sábado, 20 de diciembre de 2008

LA IGLESIA EN TIEMPOS DE SANTO TORIBIO

Javier del Río Alba La evangelización del Perú en tiempo de Santo Toribio de Mogrovejo, Biblioteca Redemptoris Mater 2, Callao, 2008, 593 pp

 

El autor –arzobispo de Arequipa y miembro de la Academia peruana de Historia de la Iglesia- deja bien claro que no es una historia de la iglesia ni de la teología sino de eclesiología sino el estudio de “la noción e imagen de Iglesia que tuvieron los conquistadores y misioneros que evangelizaron a los indios” (p.18) a través de las ideas, la historiografía eclesiástica y las fuentes de la misma tales como los concilios limenses y sus instrumentos pastorales como los catecismos y sermonarios. De igual manera están presentes los teólogos más relevantes así como los documentos civiles (cédulas, ordenanzas, memorias, crónicas…) y religiosos

 

Es la tesis doctoral titulada en principio La Iglesia naciente en Perú (Aspectos eclesiales y eclesiológicos de la Evangelización fundante en tiempos de los primeros concilios limenses –1551-1600- en la  Pontificia Universitas Gregoriana, Facultad de Teología, Roma 2001

 Por activa y por pasiva el  autor deja bien claro que busca aportar luces para la  hora presente, “bella tarea de planificar, organizar y participar en la nueva evangelización de nuestro pueblo” (p.27)

La obra se articula en cinco apartados. El primero dedicado a la organización de la evangelización fundante, conceptualizando los términos de “parroquias de indios”, reducciones, doctrinas, describiendo la actividad conciliar y sinodal, sintetizando el “corpus limense”.

En el segundo capítulo –el más original- se estudia la “noción de Iglesia en la doctrina y en la vida eclesial” desde el entronque trinitario, la centralidad de Cristo y –el punto central- la autocomprensión de la Iglesia en cuanto congregación de todos los fieles cristianos que tienen la verdadera fe y doctrina cuya cabeza es Cristo y su vicario en la tierra el Romano Pontífice. La vivencia eclesial en tres dimensiones ecclesia-imperium, el espíritu evangélico y las formas de comunión. Por último las figuras de la Iglesia en cuanto madre, viña y plantación y grey. Remarca el “equilibrio entre los aspectos societarios o externos de la Iglesia y sus elementos invisibles o espirituales” (p.197). De igual manera, se conjugan las formulaciones eclesiológicas con acento jurídico o apologético con la dimensión pastoral de la Iglesia y su misión evangelizadora, permitiendo presentar a los indios de forma bastante completa el misterio que es la Iglesia como entonces se concebía: “creada por Dios, pero compuesta por hombres; jerárquica y pneumática; una Iglesia constituida por ministerios y carismas, cuya misión es anunciar el Evangelio a todas las gentes e incorporarlas a esta congregación de todos los fieles cristianos que tienen la verdadera fe y doctrina, cuya cabeza es Jesucristo y su Vicario en la tierra el Romano Pontífice “(197-198)

El capítulo tercero se centra en la responsabilidad misionera de los agentes de la evangelización fundante, obispos, religiosos, clero secular y laicos. En el capítulo 4, “medios de evangelización” se refiere a la pastoral sacramental deteniéndose en cada uno de los sacramentos en particular, así como las devociones y cofradías. Concluye que “no parece justo calificar al cristianismo indiano como una religión mixta o yuxtapuesta; se trató más bien de a expresión de la inculturación de la fe católica a través de formas religiosas autóctonas” p.412

El apartado 5 se dedica a la “evangelización y promoción humana” en cuatro rubros: la dignificación del indígena (erradicación de las idolatrías, elevación humana, promoción de la mujer y la familia), la promoción social (policía y modelación económico-laboral), la cultura (lenguas nativas, educación, arte) y el asistencialismo (hospitales, hospicios, obras de caridad)

Por último señala una clara conclusión la recepción de la Iglesia por los nativos en la evangelización fundante y cuatro desafíos para la Nueva Evangelización: la renovación teológica, la renovación litúrgica, la vida en comunidad y la comunicación y misión. Esta preocupación pastoral, latente a lo largo de la tesis, desborda en los párrafos finales cuando el autor exhorta a la Iglesia en el Perú a “participar en la misión evangélica de extirpar el mal…con el bien y con el perón. La Nueva Evangelización del tercer milenio tiende a la renovación de la entera comunidad eclesial”

José Antonio Benito Rodríguez

 

 

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal