martes, 23 de febrero de 2021

TESTIMONIO EJEMPLAR DEL PADRE JOSÉ MORENO POLANCO (1967-2021), OTRA VÍCTIMA DEL COVID, EN LA CASA DEL PADRE

PADRE JOSÉ MORENO ES LLAMADO A LA CASA DEL PADRE

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va… Y te parece increíble que un alumno tuyo, más joven, en la plenitud de su vida, en este caso, sacerdotal, se te adelante. Y te quedas mudo, sin palabras, sin aliento. Porque te interpela. ¿Y tú? Sí, ¿y yo? ¿Qué he hecho? ¿Qué hago? ¿Qué voy a hacer? La guadaña de la muerte por la covid-19 siega sin cesar, no respeta edades ni lugares, profesiones ni condiciones sociales. Mi querido P. José, siempre me quedará el recuerdo de tu bondad, de tu deseo de santidad, de tu vocación y misión sacerdotal, de tu celo pastoral. Necesito contemplar tu foto, orar, agradecer por tu vida y caminar …pero enriquecido por tu testimonio y el que se nos brinda una y otra vez más.

 

ÚLTIMOS DÍAS DEL P. JOSÉ

Luego de llevar un estado de salud delicado, el domingo 21 de febrero, nuestro sacerdote P. José Moreno Polanco, partió a la Casa del Padre, a los 54 años.

 El Padre José nació el 28 de octubre de 1967, y fue ordenado sacerdote el 26 de mayo de 2013. Su formación como seminarista la recibió en el Seminario Diocesano "Corazón de Cristo". 

Su trayectoria pastoral la realizó en la Parroquia "Nuestra Señora del Mar", en Ventanilla, luego en una parroquia, en la Diócesis de Carabayllo. Finalmente, como misionero, los últimos 4 años estuvo en la Parroquia "Virgen de Loreto", en el Vicariato Apostólico de Iquitos.

El 22 de febrero, se llevó a cabo la Misa de Exequias, en el Seminario Diocesano "Corazón de Cristo". La misa fue presidida por el Padre Julio Murillo, Rector del seminario.

"El Padre José Moreno, llevó con alegría y con serenidad su enfermedad, y ha seguido pastoreando, aún en medio de su situación, rezando y predicando, al lado de sus compañeros de habitación en donde se hallaba internado…siempre con una sonrisa. Dios le ha premiado en un día como hoy. La iglesia tiene la misión de llevarnos a todos al cielo". Fueron las palabras del Padre Julio durante la homilía.

 

TESTIMONIO DEL PADRE JOB 

Durante los últimos meses en la que el P. José Moreno, convalecía, víctima de la enfermedad, el P. Job Prieto, Vicerrector del "Seminario Corazón de Cristo", asumió el servicio de acompañarlo y asistirlo en todas sus necesidades. Compartimos aquí su testimonio de lo que le tocó vivir. 
Este tiempo ha sido intenso, un tiempo de combate y de experimentar la misericordia de Dios.

"Se me encargó hace casi un mes acompañar al P. José Moreno cuando ingresó al Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas. En estos casos, como se sabe, hace falta siempre alguien que esté pendiente cada día. Ya que el P. José cuando volvió de Iquitos vino a hospedarse en el Seminario Corazón de Cristo (su alma mater) donde yo actualmente me encuentro como Vicerrector, se me pidió hacer este servicio que acogí con gusto.

Hemos estado yendo diariamente al hospital a proveer todo lo que necesitase José, no sólo las medicinas sino también los trámites del seguro, los distintos análisis, donación de sangre, plaquetas, etc. Todo esto lo hemos estado viendo en comunicación con nuestro Obispo, su familia, los hermanos de la comunidad a la que pertenecía y muchas personas que han contribuido, amigos y conocidos; a quienes aprovecho para agradecerles inmensamente.

En el hospital se puede contemplar la realidad que estamos viviendo actualmente en medio de la pandemia: llegan personas de todas partes del Perú, algunos vienen además del cáncer, contagiados por el Covid, sin dinero y sin familiares cercanos. Cuando he llegado al hospital me acerqué a ver la capilla que tienen, que es grande y me di con la sorpresa de que está llena de camas, como está sucediendo en muchos lugares, siendo utilizada para poder dar una mayor atención.

He sido ayudado también, como muchas personas que lo requieren, por la asistencia social del hospital, hacen una muy buena labor, con mucha paciencia y dedicación; a ellas muchas gracias también.

Ver al P. José quien en todo momento ha predicado con fuerza la Buena Noticia, a otros enfermos, doctores, enfermeras y personal, ha sido ejemplar. Cuando he ido a darle la Santa Unción, en sus últimos días, he visto la buena disponibilidad del médico a cargo y de todo el equipo que allí trabaja. Como es normal, en todo este tiempo muchas personas han acudido a mi persona pidiendo atención y en nombre de la Iglesia se les ha podido dar una Palabra.

Algo muy importante hoy en día y que he visto en esta ocasión es el valor del poder trabajar en comunión, todos: familia, parroquia, amigos, conocidos, en oración, con disponibilidad y buen ánimo apoyándonos unos a otros. Bendigo al Señor por haberme permitido hacer este servicio y haber tenido esta experiencia".

 

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal