA TORIBIANA EN LIMA

 

Arquitecto Luis Villacorta Santomato

Historiador José Antonio Benito Rodríguez

 

 

Se inaugurara la muestra "La evangelización de Santo Toribio: Multiculturalidad e identidad en América Latina".

 

Día: LUNES 2 DE MAYO

Hora: 11 a.m.

 

Lugar: TEATRIN DEL SEMINARIO SANTO TORIBIO

 

Según acuerdo del Consejo se suspenden las clases a las 11.00 a.m.

Se considerará como una hora de actividades complementarias.

 

 

 

 ENTRADA LIBRE (Por Av. Sucre, por el Seminario)

 

P. Carlos Rosell De Almeida

Director de Estudios Teológicos.

 

Pueblo Libre, 8 abril 2011

Nº5/2011/DET

(Foto del cráneo de Santo Toribio en el Palacio Arzobispal y Nuestra Señora de Copacabana)

Leer todo...

miércoles, 27 de abril de 2011

LIMA CELEBRA BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II

Acabo de entrevistar en programa EL PUENTE de PAX TV al Mayordomo General y al Secretario de la hermandad del Señor de Santa Catalina, quienes están organizando para toda Lima la Solemne Vigilia por Beatificación de Juan Pablo II   para el sábado 30 de abril desde las 10 de la noche, en el Atrio del Monasterio de Santa Catalina (esq. Jr Puno y Jr. Andahuaylas - Cercado de Lima).
 
En tal sentido la vigilia contará con proyecciones de vídeos de las visitas de Juan Pablo II al Perú, oraciones, rezo del Santo Rosario, la Santa Misa al final de la beatificación (hacia las 7.30 a.m.); así como el recorrido procesional de la venerada imagen del Señor del Santuario de Santa Catalina.  
 
Cabe recordar que el Señor del Santuario de Santa Catalina es el Cristo que presidió los Altares de Monterrico (1985) y San Miguel (1988), en las dos visitas del Papa Juan Pablo II al Perú. La verdad es que me ha cautivado por su belleza y espiritualidad. Les comparto algunas fotos cedidas por la Hermandad.
 
Para mayor información sobre la vigilia comunicarse con Ernesto La Hoz, Secretario General de la hermandad al correo hsssc_secretariogeneral@hotmail.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o a los teléfonos: (99) 812*5313 / 999087088
Leer todo...

A JUAN PABLO II EN SU VISITA A ESPAÑA. María Antonia Rodríguez, 1982




Mi madre que está ya con Juan Pablo II, le dedicó este largo poema recordando su siembra a manos llenas en la primera visita a España.


Su foto de aquellos tiempos, junto con la de mi hermana Marian y su saludo al Papa.



A JUAN PABLO II EN SU VISITA A ESPAÑA


María Antonia Rodríguez, 1982



Al venir el Papa a España


lo debemos meditar,


no vino en plan turista,


vino a traernos la paz.


Es el mayor misionero


que nos dice la Verdad,


que Dios nació en Belén


y ejemplo nos quiso dar.


Que murió por nosotros


y nos sabe perdonar,


eso tenemos que hacer


si nos queremos salvar.


Al besar tierra española


escalofríos me dan,


ya que ha sido el primer Papa


que nos viene a visitar.


Lo primero que visita


Ávila la gran ciudad,


en donde Santa Teresa


fundó un Carmelo leal.


Y las monjas de clausura


rebosan felicidad,


al ser ellas las primeras


de ver a Su Santidad.


Pues parecían palomas


volando en un palomar,


todas con las tocas blancas


no se cansan de cantar.


Con las monjas Teresianas


fuimos en un autocar,


y a las seis de la mañana


alegres, venga a cantar.


Pero más madrugó el Papa


cómo voy a comparar,


si él estaba deseando


la doctrina predicar.


Pero las gentes de Ávila


bien nos quieren recibir,


nos dan a la entrada un libro


y también un banderín.


Ya nos entra la emoción


ya queremos ver al Papa,


para que nos ilumine


y alimente nuestras almas.


Y que bien alimentadas,


eso sólo lo hace Dios,


que fue una gran homilía


la caridad y el amor.


Cómo se quedó mi alma


al ver a Su Santidad,


me pareció Jesucristo


predicando la verdad.


Como IV Centenario


ya que en Alba se enterró,


meditemos en silencio


los conventos que fundó.


En Salamanca la voz


que por las calles se oía,


¡que poquito ha estado el Papa


haciéndonos compañía!.


Y las familias cristianas


que falta hacen en el mundo,


por eso el Papa ha querido


tocar aquí el primer punto.


De nuestros fieles difuntos


pronto de ellos se acordó,


por eso en el cementerio,


un responso le rezó.


Al héroe Pedro Bastardo


tengamos también presente,


que por ir a ver al Papa


encontró una buena muerte.


Pero en el cielo estará


ya que en gracia había vivido,


el estaba en la Milicia


bien amado y bien querido.


En el Santiago Bernabéu,


esto fue conmovedor,


la emoción de tantos jóvenes


verlos por televisión.


Aquí el Papa conmovió


“vosotros sois la esperanza


de la católica España


para salvar a las almas”.


Respondieron a una voz


“por las almas a luchar”


haciendo el bien en el mundo,


más almas se salvarán.


Al ser el Santo del Papa


le cantan ¡felicidad!


y nosotros oraciones


desde el pueblo de Rollán.


Cómo a San Juan de la Cruz


lo habíamos de olvidar,


si vino también por él


y al sepulcro visitar.


También tenemos la suerte


que en estas tierras de España,


sor Ángela de la Cruz


ha sido beatificada.


Y que las niñas que nazcan


le quieran poner de nombre


el de Ángela de la Cruz


y Juan Pablo a los varones.


Ya la católica España


se va decayendo más,


pediremos con más fe


y el terror terminará.


El apostolado seglar


es también muy principal,


haciendo bien en el mundo


más almas se salvarán.


El castillo de Javier


bien nos da que meditar,


vayan muchos misioneros


por el mundo a predicar.


Ya el Papa está en Zaragoza


ante el altar del Pilar,


que le siga dando fuerza


para poder predicar.


En Monserrat el trabajo,


pensad bien y meditar,


que rezándole a la Virgen


Ella lo concederá.


Cómo se pasan los días,


estamos en lo mejor,


un centenar de diáconos,


sacerdotes ordenó.


Ancianos, enfermos, niños,


a todos en general,


que haya siempre entre nosotros


ejemplo de caridad.


Los marinos en la mar


le hace falta mucha fe,


y que piensen en el alma


si no van a perecer.


Las ofrendas que le han hecho


como símbolo de amor,


llevará siempre a España


dentro de su corazón.


Y si alguna falta ha visto


nos lo sabrá perdonar,


siete veces pecó el justo


nosotros alguna más.


También los Reyes de España


bien recibieron al Papa,


que Dios le dé mucha fe


para poder gobernar.


El Papa ya se despide


y nos dice en su homilía,


¡hasta siempre!,


¡adiós España,


adiós tierra de María!.




Leer todo...

LAS MENTIRAS DEL NOBEL DON MARIO Y SU MALTRATO AL CARDENAL



LAS MENTIRAS DEL NOBEL DON MARIO Y SU MALTRATO AL CARDENAL

Estimado don Mario:
Soy uno de los miles de españoles y peruanos que ha celebrado no sólo
su Nobel de Literatura sino toda su brillante carrera literaria.
Cuando mi Universidad de Valladolid le confirió el doctorado honoris
causa, cuando mi Arequipa de adopción le tributó un entrañable
homenaje, cuando fui padrino de los graduados de la Universidad
Católica Sedes Sapientiae que le honró tomando su nombre.
Sin embargo, sus palabras hacia el Cardenal Cipriani rayan el insulto
y el maltrato. Y salgo en su defensa no sólo por ser el referente de
los católicos peruanos (más del 80% de la nación), sino también por
ser una persona y como toda persona digna de respeto. Si además, es un
profesional ingeniero, de la selección nacional de básket, autor de
varios libros, docente de la Facultad de Teología, peruano cien por
cien, muy amigo del Papa Juan Pablo II y Benedicto XVI…ciertamente que
se lo merece

En la entrevista que: XAVI AYÉN le hizo a usted para La Vanguardia.es
(11-4-2011), respondió a la pregunta ¿La Iglesia ha tenido un papel en
estas elecciones?
"Aquí en Lima tenemos un arzobispo que es del Opus Dei, monseñor
Cipriani, un fujimorista destacado, cómplice descarado de la dictadura
que se hizo famoso por una frase: dijo que "los derechos humanos son
una cojudez", palabrota peruana que equivale a gilipollez. Uno de los
crímenes peores que cometió la dictadura de Fujimori fue una
castración de miles de campesinas de los Andes, a las que el
Ministerio de Salud engañó diciéndoles que las iban a vacunar y en
realidad las castraron, las esterilizaron a todas. ¡A miles! El
arzobispo Cipriani, que echa sapos y culebras cada vez que se menciona
el aborto, no dijo una sola palabra ante esta monstruosidad criminal,
sobre la que reina un silencio ominoso".
"La verdad les hará libres" dijo Jesús. Si usted quiere vivir la
libertad de la que se proclama abanderado, debería pedir disculpas por
las mentiras y calumnias propaladas. Steven Mosher, presidente de la
organización norteamericana que destapó los casos de esterilización
forzosa durante el gobierno de Fujimori y llevó la denuncia hasta el
Congreso de los Estados Unidos, escribió: "Lo que Vargas Llosa no sabe
es que el cardenal Cipriani jugó un papel decisivo en el esfuerzo por
detener la campaña de planificación familiar forzada del presidente
peruano Fujimori", precisó Mosher, líder de la organización de
derechos humanos "Population Research Institute" (PRI) con sede en
Virginia. Para Mosher, el Purpurado peruano jugó un papel decisivo
para detener las violaciones. Según el investigador, el PRI ayudó a
Cipriani a exponer al mundo los abusos inhumanos de las campañas de
esterilización y "es difícil de comprender por qué el novelista Vargas
Llosa niega lo obvio. Él debería saber que, cuando se comenta respecto
a abusos contra los derechos humanos, debería concentrarse en los
hechos, no en la ficción".La organización sostiene que a fines de
1997, el cardenal Cipriani, actuando junto con la Conferencia
Episcopal Peruana, invitó al PRI a investigar las violaciones de
derechos humanos de la campaña de Fujimori. Con la cooperación de la
Conferencia Episcopal Peruana, un equipo de investigadores del PRI
visitó el Perú a principios de 1998 y entrevistó a mujeres en diversas
partes del Perú. Así recogieron evidencia de primera mano de serias
violaciones de derechos humanos.
(http://www.poraccioncatolica.com.ar/pastores/pastor66.htm)
La manida frase sobre los "derechos humanos" repetida hasta la
saciedad y por la que el Cardenal pidió perdón no deja de ser un
exabrupto verbal de unos segundos frente a su obra "Catecismo social
de Juan Pablo II" preparada con motivo de la visita del Papa a Perú y
que dedica varias páginas a los derechos humanos, o la conferencia de
clausura "Los Derechos Humanos en el magisterio de la Iglesia" en el
Congreso organizado por mi Universidad (UCSS) con motivo de los 50
años de la Declaración de la ONU, amén de numerosas declaraciones en
diversos foros, y sobre todo su sensibilidad por defender los derechos
y apoyar la obra de Cáritas en Manchay o La Parada, por ejemplo.
En este momento decisivo para el Perú, invoco las palabras del Beato
Juan Pablo II por un "Perú reconciliado". Necesitamos todas las voces,
todas las sangres, todos los corazones, desde "caritas in veritate".
Sí, la caridad verdadera, la verdad cordial, nos hará libres para "con
paso firme de buen cristiano hacer grande nuestro Perú".

José Antonio Benito Rodríguez
CE 000105841

Leer todo...

martes, 26 de abril de 2011

" EL REGALO DE MARÍA " -CAMPAÑA DE RADIO MARÍA

Estimados Hermanos :

¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!!

 Radio María  anuncia el próximo inicio de su campaña "El regalo de
María", con la finalidad de recaudar los fondos necesarios para
continuar con su labor evangelizadora y llegar a más ciudades de
nuestro país.


Participar de esta campaña "El regalo de María" es algo muy sencillo,
pues consiste en que cualquier persona dentro del territorio nacional
llame al número 1833 y luego confirmar su intención de apoyar a Radio
María marcando la opción 1. De esta manera, estará realizando cada vez
una donación de cinco (5) nuevos soles, importe que el donante pagará
cuando cancele el siguiente recibo de su consumo telefónico. Para que
sea efectiva la donación, la llamada deberá realizarse desde una línea
fija de Telefónica – Movistar, sin límite de consumo ni restricciones.

La duración de la campaña es desde el 1 de mayo hasta el 15 de junio.

 Por favor apóyanos difundiéndolo entre tus familiares , amigos,
compañeros de trabajo

En este mes de Mayo tan especial por la beatificación de Juan Pablo II
porque el Papa  siempre ha estado muy cerca de Radio María .

Damos inicio a nuestra campaña.

Cordialmente

Mariela Kanematsu

Radio María

Leer todo...

Joaquín Navarro Valls sobre Juan Pablo II: "Su ejemplo es su mejor herencia, la riqueza de su magisterio y de sus escritos estará siempre muy presente"

ESPLÉNDIDA ENTREVISTA QUE LES COMPARTO DEL DIARIO ABC

Joaquín Navarro Valls sobre Juan Pablo II: "Su ejemplo es su mejor herencia, la riqueza de su magisterio y de sus escritos estará siempre muy presente"

Redación - 26/04/2011
Joaquín Navarro-Valls, médico y periodista, es la persona que el mundo entero ha visto junto a Juan Pablo II a lo largo de sus 22 años como portavoz del Papa que ahora llega a los altares. Navarro-Valls y el cardenal de Cracovia, Stanislaw Dziwisz -secretario de Karol Wojtyla durante 40 años- son los dos testigos privilegiados de la extraordinaria dimensión humana y espiritual de Juan Pablo «el Grande»

Nacido en Cartagena, doctor en Medicina por la Universidad de Barcelona y licenciado en Periodismo por la de Navarra, Joaquín Navarro-Valls era corresponsal de ABC en Roma en 1984 cuando el Papa se fijo en él y le llamó para pedirle algunas sugerencias: «Pensé que iba a ser sólo una hora… !y fueron 22 años en el Vaticano!».

Psiquiatra, periodista, portavoz de dos Papas, ensayista y escritor, Navarro-Valls es doctor «Honoris Causa» por numerosas universidades de Europa y América. Políglota, atlético, bronceado, sonriente y cordial, la «voz» de Karol Wojtyla preside ahora el Consejo Asesor de la Universidad Campus Bio-Médico de Roma.

Doctor Navarro-Valls, la presencia de Juan Pablo II ha permanecido viva incluso después de su fallecimiento. ¿Cómo la nota usted?

Es evidente su presencia, y no sólo en la riqueza de su magisterio y de sus escritos. Sigue siendo muy amado por millones de personas. Casi se diría que continúa su misión recibiendo cada día en las Grutas Vaticanas decenas de miles de visitantes.

Pero ¿no echa en falta su presencia física?

Pocos días después de su fallecimiento me preguntaron en una rueda de prensa si lo echaba de menos. Ya entonces dije: "No, no le echo de menos, sencillamente porque antes, según el trabajo que había, estaba con él dos o tres horas al día. Ahora, en cambio, puedo estar en contacto con él 24 horas al día. Le pido consejo, le pido que me ayude…". Aprendí con él a tratar a la persona humana por lo que es y no por lo que tiene

Veintidós años trabajando con Juan Pablo II es un período muy largo. ¿Qué le han dado esos años? ¿Qué le han dejado como herencia?
Juan Pablo II era el mejor testigo de lo que él mismo decía. Por eso su ejemplo es su mejor herencia. Pero si debiera reducir a una idea toda su riqueza, diría que se aprendía con él a tratar a la persona humana por lo que cada uno es y no por lo que cada uno tiene como simpatía, belleza, recursos etc.

¿Cuál es su recuerdo más intenso?
Quizá el último, la despedida ya sin palabras, cuando su final era muy próximo. Como todos los días, yo estaba en la habitación, entre otras cosas porque había que seguir informando sobre su estado. Fue una despedida silenciosa. Nos miramos a los ojos y quedó todo dicho: no se sentía la falta de las palabras. Cuando murió, sucedió en esa habitación algo muy revelador. Al fallecer el Papa no se inició una oración por su alma sino un «Te Deum» de acción de gracias por su vida, una vida muy rica que terminaba su fase terrena en ese momento.
¿Cómo era Karol Wojtyla en privado?
En privado era como se le veía en público. Pero diría que era aún mejor: un hombre enamorado y un cristiano cuya peculiaridad personal era su intensa relación directa con Dios
Juan Pablo II decía que sólo se le podía entender «desde dentro». ¿Cuál era el rasgo principal de su personalidad?
La que puede tener una criatura que es consciente de quién proviene y con quién permanece unido continuamente. Por eso su persona y su espiritualidad eran magnéticas, atractivas. Poseía muchas virtudes, que mejoraban cada día porque nunca dejó de luchar por vivir lo que esas virtudes exigían. Pero esa gama extraordinaria de virtudes no entraban en colisión unas con otras: había entre ellas una integración magnífica. Por ejemplo, no sabía perder un minuto pero, al mismo tiempo, nunca tenía prisa; nunca le vi tenso o ansioso. Yo recuerdo de modo especial su buen humor, su sonrisa. Incluso en ocasiones en las que todo parecía requerir las lágrimas.  Juan Pablo II tenía una intensa relación directa con Dios
En sus 104 viajes internacionales, Karol Wojtyla enseñó al mundo a rezar en público. ¿Era también intenso cuando rezaba en privado? ¿Es cierto que rezaba postrado en el suelo?
Una vez, cuando se creía solo en su capilla privada, le vi cantar frente al sagrario. No eran canciones litúrgicas sino baladas populares en polaco. En algunas ocasiones se le veía efectivamente rezar postrado en el suelo.
¿Era un místico?
Tenía una intensa presencia de Dios, pero alimentaba su oración con las necesidades de los demás. Le llegaban mensajes de todo el mundo, y los tenía en el reclinatorio de su capilla. Le he visto pasarse horas de rodillas con estos mensajes, uno a uno, en la mano, sobre todo tipo de sufrimientos y necesidades. Pero sabía también dar gracias por tantas cosas buenas. Creo que en la oración no se ocupaba de las cosas «suyas» sino de las de los demás. Y confiaba mucho en la misericordia de Dios. Por eso su beatificación va a tener lugar en el Domingo de la Divina Misericordia, una fiesta que él instituyó y en cuya víspera falleció.
¿Se puede decir que fuese también un estoico? ¿Cómo era su mortificación?
No era un moralista rígido ni un estoico. Sus mortificaciones eran muy frecuentes, pero sobre todo, ordinarias. Pequeños sacrificios como rechazar sin darle mayor importancia la cama que le ofrecen en un vuelo intercontinental, retrasar beber agua en países de calor sofocante y cosas así. En algunos períodos del año hacia una sola comida al día. Y la víspera de una ordenación episcopal o sacerdotal ayunaba siempre.
¿Cuál era su secreto de comunicador?
Su eficacia comunicativa se basaba más en lo que decía, que no en como lo decía. Diría que la verdad de lo que decía se veía también en el modo expresivo como lo decía.
¿Pero cómo conseguía capturar siempre las cámaras?
-En 1987, durante un viaje a Estados Unidos, un periodista del New York Times dijo «el Papa domina la televisión simplemente ignorándola». No preparaba la escenografía, no aceptaba maquillaje, no prestaba atención a las cámaras ni a las luces, sino sólo a la gente. La gente que, para él, era siempre una persona concreta junto a otras personas singulares.
¿Le daba a usted indicaciones concretas sobre lo que tenía que decir como portavoz?
Confiaba en la profesionalidad de las personas que tenía a su alrededor. Por ejemplo, en 1991, me comunicó con detalle que le habían diagnosticado un tumor en el colon que, entonces, se presumía maligno. Su propósito era anunciar días después en el Ángelus, con pocas palabras, que iba a ser internado y que rezaran por él. Y añadió: "Luego, usted, que conoce los detalles, diga lo que le parezca oportuno". Tenía mucha confianza en el criterio de cada uno de nosotros. En 22 años no recuerdo que, después de haber tratado a fondo algún tema, me dijera ni una sola vez: "pero esta información es sólo para usted, no la comunique".  Era optimista y tenía un extraordinario buen humor
Juan Pablo II es una de las personas que más ha hablado en público en toda la historia. ¿Sabía también escuchar?
Escuchaba mucho y atentamente, a veces durante largas horas, tanto a los visitantes como a quienes frecuentemente invitaba a su mesa. Más que dar indicaciones, lo que solía hacer era pedir consejos o sugerencias. Luego, naturalmente, sabía decidir.
Los santos suelen tener buen humor. ¿Lo tenía Juan Pablo II?
Entre tantas cualidades humanas tenía también un extraordinario buen humor que iba más allá de un simple rasgo de carácter. Era también el resultado de una convicción, de un interpretar todo con el parámetro de la fe. Era optimista, no obstante todo, porque sabía que al final de la historia humana está Dios, y no el vacío de la nada.
Usted le acompañó en muchas escapadas "secretas" a las montañas cerca de Roma. ¿Cómo era Juan Pablo II en un día de excursión?
Es una pena que no hubiésemos hecho algunas más, pues el peso del trabajo y de la responsabilidad en aquel mundo tenso de los años ochenta era tremendo. Solíamos salir por la tarde en un coche anónimo, atravesábamos el tráfico endiablado de Roma y tomábamos una autopista hasta una casita pequeña en las montañas. Dormíamos allí, y a la mañana siguiente el Papa esquiaba unas horas o caminaba. Y nadie le reconocía porque nadie podía imaginarse al Papa esperando el telesilla. Eran pocas horas, pero era una delicia.
Usted le acompañó en viajes a 160 países. ¿Cómo preparaba esos viajes?
Dedicaba más tiempo a prepararlos que a hacerlos. Se enteraba en profundidad sobre la situación de cada país, su geografía, su historia, sus etnias, sus idiomas, etc. Dedicaba meses o semanas a estudiar el idioma de un país, incluso los más difíciles. Recuerdo que en Japón pronunció todos sus discursos y homilías en japonés… Una vez me explicó de modo sencillo por qué viajaba tanto: "Antes la gente iba a las parroquias. Ahora es el párroco el que tiene que ir a visitar a la gente".
¿Cuál fue el viaje más importante?
Hubo muchos muy importantes, como los de Polonia, por ejemplo. Pero a mí me impresiona el que hizo a Azerbaiján, una ex república soviética en el Cáucaso, cuando ya no podía caminar, tenía más de 80 años y muchas dificultades para hablar. El número de católicos en ese país era inferior a 200, pero quiso ir porque consideraba que ese puñado de católicos tenía también derecho a estar con el Papa
¿Y el viaje más peligroso?
Probablemente la visita a Sarajevo, que sufrió retrasos y fue muy difícil de preparar por motivos de seguridad. Poco antes de aterrizar nos informaron que Juan Pablo II no podría ir en papamóvil sino en helicóptero desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad, pues las fuerzas de Naciones Unidas acababan de descubrir en un puente una cantidad alta de explosivos. Se lo dije al Papa, pero él preguntó: «¿Hay gente esperando en el recorrido?». Le dije que sí, y entonces respondió: «Pues se hace como estaba planeado».
Usted viajó a Moscú en 1988 para entregar a Mijail Gorbachov una larga carta personal del Papa. ¿Cómo fue la posterior visita de Gorbachov al Vaticano y su juicio sobre el papel de Juan Pablo II en la caída del Muro de Berlín?
La visita de Gorbachov fue un encuentro extraordinario: la primera vez que un Secretario General del Partido Comunista Soviético visitaba a un Papa, y el modo en que se entendieron. Aquel mismo día el Papa me dijo: «Es un hombre de principios». Aunque Gorbachov ha reconocido en público el mérito del Papa, el gran protagonista de la caída del muro de Berlín fue él, ya que mantuvo la promesa de no intervenir militarmente en los países del Pacto de Varsovia y evitó también una reacción militar de Berlín.
¿Se puede decir que fue el Papa de la dignidad de la persona, el Papa de los derechos humanos?
Todo su pontificado ha sido una defensa de la dignidad trascendente de la persona humana. Y lo reconocen incluso personajes muy alejados de la fe católica. Las únicas veces que le vi "indignado" lo estaba ante las situaciones de violencia como en el Líbano o en los Balcanes. Sufría viendo que no lograba impedir la invasión de Irak, a la que se oponía con todas sus fuerzas.
Desde la primera misa como Papa en la plaza de San Pedro, Juan Pablo II siempre tuvo un rato para saludar a los enfermos. ¿Qué significaban para él?
El tema es muy profundo: hizo del sufrimiento humano y la enfermedad los grandes cómplices de su Pontificado. Por eso tenía un gran amor a los débiles y los enfermos. Les sonreía, les acariciaba, les saludada siempre uno a uno. No tenía miedo del sufrimiento físico, que a veces es inevitable, ni de los sufrimientos morales grandes o pequeños: el hijo que te da un disgusto, el amigo que te traiciona… Tampoco tenía miedo al dolor o a la vejez, como se vio a raíz del atentado de 1981 y en los últimos años de su vida, cada vez más afectado por el Parkinson.
Era también el Papa de la «teología del cuerpo»…
Fue una de sus grandes contribuciones, junto con muchas otras. Amaba el cuerpo humano porque es a través del cuerpo como el ser humano se inserta en la historia. Y ese cuerpo, el propio y el de los demás, merece respeto pues no es sólo un conjunto de tejidos sino la condición histórica de la persona. No tenía miedo al cuerpo sino al contrario. Tocaba a los enfermos, acariciaba y bendecía a las mujeres embarazadas. Besaba, abrazaba, hacia deporte, aplaudía, cantaba... Yo creo que su libro sobre la teología del cuerpo – "Hombre y mujer los creó" – es ya un clásico no sólo del pensamiento cristiano sino de la antropología filosófica.
¿Hablaban alguna vez en español?
Hablábamos en italiano, que él había declarado «nuestro idioma» la primera vez que se asomó al balcón de la basílica de San Pedro. Pero de vez en cuando iniciaba conversaciones conmigo en castellano. Y siempre era que me iba a gastar una broma. Como ya dije, tenía el don del buen humor. Solo hablaba conmigo en castellano cuando me iba a gastar una broma
¿Cómo veía Juan Pablo II a España?
El hecho de que visitara España cinco veces es ya elocuente. Conocía muy bien su historia y su literatura: recuerdo todavía estupendas conversaciones con él hablando de autores clásicos y modernos españoles. También era consciente de algunas ambivalencias en su historia.
Ahora que sube a los altares, ¿Escribirá usted su libro de recuerdos personales de un santo?
Toca usted un tema que me pesa y que siento como un imperativo moral. Tengo unas 600 páginas de notas tomadas a lo largo de aquellos años…Mucho se ha ya escrito sobre él, pero su persona, su rico perfil humano está todavía, al menos en parte, por descubrir.
En abril del 2005, los fieles gritaban «Santo súbito!», «¡Santo, ya!». La beatificación es el primer paso. Y después…¿santo cuándo?
Cuando Dios quiera. Pero entre tanto hay algo que podemos hacer: aprender de él a vivir.

 

 

 

Leer todo...

lunes, 25 de abril de 2011

Presentación del libro Patrocinio, Monarquía y Poder: El glorioso Patriarca Señor San Joseph en el Perú Virreinal



Logo Negro IRA BAJAS.jpg

 

PRESENTACION DEL LIBRO

PATROCINIO, MONARQUÍA Y PODER: EL GLORIOSO PATRIARCA SEÑOR SAN JOSEPH EN EL PERÚ VIRREINAL

 

El director del Instituto Riva-Agüero de la Pontificia Universidad Católica del Perú tiene el agrado de invitar a usted a la presentación del libro Patrocinio, Monarquía y Poder: El Glorioso Patriarca Señor San Joseph en el Perú Virreinal, de Irma Barriga Calle, el próximo lunes 02 de mayo de 2011 a las 6:30 p.m., en nuestro local institucional. (Jirón Camaná 459, Lima 1)

 

La vida religiosa del Perú virreinal es un tema siempre presente en la historiografía peruana y extranjera, ya que las diversas expresiones, devociones y personajes que forman su amplio universo de estudio, aún reclaman más investigaciones que nos permitan ir desentrañando ese misterioso y atrayente mundo que fue la sociedad colonial. En este caso, se trata de un excelente trabajo y edición sobre el significado e importancia que tuvo la figura de San José en el Perú virreinal.

 

La presentación estará a cargo de los profesores Jeffrey Klaiber S.J. , Juan Carlos Estenssoro y Cecile Michaud.

 

José de la Puente Brunke agradece anticipadamente su asistencia. Mayores informes a los teléfonos 626-6600 anexos 6601-6602-6618, o a los correos electrónicos ira@pucp.edu.pe

 

INGRESO LIBRE

 

Sobre la autora

Irma Barriga Calle (Lima, 1959) es Licenciada en Historia por la Pontificia Universidad Católica del Perú, y ha realizado los estudios de Maestría en Historia en la misma universidad.

Miembro del Instituto Riva-Agüero, ha publicado diversos trabajos en la línea de lo que se ha dado en llamar historia de las mentalidades. Luego de varios años dedicados a la docencia en diversas instituciones del país, y a la par que continúa sus investigaciones sobre la historia de la muerte en el Perú, viene ocupándose, desde hace un tiempo, de explotar el discurso, la iconografía y la devoción a San José en el Perú virreinal.

 

   

 

Instituto Riva-Agüero

Pontificia Universidad Católica del Perú

Jr. Camaná 459 - Lima 1

Teléfonos: 626-6600 y 626-6602

Fax: 626-6618

E-mail: dira@pucp.edu.pe; ira@pucp.edu.pe  

 


Leer todo...

¡JÓVENES EN PASCUA! “¡COMO SI NOS CONOCIÉSEMOS DE TODA LA VIDA!”



¡Qué milagro provoca la comunión de 20 personas de edades comprendidas
entre 11 y 64 años, procedentes de España (Alicante, Toledo,
Salamanca) y Perú (Apurímac, Arequipa, Ica, Lima) que –sin apenas
conocerse- en tan sólo 3 días forjan una auténtica familia?
¿Por qué al formar la cadena de despedida no se acierta a terminar y
se piden correos, teléfonos para seguir encontrándonos?
Sin duda, porque –como nos dijo el P. Julio Alonso Ampuero en la
Vigilia Pascual- hemos sido sorprendidos por un Acontecimiento
decisivo en nuestras vidas: Dios se ha hecho presente entre nosotros.
Nuestros objetivos de Jornadas, Pascua Juvenil o Congreso de
militantes de Santa María, se han cumplido con creces. El primero de
nuestras era vivir a tope la Semana Santa, en comunión con Cristo que
muere y resucita por cada uno de nosotros. Como el Papa nos escribe en
su mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud y que fue el texto
fundamental para estudiar y comentar: "quisiera que todos los jóvenes,
tanto los que comparten nuestra fe, como los que vacilan, dudan o no
creen, puedan vivir esta experiencia, que puede ser decisiva para la
vida: la experiencia del Señor Jesús resucitado y vivo, y de su amor
por cada uno de nosotros".
Y lo vivimos en los Oficios con el P. Juan Álvarez quien nos acogió en
su Centro de Lurín y nos brindó el poder confesarnos y nos obsequió
con homilías ricas en contenido y cargadas de vivencias y unción,
también de mucho amor por el Santo Padre y por la Iglesia. Y en el Vía
Crucis juvenil compuesto por el obispo militante, ahora Comisario
Apostólico de los Cruzados, Monseñor Francisco Cerro, enriquecido por
el testimonio de los 15 militantes. Y en la celebración de la liturgia
del Viernes Santo con la parroquia San Salvador de Pachacámac donde se
unió la riqueza histórica de la religiosidad popular y la fuerza viva
de su compromiso actual. Y en la entrañable Vigilia Pascual con las
Cistercienses –sin olvidar el incidente del cirio que se cayó en plena
`ciriomonia´y mucho menos la espléndida acogida antes, en y después
con las galletas y deliciosa chicha. Y en nuestros rosarios de dolor y
de esperanza.

En segundo lugar hemos querido vivir en familia con nuestro movimiento
eclesial para dar gracias, ver nuestra realidad juvenil, evaluar
nuestra actividad y proyectarnos como misioneros de vanguardia entre
los jóvenes, siempre con Jesús Eucaristía y de la mano de Santa María.
Como testimonio decisivo nos sirve el de Juan Vega que iba por primera
vez y que estaba sorprendido por la amistad que agarró con todos en el
deporte, en la playa, al comer o al lavar los platos, en la
preparación del festival o en las bincas (charlas entre dos), en la
oración…"como si nos conociéramos de toda la vida". Sí, eso es la
Milicia, unir, crear puentes, allanar diferencias, porque en la
Escuela de María se aprende la disponibilidad, la humildad, la
sencillez, la entrega, la alegría.
Como siempre, hemos tenido en cuenta los documentos y acontecimientos
candentes de nuestra Iglesia. Por tal motivo, este año lo dedicaremos
al bello texto del Papa Benedicto XVI sobre la Jornada Mundial de la
Juventud. Estará muy presente el inminente Beato Juan Pablo II. Y todo
en el marco de los 50 años de la Milicia de Santa María. De ahí la
entrega de la foto tomada por Ángel Santamaría de la Virgen del Hogar
como recuerdo de los 50 años, la reunión con aquellos que "sienten" la
vocación y las ganas de entregarse a los jóvenes, la lectura de
anécdotas de nuestro querido Juan Pablo II, canciones del Papa y de
nuestro movimiento…

Hemos tenido muy presente lo que solía decirnos el Siervo de Dios P.
Tomás Morales, S.J. nuestro fundador, "en los tiempos que nos toca
vivir no basta la oración y la penitencia para salvar al mundo, hace
falta un rearme intelectual, formarnos bien"; para ello, contamos con
charlas formativas ilustradas con imágenes de Vicente (Ciencia-fe),
Manolo (Fundamentos para vivir "sin cuentitos", en la realidad, con
las cinco vías de Santo Tomás de la manera más atractiva), José
Antonio (Juan Pablo II en el mundo, en Perú, en los altares)

Los días se han pasado volando y en la asamblea final se insistió "¿Y
ahora en qué voy a cambiar?". Y vaya si se notó que Cristo resucitado
estaba en cada uno y en todos: "Voy a orar más", "voy a hacer mejor
las tareas", "voy a ayudar a lavar los platos y hacer con más ganas lo
que me pidan en casa", "voy a invitar a mis compañeros para el círculo
del próximo sábado", "tenemos que llevar el grupo a todas las
provincias de Perú", "tiene que crecer más el grupo universitario"…
Terminamos orando el "Acordaos" por el más necesitado -por el papá de
Sandro y el abuelito de John y de Michael- y los que no pudieron
asistir.
El broche de oro lo puso la velada en la que participaron todos los
grupos, los de secundaria, los universitarios…con canciones,
escenificaciones, y la inolvidable mímica del "espejo" de Felipe y
Vicente. Le siguió el zafarrancho para dejar todo mejor de cómo lo
encontramos, todo un hormigueo a ritmo de cepillo, balde,…en comedor,
baños, dormitorio, patio… Y, por último, formamos la cadena "que no
nos separemos que un mismo corazón nos una en apretado lazo y nunca
dice adiós". Y se fueron primero los de Arequipa, y los de Ica, y los
de Lima Norte,…pero todos con su vela. Como Eduardo –coordinador de
Jornadas- dijo en la oración de la mañana, somos partícipes de la luz
y del calor del cirio que representa a Cristo. Y a luz si no se
propaga, se apaga… En la combi, conducida por Vicente, se sentía la
canción enseñada por Manolo: Olerí, lerí lerí…jajaja…Vamos, "Vamos a
cantar que la risa es canto de unidad "¡Si tú quieres ser feliz a
Jornadas has de ir!  Regina Coeli laetare, aleluya

Leer todo...

martes, 19 de abril de 2011

Exposición El tren de la caridad











Gracias a mi amigo Francesco Pino, puedo compartirles la invitación a la formidable exposición



"El tren de la caridad".






Se han elaborado dos obritas que están a la venta; el catálogo ilustrado "Huellas de caridad:la obra del padre Ugo De Censi y de la Operación Mato Grosso", y el folleto "Querido Daniele: ¿tu mano me darás?", breve biografía del Siervo de Dios, mártir, P. Daniele Badiali.



La Exposición de trabajos artesanales artísticos está acompañada de una serie de paneles que prácticamente reproducen el contenido del libro "Huellas de caridad".





Les adjunto el hermoso discurso pronunciado por Mons. Ivo Baldi, obispo de Huari.






EXPOSICIÓN “EL TREN DE LA CARIDAD”
Operación Mato Grosso / Artesanos Don Bosco / Instituto Italiano de Cultura
(Lima, IIC, 14 de abril – 5 de mayo de 2011)

PRESENTACIÓN DE MONS. IVO BALDI,
OBISPO DE HUARI (ANCASH)

Lima, 14 de abril de 2011


Excelencia Reverendísima Mons. Bruno Musaró, Nuncio de Su Santidad,
Señor Embajador de Italia, dott. Guglielmo Ardizzone
Señor Director del Instituto Italiano de Cultura, dott. Renato Poma
Señoras y Señores,
Amigos todos:

El P. Hugo De Censi se encuentra en Chacas, y los médicos no le han consentido viajar a Lima para presenciar a la inauguración de esta Exposición “El tren de la caridad”. Por su deseo, me toca el deber filial de representarle, de presentar a Ustedes el sentido de esta exposición y manifestarles a cada uno su agradecimiento por su presencia.
Las realizaciones visibles de “El Tren de la Caridad” están bajo la mirada de todos, Sin embargo, el P. Hugo habría querido en esta ocasión albergar en su corazón la esperanza de que todos los que se encuentran en esta inauguración y cuantos visitarán la exposición en los próximos días, puedan comprender el “secreto” de estas realizaciones, que es algo más profundo que su visibilidad, y es el valor moral, espiritual, religioso, del camino que durante toda su vida este hijo de don Bosco ha trazado para sí y para los jóvenes.
Este “secreto” se puede comprender un poco conociendo y recordando el camino religioso del P. Hugo, especialmente durante estos años vividos en el Perú.
P. Hugo vino al Perú hace 35 años, cuando ya no era joven. Su deseo hubiera sido el de llevar una vida sencilla con los campesinos de entonces; atenderlos en el servicio religioso -compartiendo su inocencia, su sencillez y su misma humildad religiosa-, ayudarlos en algunas necesidades materiales y dedicar un poco de tiempo a la pintura. En una palabra, haciendo el mismo el camino que a partir de 1967 había indicado a muchos jóvenes italianos que buscaban algo que diera sentido a su vida en los años críticos de la Contestación general de fines de la década del ‘60, y muchos de los cuales se iban apartando de la pastoral tradicional de las parroquias. A aquellos jóvenes de cuarenta y cinco años atrás, entre los cuales estaba quien les habla, el P. Hugo decía desde su adentro -y sigue diciéndolo más fuerte ahora- con la fuerza de un testamento: el mundo pierde o rechaza a Dios, y nosotros lo hemos perdido también: vamos a buscarlo y a esperarlo por el camino de la Caridad ayudando a los pobres.


Llegado a Chacas, el P. Hugo no pudo dedicarse al casi idílico programa que había soñado de sencilla vida entre campesinos, misas y pintura, sino que fue arrollado y aplastado por la Caridad hacia los pobres, sentida, solamente con el corazón, como única posibilidad personal de aferrar la mano de Jesús y como respuesta ilimitada a las necesidades de los pobres, y decía: “Si comienzas con regalar un clavo, estás perdido; ya no puedes parar”. Por eso las carrozas del tren han ido aumentando y el tren de la caridad se ha hecho cada vez más largo. Repetía, a cuantos le decían que no era “justo” ayudar a todos tan irracionalmente o exageradamente: “La justicia es dar a cada uno lo suyo, y la caridad es dar a todos lo mío”.
Pero, entre tantas necesidades de los pobres, al P. Hugo, sacerdote y sacerdote de don Bosco, no se le escapó el verdadero problema y desafío, viendo claramente que en los años venideros el mundo antiguo de la Sierra habría experimentado un gran cambio a causa de la próxima, inevitable y anhelada irrupción, en el silencio religioso del Ande, de la modernidad occidental con sus atractivos espejismos y regalos materiales, pero también con los desastres morales y espirituales que el Padre había bien conocido en Italia, viendo el ocaso obligado del pequeño mundo del valle alpino de su juventud, y cuyo saldo moral negativo había constatado cotidianamente como educador en la casa correccional de jóvenes delincuentes de Arese, atribulados productos de la vida metropolitana.
Percibió inmediatamente el P. Hugo, apenas llegado a Chacas, que se encontraba en el umbral de un mundo que cambiaba, donde lo que más impresionaba al momento, es decir la inveterada pobreza material, encontraría en el futuro alguna mejora o alivio, mientras que, lo que él consideraba la verdadera riqueza, es decir el alma religiosa, sencilla e inocente de los campesinos, que reconducía a él y a sus hijos voluntarios italianos a una devoción perdida, a Dios, se volvería pobre, aplastada o borrada por la vulgaridad, la bulla, la exterioridad, el materialismo práctico del mundo moderno, de la próxima televisión y demás aportes secularizadores del progreso, en el cual vivimos hoy todos sumergidos.
El P. Hugo veía con preocupación a los tantos jóvenes obligados a dejar la vida de la Sierra para ir a las ciudades de la Costa, a Lima, en busca de trabajo, con el peligro de perder -desarraigados de su ambiente natural- el bien más importante: Dios. Habría sido un bien si se hubieran quedado en sus pueblos. Pero, ¿cómo, sin ayudarlos con un trabajo? ¿Cómo hablarles del Padre Dios sin darles la posibilidad de ganarse el pan del día?
Don Bosco, un siglo antes, había enseñado la manera: cuidar el alma cristiana de los jóvenes y prepararlos a la vida enseñándoles una profesión. Su hijo, el P. Hugo, no quiso para ellos una profesión cualquiera, sino artística, capaz de hacer el bien al alma y de acercar a Dios por el arte. Además, no una simple preparación profesional, para abandonar después a la ventura por el mundo a los jóvenes egresados, sino crear en la misma Sierra lugares de trabajo y de continua formación. De esta preocupación nació el grupo de los 18 primeros alumnos del Taller y los centenares sucesivos, así como la Asociación de Artesanos.
El deseo del P. Hugo ha sido y es el de que estos jóvenes que han tenido la suerte de poder encontrar una casa de formación, con gratuidad de estudios, de cama y de comida y, después, una digna profesión, sepan donar a los demás algo de lo que han gratuitamente recibido. El P. Hugo, enriqueciendo la sabia y prudentemente equilibrada máxima confuciana que dice: “No regales el pescado al pobre, sino enséñale a pescar”, le agregó algo importante y cristiano diciendo: “Enséñale al pobre a pescar y a regalar el pescado”.
La Caridad es el horizonte ideal continuo y la base operativa concreta de la obra del P. Hugo, que no es posible en este momento explicar en sus diversificadas ramificaciones, que son la locomotora y los coches del tren que compone la parte ilustrativa de esta exposición, y que van desde las escuelas artesanales a los institutos pedagógicos; desde la especialidad en arqueología a la de guías de alta montaña; desde el Hospital Mama Ashu a casas para discapacitados graves o ancianos terminales, etc., hasta lo que el Padre considera lo más importante: el Oratorio de los Andes, experiencia educativa para miles y miles de chicos.
Estoy hablando solo de una de las dos caras de la medalla, la nuestra, la de la misión; la otra es la de Italia, donde tantos jóvenes de la OMG -los del tender del tren- regalan su tiempo, sus vacaciones, sus fines de semana, para trabajar y recoger sudado dinero para sostener el trabajo de la Caridad en las misiones de la OMG en América Latina.
Es un consuelo y una gran alegría para el P. Hugo ver que el camino de la Caridad, de la OMG, está pegando también entre jóvenes peruanos, tanto en la sierra como en Lima, en Chimbote, en Huaraz. Actualmente los jóvenes de las casas de don Bosco de cada una de las 21 parroquias encomendadas a la OMG, en distintas diócesis del Perú, así como padres y madres de familia, trabajan para recaudar dinero para la caridad, y durante estos años en la Sierra los oratorianos han construido más de mil casas para los pobres, especialmente ancianos abandonados.
La presente Exposición testimonia el camino de caridad del P. Hugo y de sus hijos -peruanos e italianos- y amigos en los Andes y en Italia: la educación espiritual, artística y profesional, de elevado nivel, de centenares de jóvenes trabajadores, y el sueño paterno del P. Hugo de que cada uno de ellos pueda ser siempre un buen cristiano y un buen ciudadano. Detrás de todo esto está un formidable y fatigoso trabajo educativo que nació del corazón de San Juan Bosco y que vive en el corazón siempre joven y para los jóvenes de su hijo el P. Hugo.

Señor Embajador, se celebran los 150 años de la unidad de Italia: pienso que hay y habrá celebraciones y en gran parte se tratará de lanzar o relanzar en el mundo lo italiano, el “made in Italy”, y subrayar los valores culturales y económicos de la presencia de los italianos.
En el Perú, en los lugares que Raimondi estudió e ilustró como reservas de riquezas naturales que hoy son plenamente conocidas y explotadas para el enriquecimiento de empresas de este mundo, viven unos trescientos italianos que no buscan minas de oro, sino aquel “tesoro escondido” del cual habló Jesús, y sin la búsqueda del cual la vida, aun con todos los tesoros de este mundo, carece de sentido y de fin.
Leer todo...

lunes, 18 de abril de 2011

BEATO JUAN PABLO II: UN PONTIFICADO ENTRE DOS MILENIOS.

Nuntio vobis gaudium magnum: habemus librum. ¿Otro más? Para mí es uno muy entrañable, sobre el nuevo Beato Papa Juan Pablo II. Lo han diseñado en Paulinas y lo están imprimiendo en mi Universidad. Con el favor del Cielo y con la ayuda de los amigos de la UCSS puede que esté listo para el día de la fiesta. Como les digo en la presentación, aprovecho el material de hace 8 años con motivo de sus 25 años como Papa y lo actualizo para el momento. Les comparto el “sumario” para que vayan haciendo la reserva antes de que se agote…¡Que viva el Papa! (Involvidable su entrada en el Bernabéu en medio de los jóvenes entre los que me encontraba en 1982). ¡Juan Pablo amigo, Perú está contigo!

 

PRESENTACIÓN

Al culminar esta obrita destinada a celebrar la beatificación del Papa Juan Pablo II ingresamos en internet al buscado google y nos aparecen 5.270.000 entradas. Conscientes de la dificultad de ponderar históricamente un pontificado tan fecundo1, se estudian algunas biografías sobre el Papa, se analizan sus escritos y se consideran sus acciones en el marco de los cambios operados en el umbral del tercer milenio. La primera parte busca acercarnos a los acontecimientos trepidantes del último cuarto del siglo XX y primeros años del nuevo milenio, al hilo del magisterio y acción del Papa. En segundo lugar, recorro el pensamiento papal de forma sintética y orgánica para dar pistas para analizar las respuestas del Sumo Pontífice ante los desafíos de la Iglesia y el Mundo. El tercer apartado –el más amplio y consistente– se refiere a las líneas maestras, las improntas más destacadas del pontificado. En el cuarto apartado recogemos algunos análisis de biógrafos y estudiosos acerca de la repercusión de la vida, doctrina y acción del Papa en el tránsito del segundo al tercer milenio. Por último, en el quinto, nos centramos en su peregrinación al Perú. La primera sensación que nos produce el tratar la figura del Papa Juan Pablo II es el desborde de una personalidad extraordinaria, exuberante, que se nos escapa a la hora de tratar de abarcarla. Sólo deseo trazar algunas líneas que nos ayuden –en terminología ignaciana– a “reflectir para sacar algún provecho” Y lo primero que salta a la vista es lo humano y divino en el pontificado a lo largo de  dos mil años. Podemos aventurarnos a decir que en el 264 sucesor de Pedro se ha hecho más consciente si cabe la responsabilidad de la misión de sumo pontífice (constructor de puentes), siervo de los siervos de Dios (gesto de besar el suelo cuando visita todos los países), alter Cristus (cuando la gente le aclama “Juan Pablo II”, él susurra “Alabado sea Jesucristo”. Me aventuro a decir también que –pensando en su capacidad para el teatro- el mejor papel interpretado ha sido el de Papa; y destaco en él el sentido de la coherencia y de la realidad. El Papa, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, protagonista del Concilio vive la definición dada por el aula vaticana “es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles”. (Lumen

Gentium, 23).

Con motivo de los 25 años como Papa, la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima organizó un ciclo de conferencias en el que se me pidió hablar del contexto y el significado del pontificado de Juan Pablo II. Se publicó como texto en ”Juan Pablo II: Un Pontificado entre dos milenios (I parte) Revista Teológica Limense, Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, 2003, Vol.XXXVI, Nº 2, 133-170 (II parte) Vol.XXXVII, Nº 3, 315-360. Han pasado ocho años por lo que actualizamos y añadimos algunos textos. Mi deseo es contribuir a valorar más, si cabe, el momento trascendental que estamos viviendo, y caminar tras las huellas de este gigante pontífice que ha levantado un ancho puente entre el Cielo y la Tierra para que millones lo transiten. ¡Es tiempo de caminar!

 

SUMARIO

Introducción: Un regalo del Cielo

I. Pórtico: Contemplación serena ante una historia convulsionada 3

1. El vértigo de la historia reciente

2. De la explosión demográfica a depresión económica

3. De hippies a yuppies

4. ¿Postmodernidad o fin de la Historia?

5. El Tercer Milenio

II. Un Magisterio Renovador

1. Lo medular de su pensamiento

2. Las tres encíclicas trinitarias

3. Cuatro encíclicas eclesiológicas

4. Cinco encíclicas morales

5. La Virgen

6. Ciclos de Audiencias generales

7. Discursos y cartas a los organismos internacionales

8. Cartas apostólicas

9. Entrevistas y escritos personales

10. Alocución profética. Primicias 1978

 

III. Claves del Pontificado

1. La experiencia de Polonia

2. Forjador y ejecutor del Vaticano II

3. La nueva evangelización.

4. “No tengáis miedo”

5. Sellado por el amor a la Madre

6. Servidor de la comunión y de la reconciliación

7. La preocupación social

8. Joven con los jóvenes

9. Santos que se multiplican

10. Paz y perdón

11. Hispanoamérica

12. Maestro de ética y valores, fe y verdad

 

IV. Repercusión Histórica

1. Los cambios planetarios provocados por Juan Pablo II

2. Los records del Papa Magno

3. Celebrando las bodas de plata como Papa

4. Los últimos cien días

5. Su Testamento

6. Homilía del Cardenal Joseph Ratzinger en el funeral

7. Cifras de las exequias

8. Texto del «Rogito» en su ataúd

 

V. Peregrinando al Perú: 1985 y 1988

Recuerdos de dos visitas inolvidables

1. Una apretada visita. Perú, 1985

2. Su segunda visita al Perú: 1988

 

Bibliografía Consultada

- Algunos libros de Juan Pablo II publicados en español

 

Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal