miércoles, 6 de mayo de 2009

LIMEÑO MERCEDARIO TALAMANTES, PRECURSOR INDEPENDENCIA DE MÉXICO

En el distrito de San Isidro, el próximo sábado 9 de mayo, desde las 11 de la mañana, se realizará un homenaje a Fray Melchor Talamantes y Baeza, mercedario limeño, mártir de la Independencia de México. Esta ceremonia coincidirá con el 200º aniversario de su fallecimiento (1809-2009) y tendrá lugar en el parque que lleva su nombre (ubicado entre las calles Dr. Ricardo Angulo Ramírez y Los Ruiseñores Este, de la Urb. Corpac).

El programa de la ceremonia contempla la intervención del R.P. Juan Carlos Saavedra, Provincial de la Orden de la Merced en el Perú, del Sr. Antonio Villegas Villalobos, Embajador de México en el Perú, y del Sr. Antonio Meier Cresci, Alcalde de la Municipalidad de San Isidro. El Discurso de orden estará a cargo del Dr. Teodoro Hampe Martínez, Miembro Nacional Principal del Instituto Panamericano de Geografía e Historia.

A continuación, se develará el nuevo monumento a Fray Melchor Talamantes y Baeza, obra del escultor Raúl Franco Ochoa.

Melchor Talamantes y Baeza (1765-1809) ingresó en 1779 a la Orden de la Merced y realizó sus estudios superiores en la Universidad de San Marcos de Lima, donde obtuvo el nombramiento para las cátedras de Filosofía, Teología y Sagradas Escrituras, y se convirtió luego en examinador sinodal del Arzobispado de Lima. En septiembre de 1798 se le concedió el permiso de su provincia para ir a España. Pero cuando llegó a México, en noviembre de 1799, perdió al parecer el interés en dicho viaje. Su gran erudición, su mente brillante y su irresistible oratoria de inmediato le ganaron reconocimiento y amigos, pero despertaron al mismo tiempo la animosidad y la envidia. En 1807 fue nombrado jefe de la comisión encargada de determinar los verdaderos límites de Texas y Luisiana, tarea en la que se ocupó diligentemente durante un año.

Cuando la noticia de la intervención de Napoleón en España llegó a México, el impulsivo fraile quedó profundamente agitado y se unió a los criollos liberales con el argumento de que la deposición del legítimo rey de España había devuelto la soberanía a la población de las colonias. Talamantes, junto con Francisco Primo de Verdad, favoreció abiertamente la convocatoria de un congreso nacional. En un primer momento el ayuntamiento de la ciudad de México y el propio virrey se manifestaron a favor del plan, pero los conservadores de repente tomaron el mando e instauraron un nuevo virrey, en septiembre de 1808. Talamantes fue detenido con los demás liberales, juzgado por la Inquisición y condenado a muerte. Los jueces, temerosos de las consecuencias, decidieron sin embargo enviarle bajo arresto a España. En marzo de 1809 fue llevado al castillo de San Juan de Ulúa, en Veracruz, donde el cólera asolaba. Antes de que pudiera ser embarcado cayó enfermo y murió en dicho lugar.

El gran conocedor de este limeño excepcional es Monseñor Severo Aparicio, quien publicó su tesis sobre el personaje Fray Melchor Talamantes, O. de M. y su influjo en la Independencia de México Universidad Gregoriana, Roma 1974, pp.219. Fruto de esta investigación es el amplio artículo “Melchor Talamantes, el precursor de la independencia de México” publicado en Revista Peruana de Historia Eclesiástica, Cuzco, 4, 1995, 171-196. Se recogió también en sus obras completas: La Orden de la Merced en el Perú Estudios históricos. II, (Cuzco 2001). En el mismo se queja Monseñor Aparicio –con razón- de la postergación de este mercedario limeño, puente cultural entre Perú (su patria limeña, su vocación mercedaria, su formación sanmarquina) y México (encargado de la comisión de demarcación de límites entre Luisiana y Texas, promotor de la independencia de México, divulgador de la soberanía popular). Entre grillos, detenido por “religioso díscolo, insubordinado y escandaloso...turbador de la quietud pública” según la Audiencia de México, se dispuso por acuerdo entre el Virrey el Arzobispo que “con las precauciones que demanda la seguridad de un reo de Estado” fuese conducido al Castillo de San Juan de Ulúa, en Veracruz, para enviarlo a España y ponerle a disposición de la Suprema Junta Central. Sin embargo el luchador Talamantes contrajo la fiebre amarilla en uno de los calabozos del Castillo y murió a las 5 de la mañana del 9 de mayo de 1809. ¿No se le podría considerar protomártir de la independencia americana? ¡Feliz bicentenario y felicitaciones a los padres mercedarios y a la municipalidad de San Isidro por tan fausta iniciativa!

0 comentarios:

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal