domingo, 16 de julio de 2017

25 AÑOS DE PRESENCIA EN EL PERÚ DE LAS HERMANAS CAPUCHINAS DE MADRE RUBATTO

25 AÑOS DE PRESENCIA EN EL PERÚ DE LAS HERMANAS CAPUCHINAS DE MADRE RUBATTO

El pasado 12 de julio celebramos con gratitud y gozo los 25 años de
presencia de las Hermanas Capuchinas de Madre María Francisca Rubatto.
Comparto interesantes datos de su fundadora, beatificada por Juan
Pablo II, así como de su historia y misión, con datos de su web y una
de las hermanas venidas de Uruguay, hoy en el Perú, Teresa Briozzo,
Decana en la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades en la
UCSS. Su testimonio es la mejor presentación:
"Después de 25 años en Perú, puedo decir que ha sido una gracia
conocer de cerca y compartir con los peruanos su vida y su cultura,
creo que nos hemos enriquecido mutuamente. Este es el gran bien de la
misión de la Iglesia a la que servimos".
Mi oración y felicitación por sus 25 años en el Perú, que como leerán
son un entrañable canto a la misericordia como quiere el Papa
Francisco en una Iglesia "de salida", "samaritana", "en las
periferias".
El Instituto de las Hermanas Capuchinas nace el 23 de enero de 1885
con la animación de la Madre María Francisca Rubatto, quien había sido
convocada por fray Angélico (Capuchino) para la fundación de una
congregación que se dedicara a la atención de los enfermos de Loano
(pequeña ciudad de la Liguria Italiana). Junto con ella visten el
hábito franciscano otras cinco jóvenes, las cuales comienzan el
seguimiento de Jesús con todas las dificultades que significa
emprender una nueva obra. Madre Francisca marcará la impronta de esta
nueva familia y se dedicará no sólo a los enfermos sino a los niños
que no asistían a la escuela, a los pescadores que vivían en la mayor
postergación y atendiendo a los marginados de su tiempo. Su espíritu
misionero no se detiene y en poco tiempo comienza nuevas obras en
Italia: Voltri, Génova, San Remo, Porto Mauricio, Levanto…
Beata Ana María Rubatto, fundadora.
Nació en Carmagnola, Provincia del Piamonte, (Italia) el 14 de febrero
de 1844. Cuando tenía cuatro años, quedó huérfana de padre. A los
diecinueve años perdió a su madre, tras lo cual fue a vivir a Turín.
Cultivó desde pequeña una profunda espiritualidad, fruto del amor a
Dios que fue incorporando en la vida cotidiana de su familia. En la
capital piamontesa entró al servicio de la noble Mariana Scoffone, de
la que fue dama de compañía y colaboradora en la administración de su
ingente patrimonio desde 1864 hasta 1882. Durante esos años Ana María
se dedicó a las obras de caridad, a la enseñanza del catecismo a los
niños, a la visita a los enfermos del Cottolengo y a los abandonados.
En el verano de 1883 se trasladó a Loano. Un día, al salir de la
iglesia, oyó lamentos y llanto: una piedra se había caído de una
construcción y había herido en la cabeza a un joven peón. Ana María
socorrió al muchacho, lavó y curó la herida y después de darle el
equivalente a dos días de trabajo, lo envió a la casa para que se
recuperara. La construcción debía albergar a una comunidad femenina,
para la cual se estaba buscando una directora: el padre capuchino
Angélico de Sestri Ponente, que apoyaba esta iniciativa, pensó que Ana
María Rubatto podía ocupar el cargo de directora.
Ana María recibió la invitación con bastante sorpresa pues ya contaba
con 40 años y tenía la vida bastante resuelta. Discernió la propuesta
con su director espiritual y con Don Bosco con quien trabajaba en los
oratorios. Después de mucho rezar y pedir luces a sus consejeros,
decide ser parte de esta nueva familia religiosa. La Congregación
nació el 23 de enero de 1885 donde y otras cinco jóvenes comienzan
esta aventura de fe y coraje. Cambió su nombre por el de Hermana María
Francisca de Jesús. Se convirtió, por mandato del obispo diocesano, en
superiora, pero sobre todo en madre y formadora. Fue éste el inicio
del «Instituto de las Hermanas Capuchinas de la Madre Rubatto». Tres
años después, el instituto comenzó a dilatarse: Génova-Voltri, San
Remo...
En 1892 cruzó el océano con otras hermanas y fundó casas en
Montevideo. Siguió la misión en Uruguay, Argentina y Brasil. Siete
veces atravesó la fundadora el océano para estar al lado de las
hermanas en los dos continentes. Abrió dieciocho casas en los veinte
años de su gobierno. Durante los ocho años que duró en total su
estancia en América, fueron incontables los viajes de Uruguay a
Argentina y de una casa a otra. Fundó también en Alto Alegre (Brasil)
en 1899, pero 18 meses más tarde las religiosas fueron asesinadas con
los misioneros capuchinos y muchos fieles.
Como Superiora General del nuevo Instituto, se preocupó de organizar
las casas de Italia, dejando a la Madre Angélica como su vicaria en el
viejo continente. Viajó a América para lo que iba a ser una visita
pastoral de pocas semanas, pero que en realidad se prolongó por más de
un año. Allí, en Montevideo, la sorprendió la muerte el 6 de agosto de
1904, dejando un claro testimonio de entrega a Dios y a los hermanos
más necesitados. Su ejemplo de vida es luz y aliento para sus hijas y
tantos hermanos que se sienten estimulados con su vida de santidad.
Juan Pablo II la beatificó el 10 de octubre de 1993.
De la homilía de Juan Pablo II en la Misa de Beatificación (10 de Octubre 1993)
"La Iglesia te saluda, sor María Francisca de Jesús, fundadora de las
religiosas Terciarias Capuchinas de Loano, que hiciste de tu
existencia un servicio continuo a los últimos, testimoniando el amor
especial que Dios siente hacia los pequeños y los humildes.
Siguiendo fielmente las huellas de Francisco, el enamorado de la
pobreza evangélica, aprendiste a servir a los pobres y a hacerte pobre
tú misma, y marcaste a tus hijas espirituales este camino particular
de evangelización.
Con el crecimiento del instituto, esta intuición inicial se convirtió
en profundo impulso misionero que te llevó a ti y a tu Obra a América
Latina, donde algunas de tus hijas espirituales sellaron con el
sacrificio de su vida ese servicio a los pobres que constituye el
carisma confiado a tu congregación, para el bien de la Iglesia. Hoy te
saludamos como primera beata de Uruguay.
Prosigue tu profético testimonio de caridad también hoy en los
numerosos campos de apostolado donde trabaja la congregación,
contribuyendo a hacer que llegue a todo hombre, y en especial a los
que sufren y a los que están abandonados, la invitación universal al
banquete de las bodas celestiales (cf. Mt 22, 9)." L'Osservatore
Romano, edición semanal en lengua española, del 15-X-93
Al morir la madre en 1904, sus restos fueron enterrados en el
cementerio de La Teja, Montevideo (Uruguay) según el deseo expresado
por ella en su testamento: "Mi cuerpo sea enterrado en medio de mis
queridos pobres. "Finalmente fueron trasladados a la capilla por ella
construía, la cual se la proclamó "Santuario de la Beata María
Francisca Rubatto" el 9 de Setiembre de 2000 por el Arzobispo del
lugar. Hoy el Santuario es un lugar privilegiado de encuentro,
recogimiento y oración.
La aventura americana
Las primeras hermanas llegadas a América llegaron en 1892 a Montevideo
de Uruguay y Rosario Buenos Aires y en la pequeña ciudad de Sastre de
Argentina, a los Hospitales italianos, donde asistía los italianos
emigrantes. Luego, sea en Uruguay que en Argentina se abrieron muchos
colegios, primario y secundario, para niñas pobres. Posteriormente,
desde Uruguay se fundaron también casa en Rio Grande del Sur Brasil.
Por eso, efectivamente celebran los 125 años de llegada a América del
Instituto. En 1899 da inicio a una comunidad en Alto Alegre (Maranhao)
en el noreste de Brasil. Esta misión sería la mayor alegría de Madre
Francisca y su gran dolor. En 1901 las hermanas, frailes y laicos
fueron masacrados por algunos miembros de la tribu Guajajara.
Como vimos, en 1904 muere Madre Francisca en Uruguay, es sepultada
según su voluntad "entre sus queridos pobres", en el barrio de
Belvedere en Montevideo. Hoy sus restos descansan en el Santuario que
lleva su nombre, en el mismo barrio que acogió sus restos mortales.
La presencia de las Hermanas Capuchinas se va extendiendo en
territorio americano, realizándose nuevas fundaciones de Colegios y
Obras Pastorales para dar respuesta a las necesidades de los niños y
jóvenes del lugar, siendo levadura en medio del pueblo necesitado. En
1963 las hijas de Madre Rubatto vuelven a las tierras brasileñas, pero
en un primer momento lo harán por el estado de Rio Grande do Sul,
fundando en el municipio de Barros Cassal, desde allí comenzarán
diversas fundaciones en el estado y luego se extenderán al estado de
Mato Grosso, donde colaborarán con los Padres Capuchinos en una
parroquia.
En febrero de 1975 regresan las Hermanas Capuchinas a la Misión de
Alto Alegre en Brasil, donde había acontecido el martirio de las
primeras hermanas en el año 1901. Durante varios años trabajan con los
pueblos nativos, pero en el año 1981 deben retirarse del lugar, junto
a todo el poblado, por presiones políticas. La comunidad se instala en
la vecina ciudad de Barra do Corda donde realizan actividades
catequísticas y de atención a los enfermos. En el año 1985 se abre una
casa en São Luis do Maranhão destinada a la formación de las novicias
y en 1991 se inaugura en la misma ciudad en el barrio de Vila
Litoranea una nueva presencia destinada a la catequesis, el cuidado de
los niños desnutridos y personas enfermas del lugar. En el año 1999
nace una nueva fundación en Belén do Pará, que luego se trasladará a
la ciudad de Ananindeua, donde las hermanas realizan diversas
actividades pastorales.
25 años en el Perú
El año de 1992 se cumplía el primer centenario del arribo de la Madre
Francisca a América Latina. Con audacia y generosidad nuestras
hermanas de Argentina y Uruguay llegarán a Perú el 12 de Julio en
medio de una situación política y social bastante difícil, sobre todo
por el terrorismo. Trabajarán en la catequesis, en la asistencia a los
necesitados y el acompañamiento de las mujeres en estado de prisión.
Invitadas por los hermanos capuchinos, de inmediato se comprometen en
el trabajo en favor de los más pobres, la catequesis, la educación.
Hoy, su presencia activa en Lima, se ha consolidado, desempeñándose
intensamente en tareas parroquiales, catequesis, grupos de jóvenes,
visita a los enfermos, visita a las mujeres del penal de Máxima
seguridad de Chorrillos, dando clases en la Universidad de Carabayllo.
Guiadas por el Espíritu, han saltado hacia la tierra colorada de
Pucallpa, distrito de Manantay con más de 70.000 habitantes y ninguna
presencia religiosa, pero que hoy asisten a los niños con un comedor y
apoyo escolar, ambulatorio, acompañando a tantos jóvenes en riesgo,
cuidar la salud de la población, en particular de las madres
gestantes, y participar activamente en todas las labores de
evangelización parroquial y de promoción humana a su alcance,
especialmente con la visita a las familias.
En el vecino país de Ecuador las hermanas colaborarán en la Basílica
de Monserrate en la ciudad de Montecristi, acompañando las actividades
litúrgicas y catequísticas. La pequeña comunidad de Navoradi en
Rumania, nace en el surco de la audacia apostólica de la Madre
Francisca que desde el comienzo del Instituto tuvo la intuición y la
fuerza para abrirse generosamente a la misión. Nuestra presencia en
Rumania se concretiza en el año 2005 al finalizar las celebraciones
del Centenario (1904-2004) del nacimiento al cielo de la Fundadora.

Fuente:
http://www.scmrubatto.org/pls/rubatto/v3_s2ew_consultazione.mostra_pagina?id_pagina=350
http://www.scmrubatto.org/pls/rubatto/v3_s2ew_consultazione.mostra_pagina?id_pagina=37
Leer todo...

CON LA VIRGEN DEL CARMEN, PATRONA DEL CRIOLLISMO LIMEÑO

CON LA VIRGEN DEL CARMEN, PATRONA DEL CRIOLLISMO LIMEÑO
Acompañando a nuestra Madre del Carmen, en Barrios Altos de Lima,
corazón del criollismo, alcaldesa de Lima.
Participamos del rosario, vísperas, Misa solemne celebrada por Mons.
Raúl Chau, obispo auxiliar de Lima, quien nos invitó a acompañar a
María y entregarnos totalmente a Ella. Aparte de la Hermandad titular
se hicieron presentes en familiar hermandad las cofradías del Centro
Histórico. Las deliciosas voces de las Carmelitas solemnizaron la
liturgia mariana y eucarística.
El templo y exteriores estaba abarrotado de fieles devotos y jaraneros.
Al final del acto la Hermandad del Carmen entregó una placa y un
diploma acreditando a Iván Landa -responsable arzobispal de
Hermandades y Cofradías- como "hermano honorario" por su apoyo
permanente y evangelización.
Participamos en la procesión y del fervor popular de las entrañables
canciones criollas y ¡cómo no! degustamos sus riquísimos picarones.
Como escribe en su face Luis Martín Bogdanovich -Pro Lima- "La fiesta
de la Virgen del Carmen de los Barrios Altos de Lima es una de las
últimas expresiones del patrimonio cultural inmaterial sobrevivientes
de la vieja Lima. Hoy fue la verbena y serenata criolla. Mañana 16 es
la procesión, que recorre las calles de la ciudad desde el siglo
XVII..... Cultura viva".

¡Que viva la Virgen del Carmen!
Leer todo...

sábado, 15 de julio de 2017

Inteligencia moral. Perspectivas. VÍLCHEZ., Luis Fernando Con la colaboración de Jacqueline Glaser

VÍLCHEZ., Luis Fernando Con la colaboración de Jacqueline Glaser
Inteligencia moral. Perspectivas
PPC, Madrid, 2016, 213 pp
Sumamente sugestivo y aleccionador. Los editores han seleccionado uno
de los párrafos medulares de la obra que transcribo con gusto:

"Una aproximación a un "inteligencia" imprescindible. ¿Cabe hablar de
«inteligencia moral» en el contexto de las inteligencias múltiples?
Sin duda se puede proponer un concepto descriptivo de inteligencia
moral afirmando que es la capacidad para razonar en términos de
bondad, de lo bueno y justo, de lo que es mejor, de lo que más
humaniza, de lo que nos hace mejores; es la capacidad para discernir
lo que es debido en cada momento, razonando y argumentando; es una
capacidad cognitiva que, ayudada de la habilidad emocional y social,
impulsa a la acción buena, a lo mejor en cada caso. Es la capacidad
para resolver dilemas y problemas morales. La inteligencia moral puede
coincidir en parte con lo que se entiende como discernimiento ético,
como capacidad para distinguir el bonum, lo que «se debe hacer», en
medio de una pluralidad axiológica o en la ausencia total de esta. Es
una capacidad para hacer juicios morales correctos, para dirimir
argumentativamente dilemas que incluyen la carga de lo ético. Este
tipo de capacidad se basa en la racionalidad y se sitúa cerca de un
pensamiento abstracto, activo y crítico que va más allá de lo dado. La
inteligencia moral así entendida se sitúa en línea con las
aportaciones de Piaget, de Kohlberg y, antes, de Kant, donde se supone
que el ser humano, en una evolución deseable, es capaz de hacer
juicios morales cada vez más profundos y matizados. La inteligencia
moral pretende, en virtud de su vertiente lógica, encontrar soluciones
equilibradas en los conflictos morales en los que se ve involucrada".
Pp.71-72

De las 20 conclusiones o síntesis, selecciono dos, la 14: "La
competencia moral debe ser enseñada, aprendida y entrenada en la
escuela" (p.201). Y la 15: El profesor `necesario' hoy ha de ser no
solo el profesor competente, mediado de los aprendizajes , etc, sino
el docente con auctoritas, es decir, con inteligencia moral, que es la
que otorga esa autoridad que nace no del cargo, del rol, sino de cómo
se ejerce este. La formación moral y ´tica es imprescindible en el
maestro porque trabaja con personas; la educación es un proceso
interactivo persona a persona. El buen maestro es el que, entre otras
cualidades, tiene la de ser un referente moral para sus alumnos y para
las familias" (p.202)

http://www.rtve.es/alacarta/videos/ultimas-preguntas/ultimas-preguntas-inteligencia-moral/3949027/


• ÍNDICE:
• Prólogo. Historia y objetivos de este libro
• 1. La perspectiva de J. Piaget, Jacqueline Glaser
1. Mi punto de partida
2. Reencuentro con J. Piaget
3. El despertar progresivo de la moralidad en paralelo y junto al
desarrollo cognitivo
4. El desarrollo de la inteligencia y la concepción piagetiana del aprendizaje
5. La moral en la obra de Piaget, indisociable de los factores
cognitivos, afectivos y sociales
6. La escuela en la concepción piagetiana: una educación para acceder
a lo universal
7. El papel de los profesores ante el deseo de aprender de los alumnos

2. La perspectiva de L. Kohlberg, Jacqueline Glaser
1. Continuidad y diferencias en relación con J. Piaget
2. Cuadro del proceso de construcción de la moralidad según Kohlberg

3. La perspectiva del modelo de las inteligencias múltiples, Luis
Fernando Vílchez
1. En diálogo con los postulados de H. Gardner
2. Hechos, experiencias y conductas que nos hacen pensar
3. Las inteligencias múltiples, ¿una nueva moda o un cajón de sastre?
4. En qué consiste la inteligencia moral
5. La especial relación entre la inteligencia emocional y la inteligencia moral
6. Un territorio en intersección con otras inteligencias
7. La inteligencia moral en relación con una personalidad integrada
8. La responsabilidad como elaboración de la inteligencia moral

4. Perspectiva de las aplicaciones educativas de la inteligencia
moral, Luis Fernando Vílchez
1. Actuar, vivir y convivir con inteligencia moral
2. La tarea educativa como elaboración moral inteligente
3. La inteligencia moral aplicada a la cultura y ejercicio de la mediación
4. Educar ciudadanos en un mundo tecnológico y «en-redado».
Perspectiva sistémica y nuevas tecnologías, con la inteligencia moral
de fondo
5. El respeto al otro como ejercicio de inteligencia moral
6. Cuentos, narraciones, moralejas y educación moral
7. Videojuegos y la inteligencia moral desconectada
a) De los periódicos…
b) Panorama general del videojuego
8 Propuestas educativas con inteligencia moral en el uso de los
móviles por parte de los jóvenes
9. Proyecto educativo para el desarrollo de la inteligencia moral
a) Sentido y finalidad de un proyecto para la formación de profesores
b) Objetivos del proyecto de formación
c) Contenidos, a modo de ejes de la propuesta de formación
d) Metodología
10. Juego para alumnos de la ESO con la inteligencia moral de fondo

5. Perspectiva de la desconexión moral, Luis Fernando Vílchez
6. Otras perspectivas sobre el estudio de la inteligencia moral, Luis
Fernando Vílchez
1. La perspectiva de Jürgen Habermas
2. La perspectiva de la estimativa moral, de Marciano Vidal
3. La perspectiva de Martha Nussbaum
4. La propuesta y perspectiva de Adela Cortina
5. La perspectiva de Edgard Morin
6. La perspectiva de la inteligencia social
7. La perspectiva neurológica
7. Síntesis, Luis Fernando Vílchez
Referencias bibliográficas
JOSÉ MANUEL CAAMAÑO LÓPEZ | Hace más de treinta años que el profesor
de la Universidad de Harvard H. Gardner propuso su modelo de las
inteligencias múltiples y, a pesar del tiempo transcurrido, no ha
perdido su actualidad. Se trata de un modelo científico bien
fundamentado, cuyas aplicaciones resultan sugerentes también en el
ámbito educativo, moral y social, porque además ya contemplaba los
distintos niveles de cada inteligencia y su dinamismo. Pero entre las
ocho inteligencias señaladas originalmente por Gardner no se
encontraba la inteligencia moral; aunque posteriormente se planteó la
posibilidad de su realidad, lo hizo sin decantarse del todo a favor de
su existencia, dado que no veía con claridad que pudiera cumplir los
criterios que él mismo determina para la validez de una u otra
inteligencia.
• Consulta aquí otros 'Libros del mes'
Es aquí donde la presente obra de L. F. Vílchez da un paso hacia
delante, no solo posicionándose claramente a favor de la existencia de
una inteligencia moral con validez científica, sino también ofreciendo
propuestas que muestran su relevancia actual. De hecho, llega a decir
–refiriéndose a Gardner– que "si aplicara sus propios métodos y
criterios para la validación de una inteligencia específica al caso de
la inteligencia moral, encontraría serias dificultades para no
admitirla" (p. 70).
¿Y qué es la inteligencia moral? El profesor Vílchez la define así:
"La capacidad para razonar en términos de bondad, de lo bueno y justo,
de lo que es mejor, de lo que más humaniza, de lo que nos hace
mejores; es la capacidad para discernir lo que es debido en cada
momento, razonando y argumentando; es una capacidad cognitiva que,
ayudada de la habilidad emocional y social, impulsa a la acción buena,
a lo mejor en cada caso. Es la capacidad para resolver dilemas y
problemas morales" (p. 71).
Así, la inteligencia moral asume las bases éticas y antropológicas del
comportamiento, pero vinculadas directamente con la necesidad que
tenemos de tomar decisiones en cada momento. De ahí que el autor
establezca una vinculación muy directa entre inteligencia moral y
discernimiento, que aunque tiene que ver con las habilidades
personales de decisión, siempre debe estar orientado hacia el mayor
bien posible. En el fondo, la inteligencia moral sería un concepto
integrador de prácticamente todos los elementos que conforman la vida
moral.
Proyecto educativo
Una de las cosas más interesantes es la importancia que el autor da a
la formación de esa inteligencia moral. No en vano, es un psicólogo
con experiencia tanto en la práctica clínica como en la pedagógica.
Por eso, después de presentar la teoría de la inteligencia moral, se
adentra en sus oportunidades de cara al mundo educativo en un contexto
marcado por las nuevas tecnologías (videojuegos, dispositivos
móviles…). Incluso se atreve a lanzar una propuesta para un posible
proyecto educativo para el desarrollo de la inteligencia moral.
A continuación, propone incorporar la formación de la inteligencia
moral como forma de evitar la desconexión moral (Bandura) que afecta a
tantos ámbitos de la vida actual, para terminar analizando las
propuestas de otros autores que pueden resultar complementarios
(Habermas, Vidal, Cortina, Nussbaum o Morin).
La obra se inicia con dos capítulos de J. Glaser dedicados a Piaget y
Köhlberg, presentes en la base de la propuesta de Vílchez, dado que
son autores que han mostrado con claridad la importancia que los
hábitos de reciprocidad –más que el deber y la obligación– tienen en
la formación moral de los niños. El texto se cierra con una síntesis
de su propuesta.
Un libro, en definitiva, que a lo largo de sus siete capítulos va
mostrando la importancia de buscar y favorecer modos de formar la
inteligencia moral de las personas para poder tomar decisiones con
sabiduría, esto es, orientadas siempre a lo mejor posible y buscando
evitar el naufragio moral y vital que siempre nos acecha.
Lo recomiendo por…
Es una obra que propone la educación de la inteligencia moral como
antídoto ante la posibilidad del naufragio vital.
(Leer la reseña en la web de Vida Nueva, 23/02/2017)
Leer todo...

viernes, 14 de julio de 2017

“Salid alegres a servir” como los pastorcitos de Fátima

"Salid alegres a servir"

Tres palabras, tres actitudes, tres gestos de la Virgen fue el entrañable mensaje que nos brindó nuestro director general José Luis Acebes al concluir el rezo del Rosario en el Hogar de Lima, ante la preciosa imagen de Fátima prestada por la responsable de nuestro Parque en Pueblo Libre-Lima, Aida Saponara, presente en el acto con un grupo de militantes. También tuvimos a la "virgencita chiquita" facilitada por uno de los matrimonios con el fin de que vaya peregrinando por los hogares de nuestras familias.

Los cinco primeros en llegar comentaron y rezaron los misterios luminosos en este 13 de julio, que seguirá hasta octubre, y propiciará ganar el jubileo en este centenario de Fátima tan lleno de gracias.

Cerquita de la imagen estaban las fotos de nuestro pastor de Lima y nuestro Papa Francisco. Hemos querido unir nuestro rosario justamente por el fruto de la próxima visita papal y por la paz del mundo.

Quedan invitados para el próximo trece de agosto, domingo, a las 6 de la tarde. Sí, seguiremos en nuestros TRECE, orando, cantando, ofreciéndonos como los pastorcitos por la paz, por las intenciones del Papa, las familias, del Perú, la Iglesia.

JAB

Leer todo...

miércoles, 12 de julio de 2017

Cada día en el Corazón de María. Meditaciones marianas. P. Carlos Rosell

P. Carlos Rosell Cada día en el Corazón de María. Meditaciones marianas
(Paulinas, Lima, 2016, 180 pp)
Lo tengo como un bombón, un caramelo que endulza mi vida, le da sabor
y llena el organismo de una renovada energía como sólo saben imprimir
las madres. ¡Gracias, P. Carlos! Nos da lo mejor de su teología, de su
discurrir, pero, sobre todo, de su corazón, como nos comparte en la
presentación: "¡Cómo no agradecerle a la Virgen su amorosa protección
en mi vida sacerdotal! Al respecto, quienes me conocen saben que una
frase que constantemente uso es 'in corde Mariae`" –también en su
correo electrónico.
Me encanta saber que entre quienes ha revisado el librito está su
madre Nelly. ¡Qué gusto saber que ha pasado por filtro tan cordial y
maternal! Pero antes, como nos tiene acostumbrados, bebe en la fuente
bíblica, sigue con una nota característica del Corazón de María, una
breve reflexión sobre la misma, para culminar con una oración
"dirigida a nuestra Madre del Cielo" (p.6). 31 meditaciones, una para
cada día del mes.
Y como colofón, las bellísimas letanías al Corazón de María,
rigurosamente teológicas a la par que apasionadamente amorosas.
¡Qué tal regalo para el día de la madre! O para los enamorados,
matrimonios, amigos…Estoy convencido que el actual "desmadre"
planetario sólo se arreglará volviéndonos a la Madre, corazón maternal
de Dios.
Este librito es pura dinamita para encender el amor de Dios. ¡Hagan la
prueba! Lean, difundan.
Leer todo...

lunes, 10 de julio de 2017

50 fotos de momentos estelares en los 200 años del Perú Republicano

Retrospectiva de la vida republicana del Perú
50 momentos estelares del Perú Republicano en vista al Bicentenario
Sin pisco ni vino de honor, ¡estupendo! ¡Hermanos, hay mucho que
hacer! Y casi no se ha hecho nada para un Bicentenario que se promete
tan decisivo. Pero, querer es poder. Fue el mensaje que se captaba el
pasado viernes 7 de julio, en la inauguración de la exposición
fotográfica "Retrospectiva de la vida republicana del Perú"; se puede
ver en el hall de los Pasos Perdidos del palacio legislativo y
organizada por la Comisión Especial Multipartidaria Conmemorativa del
Bicentenario de la Independencia del Perú, presidida por el
congresista Juan Sheput y que en este evento fue acompañado por la
titular del Legislativo, Luz Salgado, y el parlamentario Humberto
Morales.
Aunque la ocasión ameritaría fotos más amplias y de mayor calidad, ahí
las tenemos, como "semillitas" de la gran siembra pendiente. Ni son
todos los que están ni están todos los que son. Y ya que se trata de
una recapitulación de los hechos del país, en el político, deportivo,
intelectual, es incomprensible el silencio del acontecimiento
religioso cuando la realidad muestra lo contario. ¿No lo merecen la
visita de San Juan Pablo II que convocó las mayores concentraciones de
la historia del Perú? O personas decisivas como el benefactor Matías
Maestro, el congresista y arzobispo Manuel Tovar o el Cardenal
Landázuri. O los colegios, postas médicas, universidades como la PUCP
ya centenaria…
Pero, pasen y vean. Comienza el interesante apunte a carboncillo de
Milner Cajahuaringa sobre el rostro de Tupac Amaru II –recordando la
revolución que inició José Gabriel Condorcanqui en el Cusco, en 1780–,
y le sigue el cuadro de Lepiani con el decisivo encuentro de Punchauca
que al menos sirvió para soñar un Perú reconciliado en el que debían
pactar el último virrey La Serna y el generalísimo José de San Martín.
Encontramos desde una carta a Francisco de Paula Otero, en la que
anuncia el desembarco del general José de San Martín y sus 4,000
hombres en Paracas –en setiembre de 1820–, hasta los retratos de los
últimos cuatro presidentes de la República, que a su vez hablan de la
etapa de transición democrática, de Valentín Paniagua a Pedro Pablo
Kuczynski. Desde la auroral proclamación de la Independencia en el
cuadro conservado en el Museo de Pueblo Libre hasta el histórico fallo
de la Corte Internacional de La Haya, en 2014, dando solución al
diferendo marítimo entre el Perú y Chile.
"A cuatro años del bicentenario de la Independencia es lamentable que
haya tanta indiferencia sobre el tema. Por ello, es necesario instalar
en la conciencia nacional el sentido de nación, avivando el espíritu
del Bicentenario que nos motivará para construir un país más unido,
sin discusiones estériles y de cara al tercer siglo de vida
republicana", refirió Juan Sheput.
Por su parte, la presidenta del Congreso de la República, Luz Salgado
Rubianes, quien refirió que será su última actuación con tal
responsabilidad, destacó la unión de esfuerzos entre los partidos
políticos para aglutinar ideas y acciones con el fin de llevar
adelante las celebraciones del Bicentenario: "Tenemos que insistir
para que otras instituciones sigan en ese camino. No solo es para
hacer memoria, sino también para reflexionar y cambiar los rumbos del
país, como elemento integrador". Como iniciativas concretas destacó la
muestra sobre las primeras mujeres parlamentarias, el reciente libro
Bicentenarios de la Independencia del Perú, de Augusto Tamayo; y las
refacciones del Museo del Congreso y de la Inquisición.
Se destacó el rol del periódico "El Peruano" al brindar su archivo
fotográfico para la exposición", al que se sumaron la Biblioteca
Nacional del Perú, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Museo
Nacional de Antropología, Arqueología e Historia y el diario La
República.
Aprovechamos la oportunidad para recordar el saneamiento legal de
monumentos emblemáticos como Punchauca, como punto de partida para una
refacción y puesta en valor.
Ojalá se aprovechen estas oportunidades para sacudir indiferencias,
tender puentes, conocer con mayor amplitud y más profundidad nuestra
historia, corazón vivo de nuestro más valioso patrimonio. Démosla a
conocer como el editor de "El Peruano", base de la presente nota.
http://www.elperuano.com.pe/noticia-nosotros-los-peruanos-57396.aspx,
8/7/2017
José Antonio Benito

Foto con Mariana Mould de Pease y Edgard Quispe, ¡Punche por Punchauca!
Leer todo...

domingo, 9 de julio de 2017

Primera Misa Solemne del Padre Alejandro Arenas en el Buen Pastor, Los Olivos

Primera Misa Solemne del Padre Alejandro Arenas en el Buen Pastor, Los Olivos

¡Qué alegría tan grande participar en el besamanos de un sacerdote!
Acabo de hacerlo, hoy domingo, 9 de julio, coincidiendo felizmente con
el aniversario de la llegada de san Josemaría al Perú, en la Iglesia
del Buen Pastor del distrito de Los Olivos, a las 7:30 de la noche.
Ahí me enteré que la semilla de su vocación la sembró el Señor en un
Retiro de EJE cuando estaba como párroco el columbano P. Leo Grant, a
los 15 años. Luego, al prepararse para entrar a la UNI, tomó contacto
con un centro de la Obra y allí "encontró lo que buscaba, la
santificación en la profesión y ayudar a que los compañeros hiciesen
lo mismo".
Yo tuve la suerte de conocerle en la Biblioteca de Humanidades de la
Universidad de Navarra donde pasé buena parte de mi año sabático. Fue
una grata sorpresa encontrarme con un ingeniero, empresario, sacerdote
a punto de ser doctor en Teología, natural del lugar en el que se
ubica la UCSS alma mater en la que ejerzo como docente.
Providencialmente he podido gozar de su primera misa solemne en la
misma parroquia en la que rezó, alimentó su vocación, hasta coincidió
con el que actualmente es su párroco P. Edgard.
En sus palabras de agradecimiento bromeó acerca de sus canas, de su
vocación "tardía" que podría corresponder a las bodas de plata…pero lo
real es que la prelatura del Opus Dei, la Iglesia, cuenta con otro
Cristo, que nos pidió un avemaría diaria para rezar por los sacerdotes
y quien prometió encomendarnos a diario también en la Santa Misa.
¡Laus Deo!
NOTICIAS 6 de Julio de 2017
http://opusdei.org.pe/es-pe/article/primera-misa-solemne-del-padre-alejandro-arenas/
El Padre Alejandro Arenas es el primer miembro agregado de la
Prelatura del Opus Dei en el Perú en ser ordenado sacerdote.
¿Cómo es que nace en ti una vocación al sacerdocio?
Hace unos años, el Prelado del Opus Dei, en ese entonces monseñor
Javier Echevarría, me propuso que yo siga estudios en la Universidad
de Navarra, con la posibilidad de ordenarme sacerdote. Los numerarios
y agregados estamos entregados indiviso corde y como la Prelatura del
Opus Dei tiene fieles y necesita sacerdotes acepté.
A fines de agosto de 2010 viajé a España con este fin y allí realicé
mis estudios que incluyen varios años de Teología, luego la
licenciatura y por último la tesis para el doctorado en liturgia. Para
esto último investigué los aportes realizados por el monje benedictino
Manuel Garrido Bonaño, fallecido en el 2013, experto en liturgia que
colaboró con los obispos españoles en el Concilio Vaticano II para la
Constitución Sacrosantum Concilium. Dentro de un tiempo debo volver a
la Universidad de Navarra para la defensa de mi tesis.
Fui ordenado sacerdote el 4 de setiembre de 2016 por monseñor Javier
Echevarría y desde entonces alternaba la preparación de la tesis con
una limitada atención a varios centros del Opus Dei donde era
necesario. A la semana de ordenarme sacerdote fui al Santuario de
Torreciudad por el Día de la Familia para atender confesiones.
A tu retorno al Perú, ¿Qué actividades vienes desempeñando?
Aún no he podido saludar a todos mis amigos porque tras retornar al
Perú de inmediato recibí los encargos de capellán de los colegios
Humtec y Miravalles, en Comas, así como del Centro Cultural
Universitario Sama.
Regreso también como capellán al Sama, el centro cultural que me vio
nacer en mi vocación al Opus Dei. Aquí vine por primera vez en 1983
para unas clases de técnicas de estudio, cuando tenía 17 años y
postulaba a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Después de
tres años de recibir formación, pedí la admisión a la Obra. Luego de
graduarme en 1990 he trabajado durante muchos años en varias empresas,
especialmente en el noble ejercicio de las ventas de ingeniería
hidráulica.
Ahora dedico las mañanas a los colegios y las tardes al Sama, con un
aprendizaje lento, como sacerdote nuevo, cero kilómetros, pero
dispuesto a trabajar al cien por cien en mi nueva misión.
¿Qué significa para ti ser sacerdote?
El sacerdocio es un gran don que el Señor me ha dado. Cuando nos
preparamos numerarios y agregados para una posible ordenación no
sabemos si al final nos vamos a ordenar. Algunos no se ordenan y
regresan a trabajar a sus lugares de origen como laicos; a otros les
llama el Padre para ordenarse y aceptan libremente.
Con la ayuda de Dios espero no defraudar las expectativas que se han
tejido con mi ordenación, trabajar y ser buen instrumento, un
instrumento santo. Antes, ingeniero, hoy sacerdote cien por ciento,
preparado para administrar los sacramentos en nombre de Cristo.
Por Facebook me he comunicado con amigos de secundaria que no veía
hace 30 años. Hace poco administré la unción de los enfermos al
padrino de un amigo que estaba grave y a los tres días falleció.
Cuando me encuentro en el barrio con amigos y conocidos hay grandes
abrazos y parabienes por tener la cercanía de un sacerdote. Algunos no
me reconocieron porque peino más canas, ya no tengo bigote y he
adelgazado.
Leer todo...

Honor y gloria a Huaura y al General José de San Martín. Nava Pitaluga, José Jorge

Nava Pitaluga, José Jorge Honor y gloria a Huaura y al General José de
San Martín" (2017, Lima, 243 pp)
Prologa la obra Mario Vitalino Gutiérrez Rojas, presidente del
Instituto Sanmartiniano del Perú, filial Huaura.
Se hace un acopio interesante de documentos fundamentales para formar
la historia e identidad de la villa de Huaura. Comienza reseñando la
histórica villa de Carrión de Velasco, origen de la actual, para lo
que menciona Las Salinas, la histórica provincia de Chancay, la
presencia del pirata Davis, las familias notables Genis Terán,
Fernández de Heredia, Infante Trujillo, Castañeda Velásquez, el
jesuita huaurino Jerónimo Soto (1733-1776), el hospital, las cuatro
escuelas municipales, las donaciones de Pedro Portillo Silva. El
segundo capítulo se dedica a la fundación de la Villa y se transcribe
el Acta de Fundación de Huaura –ubicada por Melecio Tineo Morón, en un
expediente que data del año 1610 (siglo XVII) relacionado a un pleito
entre el Mayordomo del Hospital de Huaura y el Párroco de la Parroquia
de Huaura donde consta el facsímil del documento y su transcripción
paleográfica completa. Gracias al mismo se consigna la fecha exacta de
su fundación española: el día 25 de julio del año de 1597 por orden
del entonces Virrey Luis de Velasco y Castilla, noveno Virrey del
Perú.
El capítulo tercero brinda documentación sobre la Casa y Balcón desde
donde el 27 de noviembre de 1820 proclamó por vez primera la
independencia del Perú y que ha sido motive de patrióticas efemérides
y conmemoraciones. Parece ser que la célebre cacica Catalina Huanca
obsequió la campana de la libertad a la Antigua iglesia Santa María
del Rosario (hoy Plaza de la Bandera) y que construyó con su peculio.
El 17 de marzo de 1821 firma en el cuartel de Huaura el Reglamento
Provisional acerca de la demarcación territorial del Ejército
Libertador del Perú y la forma administrativa que la regiría.
El capítulo 5º se dedica a la expedición libertadora, la llegada a
Paracas, la bahía de Ancón, la llegada a Huacho, descripción del
cuartel del Ejército Unido Libertador del Perú en Huaura.
En el sexto se informa acerca de la casa y cuartel de la ex hacienda
"El Ingenio". El séptimo contiene datos sobre la sorpresiva acción del
batallón Numancia que abandona el ejército realista y se pasa a los
patriotas. En el capítulo 8º se recrea la simpática tradición "la olla
revolucionaria" que nos recuerda la treta urdida por San Martín para
hacer llegar cartas cifradas a los patriotas a cuyo frente estaba Luna
Pizarro sirviéndose de un indio ollero.
Del capítulo 9al 13 se dedica al General San Martín en el exilio
A partir del 14 se incluyen poemas laudatorios al propio autor y al
general San Martín por parte de Víctor Pablo Salinas.
El capítulo 15 se refiere al empeñoso currículum del autor en el que
se palpa su vocación de historiador y su dedicación a resaltar los
valores patrióticos de su tierra y de los protagonistas de la
Independencia, en vistas al Bicentenario.
Leer todo...

viernes, 7 de julio de 2017

PADRE DARÍO GALLEGOS,sj, DE CIRCA AL CIELO (Orense, 1927- Lima, 2017)

El P. Darío Gallego SJ falleció en Lima a los 90 años de edad, a 62
años de su ingreso a la Compañía, 53 de su ordenación y 49 de sus
últimos votos.
Nació en Orense (Galicia, España) e ingresó a la Compañía de Jesús en
la desaparecida Provincia de León. Llegó al Perú en 1978 para
incorporarse a la diócesis de Chachapoyas. Sin embargo, su destino
apostólico más prolongado fue en Arequipa, donde estuvo 31 años en el
servicio pastoral y ministerial a los colegios de CIRCA.
Mañana 8 de julio, a las 7,30 am, se celebrará la misa de cuerpo
presente en la Capilla de la Enfermería de Fátima, que fue su
comunidad en su último año de vida. Posteriormente, será trasladado a
Arequipa para su velatorio y entierro,
Oremos por él en la esperanza de la Resurrección.
http://jesuitas.pe/index.php/novedades/peru/633-fallecimiento-del-p-dario-gallego-sj

--------------------------------
PADRE DARÍO GALLEGO
Nadie como el P. Darío trabajó espiritualmente al alimón con el P.
Carlos S. Pozzo, fundador y animador de CIRCA. Los escolares a veces
se divertían contando la sana y santa competencia de los penitentes en
la confesión. Si uno era rápido el otro apuraba más. Sí, los dos
multiplicaban la gracia en sus confesiones misericordiosas. El P.
Carlos le tomaba el pelo, el P. Darío le tenía paciencia a toneladas y
un gran cariño. Solía decir el P. Carlos: "Como dice el P. Darío,
sucedió o pudo suceder".
Una vez le pedí las fabulosas e incontables anécdotas, pero él era muy
celoso. Si las daba o escribía se acabaría la exclusiva, así que para
el Cielo se las llevó en su sacro pecho.
Cuando le preguntaba por el P. Pozzo, el P. Darío me contaba su pasión
por llevar a Cristo a todos los lugares a los que no llegaban las
parroquias ni los religiosos. Lo que contaba era evangelizar, hacerles
hijos de Dios por el Bautismo, confirmarles por la comunión, la misma
confirmación y el matrimonio…suscitar vocaciones hacia el sacerdocio.
Dejando de lado la polémica que tanto esterilizó la acción apostólica
en torno a la liberación de los pobres; huían de tanta discusión que
-decía el P. Darío da "dolor de cabeza y rencor de corazón". Lo
nuestro era trabajar y trabajar, obras, hechos.

Nuestro asesor espiritual, R.P. Darío Gallego, nació en Galicia –
España; en su juventud siguió estudios de Estomatología (Odontología y
Medicina General), profesión que ejerció en su patria natal. Cuando
sintió el llamado de Dios, ingresó al seminario de los Jesuitas, en
donde luego de concluir sus estudios teológicos, se ordenó como
servidor de Dios; es decir, ―sacerdote‖, para salvar almas y llevarlas
al cielo. Cuando llegó al Perú, en un inicio estuvo en la selva norte
de nuestro país, predicando la palabra de Dios en lugares apartados
como la provincia de Utcubamba (y sus distritos sumidos en pobreza y
abandono extremos) en el departamento de Amazonas. Aproximadamente por
el año ´85, llega a la ciudad de Arequipa, poco antes de la llegad del
Papa Juan Pablo II al Perú. Ni bien llegó a nuestra volcánica ciudad,
encajó idóneamente por su carisma, en la obra de nuestro fundador P.
Carlos Pozzo, apoyándolo en su abnegada labor diaria.
Estando en CIRCA, empezó a dar todo de sí para lograr los frutos
anhelados (además de brindar atención médica estomatológica a los
alumnos de nuestros colegios). Pero los años han ido deteriorando su
salud, pero no su espíritu. Hoy, ya no ejerce como estomatólogo, ahora
su labor está orientada a la cura de las almas afligidas, impartiendo
sacramentos y consejos pertinentes, cual sombra y escudero de nuestro
bien amado Padre Pozzo, a quien sigue en sus huellas. Queda aún su
silla odontológica, como grato recuerdo de aquellos años de servicio
médico, pero es eso, sólo un recuerdo, pues hoy solamente cura almas.
Todos nosotros estamos agradecidos profundamente con el R.P. Darío
Gallego; que con su sonrisa en los labios, sus bolsillos cual bolsas
mágicas (pues en ellos no falta un dulce para un niño), sus palabras
de aliento, va sembrando con su sencillez a Dios en nuestros
corazones. Entrega su vida entera por nosotros, cada instante, cada
momento de su vida es ofrecida por todos aquellos que lo necesitamos.
―Padre Darío: Gracias por todo lo que nos distes, nos das y nos darás
hasta cuando Dios te lo permita; que Dios y la Santísima Virgen María
te guíen siempre por el santo camino al cielo para que nos marques la
ruta a nosotros tus hijos que tanto lo necesitamos‖. Pues, el mundo
necesita hombres con olor de santidad para salvar almas.
http://www.e-pol.com.ar/newsmatic/index.php?pub_id=686&sid=6609&aid=61870&eid=3&NombreSeccion=PORTADA&Accion=VerArticulo
Publicado el 22-10-2010 / Edición Nº 3


Darío Gallego hizo escala en la Selva, antes de estar en la Ciudad
Blanca. Es español, tiene 87 años de edad y continúa confesando y
oficiando misas. Apoya la labor de Circa, fundada por otro jesuita
italiano, Carlos S. Pozzo. Colegios, iglesias, albergues, centros de
educación técnico productiva, centros de salud y casas de retiro, es
el legado del padre Pozzo, en Arequipa.
Por Rossmery Puente de la Vega.
http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:jmC25_Is4YMJ:www.elpueblo.com.pe/noticia/especiales/los-guardianes-de-la-compania-de-jesus+&cd=6&hl=es-419&ct=clnk&gl=pe
El Pueblo, Arequipa, 20 octubre 2014

¿SABÍAS QUE…? El Padre Darío, emplea sus escasos ratos libres que le
puedan quedar en su ajetreada labor, a la elaboración de maquetas
maravillosas de lugares famosos y monumentales del mundo…
Era el domingo 25 de mayo del 2008, sería las 9 de la mañana… con
alegría estábamos junto a la mamita de Chapi toda la familia de CIRCA,
unos habían caminando desde Arequipa, otros desde 7 toldos y otros en
movilidad hasta Chapi, pero todos estábamos juntos… después de haber
saludado a la mamita, nos disponíamos a descansar y prepararnos para
la misa, cuando… una lamentable noticia nos llegó, la portadora fue la
Dra. Vásquez…, fue la noticia para la que no estábamos preparados…
porque hace poco estuvimos con él celebrando sus 90 años… nos dijo que
nuestro querido Padre Pozzo… ya estaba desde las 7.15 de la mañana en
la casa del Señor, mirándonos desde el cielo…, seguramente con las
manos atrás, con sus zapatos empolvados, con su camisa negra y con su
casaca de color Caqui y … con su sonrisa característica, tratando de
tranquilizarnos como siempre lo ha hecho… pero feliz de tener unida a
toda su familia en torno a la Virgen María por quien tuvo una gran
devoción. Es por ello que al recordarse el primer año de su partida
estaremos unidos todos en Chapi, y él desde el cielo nos estará
acompañando en todo momento.
Por algo habra querido nuestro querido Padre Pozzo estén todos sus
amigos juntos ese domingo 25 en Chapi, para que la Virgen sea la
primera en consolarnos y tranquilizarnos.

P. Darío Gallego Tabarés, misionero en Perú desde hace 35 años. El
Padre Darío es médico estomatólogo, y estuvo en sus primeros años como
misionero en la sierra de Perú, donde atendía cualquier caso que se le
presentase: "no teníamos muchas medicinas, y algunas estaban
caducadas, teníamos que confiar en el Espíritu Santo, que debe ser
médico también" (recuerda sin perder la gracia que siempre le
caracterizó al hablar). "
La gente es buena. No les cobrábamos nada, si nos daban algo de comer,
comíamos. Y veía casos curiosísimos de personas que por miedo no
querían operarse y volvían a casa aunque fuese con un hueso fuera."
Con el paso de los años, ha tenido que dejar de ejercer la Medicina,
pero continúa al pie del cañón. La Misión en la que trabaja ahora
ayuda a que los niños y jóvenes puedan salir adelante: "atendemos a
huérfanos, un total de 400 niños de tres y cuatro años a los que
cuidamos en distintos albergues: nuestro desvelo es darles todo lo que
podamos, para que el día de mañana tengan un trabajo, una paga... un
futuro." "Para eso hemos ido creando escuelas, colegios que acogen a
17.000 niños a los que el Estado no alcanza a dar educación. Les
ayudamos a conseguir un título, para que sean mecánicos, electricistas
o incluso, si quieren y tienen capacidad, puedan seguir estudiando,
ser intelectuales. A algunos les cuesta estudiar, porque no han tenido
buena alimentación, pero les vamos sacando adelante. Nos dedicamos a
la recogida de cartón, madera, vidrio, plástico, papel… todo lo que ha
sido útil se recicla. Cada mes tenemos cuatro camiones a los que ya se
les van notando los años, pero hacemos lo que podemos". Cada día hay
mucho por hacer A sus 85 años, este misionero se muestra
incombustible: "desde las 5 de la mañana tengo trabajo: primero
celebro la Misa con las niñas pequeñas, y después las acompaño en el
autobús para llevarlas a sus colegios: soy el padre autobusero, aunque
no conduzco yo, claro. Ofrezco charlas espirituales, confieso… uno va
cambiando de cometido con los años. Estos días estoy aquí de paso,
pero siempre voy a volver allá."

http://www.obisdocourense.es/comunidade/2012/08agosto.pdf
Leer todo...

Martín Lutero, Una mirada desde la historia, un paseo por sus escritos de Teófanes Egido

Martín Lutero
Una mirada desde la historia, un paseo por sus escritos

Teófanes Egido López
El Peso de los Días, 102
ISBN: 978-84-301-1971-4
Formato: Rústica, 13,5 x 21 cm.
Páginas: 272
Edición: 1ª

El 31 de octubre de 1517, el fraile agustino Martín Lutero realizó un
sencillo gesto que cambió la historia moderna: fijar en la puerta de
la iglesia del castillo de Wittenberg el pliego que contenía las
Noventa y cinco tesis contra las indulgencias. Aquella simbólica
acción ha servido a los historiadores para señalar el comienzo de la
Reforma y del protestantismo, cuyas repercusiones se prolongan hasta
el presente.

Estas páginas pretenden acercarse al protagonista de aquel hecho desde
dos perspectivas críticas. La primera, histórica, recorriendo a modo
de biografía los hitos principales del genial Reformador. La segunda,
desde su palabra escrita, ofreciendo cuatro de sus textos emblemáticos
para que el lector pueda acceder de primera mano a la intimidad del
personaje, a sus ideas pedagógicas, a sus criterios hermenéuticos de
relectura del pasado y a su apasionada manera de entender la vida del
espíritu.

Teófanes Egido López es un reconocido especialista en el siglo XVI y
en figuras como Lutero, Teresa de Ávila y Juan de la Cruz. Ha sido
además profesor de Historia Moderna en la Universidad de Valladolid.

LUTERO, UNA MIRADA
DESDE LA HISTORIA
Introducción. Ambiente histórico: miedos, seguridades
y solidaridad .............................................................. 11
1. Las Noventa y cinco tesis centenarias (y otros
escritos) sobre las indulgencias .............................. 19
2. Lutero, convertido en hereje ................................... 25
3. «Pablo, mi puerta del cielo», y «san Agustín,
su más fiel intérprete» ............................................. 33
4. Los libros y la propaganda ...................................... 45
5. Un púlpito sonoro: la Dieta imperial de Worms ..... 53
6. La soledad fecunda ................................................. 65
7. Ordenación de la vida religiosa: la liturgia y
la enseñanza ............................................................ 75
8. Contra las prácticas económicas nuevas ................. 81
9. La mentalidad social: «la guerra de los
campesinos» ............................................................ 87
10. Ruptura con el Humanismo de Erasmo .................. 97
11. Después de 1525 ..................................................... 109
12. Los judíos y el papado «diabólico» ........................ 115
13. La Biblia de Lutero ................................................. 121
Colofón. La espiritualidad de Lutero ............................. 125
LUTERO, UN PASEO
POR SUS ESCRITOS
1. Lutero íntimo: «Charlas de sobremesa» ................... 137
2. Lutero pedagogo: «A los magistrados de todas las
ciudades alemanas, para que construyan y mantengan
escuelas cristianas» ............................................ 189
3. Lutero traductor: «Misiva sobre el arte de traducir» 219
4. Lutero espiritual: «La libertad del cristiano» ............ 239


Introducción
AMBIENTE HISTÓRICO:
MIEDOS, SEGURIDADES Y SOLIDARIDAD
Tal vez no exista otro acontecimiento más trascendental
en la vida de la Iglesia moderna que el comienzo del
protestantismo. Y pocos gestos se han referido una y otra
vez con tanto simbolismo como el de Lutero al clavar el
pergamino de las tesis contra las indulgencias en las puertas
de la iglesia del castillo ducal de Wittenberg el día 31
de octubre de 1517.
El libro que aquí se inicia quiere ofrecer una mirada desde
la historia. Se fijará, por tanto, en la realidad y en el simbolismo
de las Noventa y cinco tesis, así como en sus consecuencias,
inesperadas para unos y para otros, incluido el
propio fray Martín Lutero, y que abocaron a la «tragedia»
(como decía algún humanista cualificado) de la ruptura de
la Cristiandad.
Por fortuna, si no del todo, sí en buena parte, se van
superando visiones anacrónicas llenas de ideología o de
apasionamiento sobre Lutero y su empeño, tan propicios
ambos para ser secuestrados. Es lo que sucedió con la psicohistoria,
que se cebó desde la primera parte del siglo XX
en un «caso» que daba pie a todas las versiones morbosas
imaginables. O con ideologías como la marxista, que lo
mismo le hacían personificador del poder feudal y represor
de las clases populares (como sucedió en 1975, cuando en
la antigua República Democrática de Alemania se celebró
el 450 aniversario de la «revolución de los campesinos»
encabezada por Thomas Müntzer), que lo convertían en
el eslabón propicio de la primitiva revolución burguesa
(cuando hubo que estudiar ‒y se hizo a veces envidiablemente‒
a Lutero en el quinto centenario de su nacimiento
allá por 1983).
La mirada ahistórica que ha prevalecido es, no cabe duda,
la antañona confesional. Ya desde el principio se forjó
la «católica», que al poco de morir Lutero moduló el apasionado
(¡quién no lo era entonces!) Juan Cocleo. Según
este controversista católico, Lutero se convertía en sentina
de todas las corrupciones: era un fraile rebelde, libidinoso,
obsesionado por dar cauce a instintos que sólo podían satisfacerse
rompiendo con Roma y casando con una monja,
y obligando a otros a hacerlo, y, por fin, creando una iglesia
fabricada a la horma de su soberbia.
Esta visión se correspondía a su vez con la antagónica
antagónica, y
también perdurable, de las confesiones protestantes: Lutero
y su evangelio fueron los purificadores de tanta corrupción
como había arraigado en la Iglesia de aquel tiempo.
Ambos clichés, que no se correspondían con las ideas y
las convicciones de Lutero, sin duda han perdurado. Repetía
él que la suya no era una reforma de abusos, o sea, moral,
sino algo más profundo, tal y como aparece en alguna
de las Charlas de sobremesa que se ofrecen en la segunda
parte de esta obra: «Hay que distinguir muy bien entre la
doctrina y la vida. Nosotros vivimos mal, como mal viven
los papistas. No luchamos contra los papistas a causa
de la vida, sino de la doctrina. Hus y Wyclif no se dieron
cuenta de esto, y sólo atacaron la conducta de los papistas.
Introducción
13
Personalmente no digo nada particular sobre su forma de
vivir, sino sobre la doctrina. Mi quehacer, mi combate, se
centra en saber si los contrincantes transmiten la doctrina
verdadera. Los demás han fustigado sólo la conducta, pero
cuando se ataca la doctrina es cuando se agarra al ganso
por el pescuezo… Todo radica en la palabra; en esa palabra
que el Papa nos ha robado, falseado y embadurnado
para trasmitirla desfigurada a la Iglesia».
Ya hace tiempo que los historiadores –al menos desde
uno de los padres de la historia de las mentalidades, Lucien
Febvre, allá por los años treinta del siglo XX– se dieron
cuenta de que todo era más complejo y a la vez, aunque
parezca paradójico, más sencillo. Las sociedades de entonces,
bajomedievales y modernas, pueden caracterizarse
como sociedades «sacralizadas», con universos mentales
y preocupaciones muy diferentes a los que se fueron imponiendo
a medida que, desde más o menos la Ilustración,
se fue caminando hacia sociedades «secularizadas», con
otros valores
más terrenos como, por ejemplo, el bienestar
que los ilustrados llamaban «felicidad». Hasta entonces, el
valor dominante, el negocio que más importaba (el único
que en definitiva importaba), era el de la salvación, y a
asegurarla se ordenaba toda la existencia.
En efecto, en los tiempos de aquellas sociedades «sacralizadas
» no había fronteras entre lo natural y lo sobrenatural;
la tierra convivía con el cielo, con el purgatorio,
con el infierno, y los habitantes de este mundo eran los
objetivos de la guerra permanente entre el señor del cielo y
el del infierno. Operaban estos monarcas con sus ejércitos,
con sus ángeles y con sus demonios, que tanta presencia
tienen en la vida y en los escritos de Lutero. No conviene
olvidar que en aquellos universos mentales, la población
Una mirada desde la historia
14
no lo era sólo de los humanos: el mundo estaba habitado
también por esos seres sobrenaturales y familiares, enemigos
o defensores.
Asimismo, la historia demográfica ha desvelado las fragilidades
de la vida, amenazada por tantos peligros desde
el nacer, ya de por sí peligroso, con la elevada mortalidad
infantil, con las epidemias, con las pestes periódicas segadoras
de vidas, con las crisis de subsistencia, con la muerte
familiar a la vuelta de la esquina. La historia de la medicina
galénica, con sus purgas y sangrías, explica la impotencia
ante la enfermedad. No resulta, pues, extraño que la
sociedad estuviera cercada de miedos, y lo es menos que
más que la muerte importara la forma de morir, y para eso
estaban los Artes moriendi (el propio Lutero regaló alguno
de estos manuales consolatorios).
Se conoce bien la historia de los miedos en el Occidente
de antaño. No se conoce, sin embargo, con tanta claridad
la otra historia, la de las seguridades que se habían
ido fabricando. Puede decirse que no había trance, desde
el nacer (e incluso desde antes del nacer) hasta el morir (y
hasta más allá de la muerte, como se verá), que estuviera
desprotegido. Y no por médicos de acá ni por remedios de
la tierra, sino por los médicos y medicinas del cielo. Y era
tan abigarrado y completo este cuadro médico celestial de
especialistas, bien conocido por los pacientes, que según
los críticos, había oscurecido, cuando no anulado, la presencia
de Cristo.
Alguna de estas críticas, abundantes entre humanistas y
reformadores, nos permiten imaginar aquel mundo devocional.
Se quejaba Erasmo en su Elogio de la locura: «Hay
quienes profesan la necia pero grata persuasión de que si
miran una talla o una pintura de san Cristóbal, esa espeIntroducción
15
cie de Polifemo, ya no morirán aquel día; o que si saludan
con determinadas palabras a una imagen de santa Bárbara
volverán ilesos de la guerra; o que si visitan a san Erasmo
en ciertas fechas, con ciertos cirios y ciertas oracioncillas,
se verán ricos en breve. De igual manera, en san Jorge han
encontrado a otro Hércules, y lo propio han hecho con san
Hipólito, cuyo caballo llegan casi a adorar. A lo mismo corresponde
el que cada región reivindique algún santo peculiar
y que cada uno posea cierta singularidad y se le tribute
culto especial, de suerte que este auxilia en el dolor de muelas,
aquel socorre diestro a las parturientas, ese restituye las
cosas robadas, el otro socorre benigno en los naufragios,
otro más preserva a los ganados, y así sucesivamente, pues
detallarlos todos sería tediosísimo. Los hay que valen para
varias cosas, sobre todo la Virgen Madre de Dios, a la que
el vulgo tiene casi más veneración que a su hijo».
Sin embargo, la devoción popular, y no sólo la popular,
desoía las voces de las elites. Santa Teresa de Jesús (que
no se explica uno cómo pudo sobrevivir a los «remedios»
que la aplicaron en su gravísima enfermedad de juventud)
describió de forma magistral la realidad del fracaso de la
medicina y las bondades del recurso a los terapeutas celestiales,
si bien con su genial hallazgo del según ella mejor
de los médicos (y sus palabras están en los orígenes de la
devoción a san José). Dice en el capítulo sexto del libro de
su Vida: «Pues, como me vi tan tullida y en tan poca edad
y cuál me habían parado los médicos de la tierra, determiné
acudir a los del cielo para que me sanasen. Y tomé por abogado
y señor al glorioso san José, y encomendeme mucho a
él. Vi claro que así de esta necesidad, como de otras mayores
de honra y pérdida de alma, este padre y señor mío me
sacó con más bien que yo le sabía pedir. No me acuerdo,
Una mirada desde la historia
16
hasta ahora, haberle suplicado cosa que la haya dejado de
hacer. Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha
hecho Dios por medio de este bienaventurado santo; que
a otros santos parece les dio el Señor gracia para socorrer
en una necesidad; a este glorioso santo tengo experiencia
que socorre en todas, y que quiere el Señor darnos a entender
que, así como le fue sujeto en la tierra, que como tenía
nombre de padre, siendo ayo, le podía mandar, así en el
cielo hace cuanto le pide. Querría yo persuadir a todos fuesen
devotos de este glorioso santo, por la gran experiencia
que tengo de los bienes que alcanza de Dios. Sólo pido, por
amor de Dios, que lo pruebe quien no me creyere; y verá
por experiencia el gran bien que es encomendarse a este
glorioso patriarca y tenerle devoción», etc., etc.
La salvación que más importaba (que obsesionaba, diríase
hoy en lenguaje secular) era la eterna. De ahí
el denuedo
connaturalizado por conseguirla, asegurando el perdón
(la justificación, diría Lutero) del pecado en esta vida,
y como la piedad era profundamente solidaria, aplicando
todos los sufragios posibles por los difuntos para aliviar
sus penas y ayudarlos a salir cuanto antes del fuego del purgatorio.
La forma más eficaz de conseguirlo eran las indulgencias,
las cuales se adquirían, «ganaban» o compraban,
y en cuya complejidad no es posible detenerse en breves
líneas. Baste con decir que una de las formas más socorridas
de «ganarlas» era la peregrinación a lugares privilegiados,
con reliquias enriquecidas con auténticos tesoros
de indulgencias para sus veneradores. No es cuestión de
mencionar a Roma, a Santiago u otros polos de atracción
masiva. Precisamente en Wittenberg, el duque Federico «el
Sabio», señor y protector de Lutero, había reunido una de
las colecciones opulentas en su iglesia, en cuyas puertas
Introducción
17
se diría que fueron clavadas las Noventa y cinco tesis. Se
veneraban allí 17 443 reliquias (algunas tan inverosímiles
como la de un carbón del horno de fuego de los jóvenes
de Babilonia), agraciadas con 127 799 años y 116 días de
indulgencias. No es posible resistir la tentación de recordar
que, por los mismos años, a no muchas leguas, en Halle, el
arzobispo Alberto de Maguncia, tan decisivo en la ruptura,
poseía y daba a venerar 8133 reliquias, no menos inverosímiles
pero más ricas que las de Wittenberg, pues amén de
ser más «insignes» (cuerpos íntegros de bienaventurados),
atesoraban en conjunto nada menos que 39 245 120 años y
120 días de indulgencias.
Todo este complejo de las indulgencias, y más en concreto
las exageraciones de sus predicadores, así como los
abusos de gestores, banqueros concesionarios, comisarios
que componían el cortejo brillante y abigarrado de la oferta
indulgenciaria, fue lo que ocasionó la protesta de Lutero.
Y todo ello debe ser tenido en cuenta si queremos
explicarnos la trascendencia que tuvo el lanzamiento de
las tesis sonoras de Lutero en 1517 y que se ve y se celebra
como el nacimiento de la Reforma.
Leer todo...

jueves, 6 de julio de 2017

"PEDRO DE LA GASCA. PACIFICADOR DEL PERU" de ALEJANDRO TUDELA

PEDRO DE LA GASCA. PACIFICADOR DEL PERU 

ALEJANDRO TUDELA CHOPITEA ,  Páramo, Valladolid, 2016, 100          pp

 

Si van a Valladolid, cerca de la plaza de Colón y del parque del Campo Grande, pueden acudir a un bar regentado por peruanos y donde le harán sentir como en su propia casa del Perú. Así se encontraba servidor nada más llegar al Valladolid de mis estudios de Historia de América, doctorado, primeros años como profesor, comienzos del GAM y tantas vivencias y recuerdos…cuando me obsequiaron el presente libro que –he de confesar- me leí por primera vez, de un tirón, aquella misma noche.

Me cautivó la entrañable dedicatoria a mi gran amigo Teodoro Hampe, quien dedicó su tesis doctoral a La Gasca: "A la memoria de Teodoro Hampe Martínez (1960-2016), brillante historiador peruano e hispanista"

El "descubrimiento" inspirador de la obra es la morada última del Pacificador, templo edificado frente al Museo Colón, edificio en el que estuvo albergado durante mis estudios el Seminario de Historia de América. A diario –durante 20 años- disfruté de la contemplación del gigantesco escudo de Lagasca que adorna la fachada del templo. Si esto se une a que meses atrás había visitado su lugar de nacimiento, Navarregadilla de Ávila, y la parroquia donde fue bautizado, y había seguido su trayectoria en la Universidad de Salamanca, la motivación no podría ser mayor.

Aunque no conozco al autor, agradezco las palabras para la que considero mi segunda ciudad, Valladolid: "Reconozco que siempre he sido bien tratado en esta bella ciudad, pero el encuentro con este locuaz pucelano superó la mejor expectativa.  O sólo entré fuera de hora, sino que el buen hombre, convertido en improvisado guía de turismo, me regaló quince minutos enseñándome los tesoros religiosos y artísticos que engalanan la hermosa iglesia de Santa María Magdalena, de arquitectura renacentista, y a su ilustre fundador que mandó edificarla en la segunda mitad del siglo XVI apenas antes de fallecer, y quedó sepultado en ella dentro de un precioso sepulcro de alabastro labrado…

No puedo ocultar la satisfacción porque este ensayo vea la luz en el año del cuarto centenario de la muerte del Inca Garcilaso de la Vega…y el escritor más universal de las letras castellanas, Don Miguel de Cervantes" pp.7-9

Destaca su presentador Antonio Piedra  la vinculación del autor con Valladolid, especialmente con la anterior biografía del Duque de Lerma y el logrado retrato de este personaje tan desconocido en España: "religioso bajito, feo, sin ambiciones personales, de humildad compleja, ex soldado recio que pasa al dominio del derecho canónico como clérigo" que cumple a cabalidad una "misión casi imposible: poner orden y concierto en el desgobierno del Perú causado por las ambiciones personales de don Gonzalo Pizarro y sus seguidores que ponían en jaque la autoridad del mismísimo emperador Carlos I y la unidad de la Conquista hispana", en los inicios del virreinato peruano (p.11-12)

El sintético ensayo se compone de diez capítulos en los que se narra y describe pormenorizadamente la exitosa misión de La Gasca, más por las habilidades personales de éste que por el poder de las armas. El primer capítulo nos presenta el contexto peruano a la llegada de La Gasca, el segundo con el sugerente título "un zorro, en vez de un león" se adentra en la biografía y personalidad del pacificador; el tercero "en nombre de Dios" nos da cuenta de la preparación para su delicada misión, la trayectoria marítima y primeros escarceos a su llegada al Perú. El cuarto, "la estrategia de las cartas", nos presenta tres cartas fundamentales (del Rey a Pizarro, de La Gasca a Pizarro y de Pizarro a La Gasca). Los tres siguientes "aprestos realistas en Panamá", "Jaquijahuana, la batalla que no fue", "ajusticiamiento y mercedes", nos relatan los encuentros mantenidos para resolver la conflictiva situación.  El noveno nos introduce en "la gestión gubernativa del Presidente" y por último "de vuelta a España", describe el viaje de regreso y el gran recibimiento por la exitosa gestión.

En la conclusión o epílogo se constata que el gran logro del biografiado –zorro y oveja a la vez-  fue el hecho de que "no sólo venció la grave insurrección encomendera acaudillada por Gonzalo Pizarro, sino que sentó las bases sobre las que los inmediatos virreyes que se sucedieron pudieron restituir el orden interno y la tranquilidad pública indispensable para la marcha del Virreinato" p.92.

 

Aunque no es un libro de fuentes y archivos, se vale de la bibliografía más selecta para darnos un documentado y ágil relato.

 

José Antonio Benito

Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal