sábado, 23 de noviembre de 2019

ABELARDO DE ARMAS Y EL PERÚ

ABELARDO DE ARMAS Y EL PERÚ

 

José Antonio Benito

 

NOTA OFICIAL DE SU PARTIDA:

Ha fallecido Abelardo de Armas Añón Cofundador del Instituto Secular CRUZADOS DE SANTA MARÍA

 

Hoy, 22 de noviembre, a las 18 horas, a los 89 años de edad, se ha encontrado con el Padre. Una insuficiencia pulmonar complicó su ya debilitada existencia.

Abelardo de Armas nació en Madrid en 1930. Las dificultades de la posguerra le obligaron a enfrentarse con la vida en plena adolescencia, lo que le hizo madurar prematuramente. A los veintiún años hizo una tanda de ejercicios espirituales con el P. Tomás Morales S.I. y su vida experimentó un giro copernicano: de vivir para sí, puso su vida al servicio de los demás: campamentos de formación juvenil, conferencias a jóvenes trabajadores, clases de orientación profesional y moral a los botones de entidades bancarias. Más de doscientas tandas de ejercicios espirituales internos para jóvenes y adultos, y un largo etc., fueron manifestaciones de la conversión que experimentó en sus primeros ejercicios espirituales. https://www.youtube.com/watch?v=c13iNPRkMmY

Auténtico líder natural por las numerosas cualidades innatas que tenía: sentido del humor, gran memoria, prodigiosa voz para el canto, grandes dotes de orador; fundamentó su fuerte espiritualidad en lo que él llamaba la mística de las miserias: subir bajando, las manos vacías. Pidió para sí ─y para la institución─ la gracia de la infancia espiritual, el vivir y morir pobre y sin méritos, y parece que se le concedió lo que pedía porque, en sus últimos años, el Alzheimer le fue reduciendo a la dependencia total como al más pequeño de los niños.

Marcaron época aquellas intervenciones suyas en las Vigilias de la Inmaculada, enardeciendo a los asistentes con sus vibrantes charlas en defensa de los valores humanos y espirituales, y en el cálido, confiado y audaz amor a la Inmaculada.

Aquella tanda de ejercicios a sus veintiún años le unió de por vida con el P. Tomás Morales, hoy Venerable. Desde su conversión, decidió consagrar su vida totalmente a Dios dentro del mundo, uniendo, así, su destino al del P. Morales en la creación del Instituto Secular CRUZADOS DE SANTA MARÍA, del que fue primer director general durante casi cuarenta años.

https://www.cruzadosdesantamaria.es/

 

SU PRESENCIA EN EL PERÚ

El corazón gigante de Abelardo se multiplicaba con la misión del Perú. Lo vivió impulsando el primer envío de 21 de julio de 1964 en pleno Concilio Vaticano II, cuando partieron los dos primeros cruzados en el mismo avión que el Cardenal Juan Landázuri y en apoyo del obispo misionero Monseñor Antonio Hornedo, connovicio del P. Morales.

 

Lo revivió más a fondo cuando organizó y acompañó el segundo y definitivo envío de 15 de octubre de 1986. Lo acariciaba y forjaba en campamentos, Ejercicios, Jornadas, cuando animaba al Movimiento a diez años de formación y diez de expansión.

 

Siguió paso a paso a los cruzados y militantes que saltamos al Perú. Inolvidables serán sus palabras de despedida a Emilio Iglesias, José María Bellido, Santiago Manso, en 1986, alentándoles a ser fieles al estilo de vida que debía de prender con fuerza en los jóvenes peruanos. Sus consejos a través de la correspondencia y la charla personal con motivo de nuestras visitas serán siempre nuestro mejor aliento en la misión.

 

Aunque nunca pisó tierras peruanas, se ha hecho presente a través de sus libros y especialmente sus charlas que tantas veces hemos compartido en Ejercicios Espirituales, en Retiros, Misiones, Jornadas.

 

Quiero rescatar de modo particular la correspondencia mantenida con militantes, representados en Ángel Santa María, quien generosamente me las ha enviado y a quien agradezco su envío.https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif

 

La primera está dirigida a los militantes de Tacna y tiene como fecha, Madrid 25 Febrero 1998 Miércoles de Ceniza.

 

 Muy queridos Wilson, Mario, Jimmy, Franco, Yuri, Roger, Luigi, César, Eduardo y Edgar. Y todos los militantes de Tacna.

 

 Vuelvo a repetiros el muy queridos, porque pongo todo mi corazón en esta carta. Y quiero haceros constar que es un corazón herido por el amor que me expresáis, no sólo con las líneas que me escribís, sino con la vida que se refleja en esas líneas. Doy muchas gracias a Dios por todo lo que está haciendo con vosotros. Es Él y solamente Él, junto al Corazón de la Virgen, el que en su Trinidad Santa os mantiene al fuego de su amor.

 

 Leer vuestras cartas es como una lanza que se clava en mi alma. De veras que  gozaría inmensamente teniendo vuestras personas ante mis ojos ¿ pero esto es un deseo imposible. Ya ni siquiera me acerco a las distintas provincias de por aquí. Me conformo cada día con salir de casa; irme a un Parque desde el que se divisan las montañas de nuestro Sistema Central, a 50 kilómetros de distancia, donde he subido a todos sus picos rodeado de jóvenes. Y desde allí levanto el corazón y le llevo a todos los rincones del mundo. Ahí estáis vosotros. Y ahí llego en una oración que no tiene límites ni fronteras.

 

 Me alegra el saber que he llegado a vosotros, también por cintas grabadas. Algo es algo. Pero lo que más me alegra y ahí es donde tenéis que poner vuestro corazón, es que vuestras cartas me presentan como si lo viese en una película, que tenéis dentro, muy dentro a Jesús y a vuestro lado, cogiendo vuestras manos, la Madre Santísima, Virgen María, que no se separa del Cristo que habita en vosotros, ni de día, ni de noche.

 

 Por todo ello doy muchas gracias a Dios y a vosotros que ahí le amáis y servís. No desalentaros jamás, por nada ni por nadie. Suceda lo que suceda Dios no puede dejar de amaros. Aunque cerraseis todas las puertas y ventanas de vuestra alma, El seguiría fuera esperando. Y como un rayo de sol que penetra en la casa con su luz, por el más pequeño resquicio que se le abra, así Dios os envuelve, os ama y os amará hasta el último suspiro de vuestras vidas.

 

 No puedo extenderme más. Quedo todo vuestro en los Corazones de Jesús y Santa María. Un abrazo muy fuerte para todos y cada uno con el amor que Ellos ponen en mí para que os quede expresado en letras vivas. Vuestro. Abelardo de Armas.

 

La segunda expresa la gratitud por tanto bien recibido de este formador y padre para con los militantes del Perú. Ángel Santa María, quien pudo conocer, por fin, en vivo y en directo, a Abelardo y nos comparte ese entrañable encuentro:

 

Tenía la ilusión de conocerle y el Señor me lo concedió al participar del Primer Encuentro "Laicos en Marcha". Recuerdo mi encuentro en el Hogar de Madrid, en el comedor, en el momento del desayuno.

Junto a mi gran amigo se encontraba su cuidador, un joven de nombre Víctor, de Bolivia. Aunque su memoria estaba ya en otra dimensión por el Alzheimer, me presenté y le dije: - "Abelardo de Armas", respondiéndome: - ¡Añón!. Me quedé observándolo. Contemplando. Dentro de mí: "Por fin conozco a mi amigo, pero mi amigo no me reconoce". Su mente no hila recuerdos, y si los tiene son puntuales, escasos y antiguos. Aquello no me dejó triste, más al contrario, bastante alegría. Ahora podía darle ese abrazo del que tanto me escribía en las cartas sin esperar a la eternidad.

Y continuaba tomando su desayuno. Me dijo, señalando a un panecillo cortado en trozos:

-Esto es para ti, porque si te llamas Ángel, debes ser bueno.

Comencé a conversar con Víctor, y le decía que mantuvimos correspondencia desde 1992. Y hablamos de las canciones de Abelardo. La canción que siempre me gustó fue la del "Señor te bendigo". Víctor decía que no la conocía, y Abelardo comenzó a cantar… le seguí con mucho agrado… Luego, Víctor decía que le gustaba otra que se llamaba "¡Oh, mi Señor!". Y Abelardo siguió con una estrofa… Víctor le decía que siguiera, porque aquello era un buen ejercicio para su memoria. Pero no continuó. Le di las gracias… me respondió con una sonrisa: "Gracias a ti". Y salí al encuentro con Jesús Amado e Iván Landa, con la alegría en el corazón y dando gracias a Dios y a la Virgen por haber propiciado este encuentro.

Aún sigo saboreando ese encuentro, que se vio colmado cuando en la pasada Navidad puede hacerlo en compañía de mi esposa Ailen y mis tres hijas. Gracias, Abe. Yo también le canté a la Virgen del Hogar por volverte a encontrar: ¡Señor te bendigo por lo que me das!

 

Termino compartiéndoles el enlace creado por ASR a la vida, obra y mensaje de Abelardo http://abelardodearmas.blogspot.com/

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal