martes, 7 de mayo de 2013

¿SE PUEDE SER CATÓLICO Y MASÓN? http://www.libroscatolicos.org/index2.htm

¿SE PUEDE SER CATÓLICO Y MASÓN?
http://www.libroscatolicos.org/index2.htm
Les comparto la dirección electrónica pueden encontrar el libro interesantísimo del P. Ángel Peña sobre el tema. Veamos su prólogo y su índice.

La masonería es una Sociedad que dice ser benéfica y procura combatir la ignorancia en todas sus formas. Se presenta como tolerante con todas las ideas y religiones, buscando siempre la verdad y el progreso de la humanidad. Frecuentemente, hablan de que tratan de luchar contra el fanatismo, la superstición y el dogmatismo. Su ideal es que todos los hombres formen una sola nación, tengan una sola educación laica, una sola religión y un solo Gobierno mundial basado en la delegación popular, pues sus ideales no a¬ceptan monarquías. 

Dicen buscar la verdad y reconocen que nunca la van a encontrar, pues para ellos la verdad y el bien es relativo. Lo que hoy es verdadero y bueno, puede no serlo mañana. Y atacan con especial dureza a la Iglesia católica a la que consideran dogmática, supersticiosa, fanática, ignorante y retrógrada por aceptar dogmas o verdades sobrenaturales que consideran irracionales, pues no se pueden conocer por la razón.

Para darnos una idea exacta de la masonería veremos muchos ejemplos de su intolerancia real y el testimonio de masones convertidos. Lo importante es que debemos preguntarnos seriamente: ¿Puede un católico que debe creer en Cristo Dios, en los milagros y en tantas verdades que Dios nos ha enseñado a través de su Palabra, ser masón? La respuesta es definitivamente NO. La Iglesia ha condenado la masonería desde el siglo XVIII con las más duras palabras y la historia confirma que ha sido una institución impositiva, intolerante y buscadora del poder.
La masonería. Historia de la masonería. 
Masonería moderna o especulativa.
Masonería francesa.
Instituciones afines. 
Ritos y grados. ¿Tolerancia masónica?
Mentiras, crímenes e injusticias.
Obediencia masónica.
Libertad, igualdad, fraternidad. Laicidad.
La razón, la ciencia y la libertad.
Relativismo. Modernidad.
La ciencia confirma la fe. La Iglesia y la masonería. 
Convertidos.
¿Puede un católico ser masón?

¿PUEDE  UN  CATOLICO  SER  MASÓN?

 

No, porque la masonería va directamente contra las principales verdades de nuestra fe.

 

El cardenal José María Caro dice en su libro El misterio de la masonería: En ciertos grados se blasfema de Cristo y se blasfema de Dios, diciendo que Él es el principio malo. Se profanan las hostias consagradas atravesándolas con un puñal. Yo mismo he visto un diploma en que se daba poder para fundar logias. Este diploma, emanado de alguna Gran Logia tenía varias figuras o emblemas que manifiestan el espíritu de la Logia. Una de estos emblemas era un cáliz, derramándose, y una hostia atravesada por un puñal. Otro era el mundo con una cruz para abajo. Otro, el del Corazón de Jesús con las palabras Cor execrandum (Corazón execrable)[1].

 

La masonería es particularmente nociva para el cristianismo, porque no tiene la apariencia de una secta, sino de una asociación filosófica, pero después de 300 años ha impregnado las ideas y legislaciones de todos los países modernos con su laicidad. Ha promovido todas las leyes que favorecen el libertinaje sexual, el divorcio, la contracepción, el aborto, los pactos de convivencia (también entre homosexuales), la manipulación de embriones, y pronto, la despenalización de drogas suaves y la legalización de la eutanasia. Como diría el doctor Pierre Simon, antiguo Gran Maestre de la Gran Logia de Francia: Es todo el concepto de familia el que está a punto de cambiar[2].

 

Por otra parte, al querer glorificar al hombre y ensalzarlo como un dios, ha rebajado a Cristo a simple hombre. Los masones operativos anteriores al siglo XVIII construían grandes y hermosas catedrales para glorificar a Dios, pues eran católicos convencidos. La masonería especulativa, al rechazar a Cristo, se alejó de Dios, considerándolo como una figura decorativa que no interviene en la vida humana. Ahora sólo hablan de la construcción del propio templo interior por la formación personal integral con la ayuda de los "hermanos". Eso es como decir, en términos masónicos, que cada uno labra su propia piedra desde su nacimiento hasta su muerte, momento en que pasa el Oriente eterno, donde sólo queda el recuerdo para los masones vivientes.

 

Además, hemos visto que para ellos la VERDAD no existe, sólo hay verdades pequeñas, que pueden cambiar. Los dogmas de la Iglesia los ven como mentiras y supersticiones. ¿Y nosotros católicos debemos dejar de creer en Cristo Dios, en su Encarnación, en su Pasión, muerte y Resurrección para ser masones? Podemos concluir con seguridad que es imposible creer a la vez en las verdades de la fe católica y creer, al mismo tiempo, que son mentiras supersticiosas que la Iglesia trata de imponer.

 

Ellos hablan de tolerancia, pero en la práctica es una gran mentira, porque tratan de imponer sus ideas, persiguiendo a la Iglesia, como hemos visto a lo largo de estas páginas. Cuando el Papa Juan Pablo II vino a Reims (Francia) en 1996, los masones reunieron varios centenares de adeptos en Valmy para oponerse a su viaje. Y ¡cuántas veces lo han hecho a través de manifestaciones y de los medios de comunicación social, tratando de magnificar los errores de los sacerdotes para desprestigiar al Papa y a la Iglesia!

 

En el periódico El Mercurio de Chile, del 11 de noviembre del año 2001, el Gran Maestre de la Gran Logia de Chile, Jorge Carvajal, atacó a la Iglesia católica por su oposición al aborto y a la píldora del día  siguiente. ¿Dónde estaba el respeto y la tolerancia?

 

Por eso, Maurice Caillet, por propia experiencia, nos dice: La vida de las logias, que ha sido la mía durante quince años, revela una animosidad particular contra la autoridad papal y contra los dogmas de la Iglesia[3].

 

Mi experiencia y mis lecturas me llevaron a la            conclusión formal de que en buena lógica no se puede ser a la vez un buen católico y un verdadero masón, sean cuales fueren las obediencias que sigan. Y para mí supone un gran sufrimiento saber que numerosos laicos y algunos eclesiásticos se han dejado seducir por los cantos de sirena masónicos. El caso más concluyente (triste) es el del padre Jean Claude Desbrosse, que, en diciembre de 1999, ordenó que a su fallecimiento, la esquela en "Le Figaro" incluyese todos sus títulos masónicos de la Gran Logia Nacional francesa, y anunciaba su retorno al Oriente eterno, lugar de los masones fallecidos[4].

 

Ciertamente, es muy triste que algún sacerdote sea masón y que muchos católicos no vean en la masonería ningún peligro para su fe o, peor aún, que vayan a la iglesia y comulguen, cuando está expresamente prohibido. Quizás no conocen el fondo de la masonería por estar en los tres primeros grados, pero deben abrir los ojos y seguir a Cristo (Camino, Verdad y Vida) y no a unos dirigentes, que nos apartan de Cristo, de la Iglesia y de Dios.

 

No olvidemos nunca lo que dijo Jesús: Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no andará en tinieblas sino que tendrá la luz de la vida (Jn 8, 12). Andad como hijos de la luz… sin participar en las obras infructuosas de las tinieblas, antes bien, denunciadlas y reprobadlas, pues lo que estos hacen en secreto es vergonzoso hasta el decirlo (Ef 5, 8-12). 

 

Y, para terminar, hay un texto en el profeta Isaías que parece a propósito para que se lo apliquen los masones: Esperábamos la luz y hubo tinieblas, esperábamos la claridad y estuvimos en oscuridad. Palpamos la pared como ciegos y vacilamos como los que no tienen ojos. Tropezamos al mediodía como si fuera al anochecer y habitamos entre los santos como los muertos. Gruñimos como osos y gemimos como palomas. Esperábamos el derecho, pero la salvación huyó de nosotros. Porque fueron muchas nuestras rebeldías contra Ti y nuestros pecados testifican contra nosotros… Conocemos nuestras culpas: Rebelarse y renegar de Dios y apartarse de Él... La verdad ha tropezado en la plaza pública... la verdad ha desaparecido (Is 59, 9-15).

 

 

NOMENCLATURA

 

Ø  Aclamaciones son fórmulas pronunciadas en voz alta en ciertos momentos del ritual, como ¡Libertad, igualdad, fraternidad!

Ø  Arte real es la masonería.

Ø  Cadena de unión: Al fin de algunos trabajos o en ciertas ceremonias, los hermanos forman un círculo, cruzando sus brazos sobre el pecho, tomándose de la mano, para fortalecer el espíritu de unión.

Ø  Cámara del medio: Lugar donde se reúnen solamente los Maestres.

Ø  Convento se refiere a una reunión de varias logias o congreso de masones.

Ø  Hijos de la viuda. Así se llama a los masones, porque Hiram Abif, el constructor del templo de Salomón, era hijo de una viuda israelita.

Ø  Lobetones son los niños o jóvenes que se reciben en la masonería, en el llamado bautismo o iniciación masónica.

Ø  Logia es el lugar donde se reúnen en el templo masónico o la asamblea de ellos.

Ø  Masonería y francmasonería son sinónimos, al igual que masones o francmasones.

Ø  Masonería azul es la que comprende los tres primeros grados.

Ø  Masonería roja es la que comprende los grados superiores.

Ø  Obediencia: Asociación de logias que tienen los mismos principios, aunque no necesariamente los mismos rituales.

Ø  Plancha es la exposición de un trabajo o tema ante los demás "hermanos".  

Ø  Talleres son las asambleas de masones, caracterizadas por un color, correspondiente al color del cordón que lleva cada uno:

Ø  Talleres azules: Logias azules del 1 al 3 grado.

-         Talleres rojos o Capítulos del 4 al 18 grado.

-         Talleres negros o Areópagos del 19 al 30 grado.

-         Talleres blancos del 31 al 33 grado.

Ø  Tenida es la sesión o reunión masónica.

Ø  Tenida blanca es la reunión a la que invitan a los profanos no masones con ocasión de fiestas o ceremonias de bautismo, entierro, reconocimiento conyugal u otras fiestas.

Ø  Tenida fúnebre es la reunión para recordar a sus muertos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONCLUSIÓN

 

 

Como conclusión de estas reflexiones quisiera decir a todos los católicos  que militan aún en la masonería, quizás por ignorancia o por interés de conseguir ayuda de sus "hermanos": No se vendan por dinero, no se dejen comprar por ayudas materiales o ascensos o mejoras de trabajo. La fe no se compra ni se vende. La fe es un tesoro que hay que defender y pedir con humildad.

 

Si tú dudas de la fe católica al ver sacerdotes de mal ejemplo, lee la vida de los santos que han vivido su fe en plenitud. Si estás confundido por tantas cosas que has leído o te han dicho, ora y pide la luz de Dios, pregunta a quien sabe, pero no te dejes llevar de la indiferencia. No pierdas tu fe. Y, si ya la has perdido, pide y busca, ora con humildad. Dios te dará una fe fuerte para que seas su testigo en el mundo y puedas fortalecer a tus hermanos en la fe. Hay centenares de ateos que se convirtieron después de años de vida sin Dios. Tú puedes ser uno de ellos…

 

Te deseo una vida de fe abundante y gloriosa. Jesús ha muerto por ti y ha resucitado para esperarte todos los días como un amigo en el sacramento de la Eucaristía. No te lo pierdas y vete todos los días a visitarlo y, si puedes, vete a misa diariamente para que puedas recibir su abrazo en el momento de la comunión. La Virgen María, tu madre y nuestra Madre, te ayudará en tu caminar hacia Jesús. Y recuerda también que un ángel bueno te acompaña: tu ángel custodio.

 

Que seas un católico de verdad. Que seas santo. Éste es mi mejor deseo para ti. Saludos de mi ángel.

 

 

Tu hermano y amigo del Perú.

 

 

 

 

               Angel Peña O.A.R.

Parroquia La Caridad

Pueblo Libre - Lima - Perú

Teléfono 00(511)4615894



[1]  Caro José María, o.c., p. 134.

[2]  Pierre Simon, De la vie avant toute chose, Ed. Mazarine, 1979.

[3]  Caillet, o.c., p. 177.

[4]  Ib. p. 168.

0 comentarios:

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal