lunes, 2 de febrero de 2009

MAQUIAVELO BONAPARTE OBAMAN: 3 EN 1

El “video de Obama sobre la religión” también llegó a mi correo y lo contemplé pacientemente. Esos días me tocaba explicar curiosamente en “Historia de la civilización” a Maquiavelo y en “Historia de la Iglesia Contemporánea” a Napoleón. Y pensé que tan aclamado neopresidente yanqui encarnaba magistralmente lo mejor del maquiavelismo y del bonapartismo. Su discurso merece un atento análisis sobre la estrategia del lenguaje y la manipulación del ser humano. Un gazpacho o mezcolanza agridulce de biblia, pensamiento débil, new age, relativismo, servido por un telepredicador. Me limito a transcribir palabras de Maquiavelo en su célebre obra “El príncipe”, capítulo 18,, así como de Napoleón Bonaparte  un 16 de agosto de 1801 en el Consejo de Estado.

Escribe el primero: “Cuando un príncipe dotado de prudencia advierte que su fidelidad a las promesas redunda en su perjuicio, y que los motivos que le determinaron a hacerlas no existen ya, ni puede, ni siquiera debe guardarlas, a no ser que consienta en perderse. Y obsérvese que, si todos los hombres fuesen buenos, este precepto sería detestable. Pero, como son malos, y no observarían su fe respecto del príncipe, si de incumplirla se presentara la ocasión, tampoco el príncipe está obligado a cumplir la suya, si a ello se viese forzado. Nunca faltan razones legítimas a un príncipe para cohonestar la inobservancia de sus promesas,...El que mejor supo obrar como zorra, tuvo mejor acierto.  Pero es menester saber encubrir ese proceder artificioso y ser hábil en disimular y en fingir. Los hombres son tan simples, y se sujetan a la necesidad en tanto grado, que el que engaña con arte halla siempre gente que se deje engañar.

Dijo el segundo: “Mi  política es gobernar a los hombres como lo desea el mayor número de ellos. Creo que es ésa la manera de reconocer la voluntad del pueblo. Haciéndome católico es como acabé con la gue3rra de la Vendée. Haciéndome musulmán me establecí en Egipto. Y haciéndome ultramontano he ganado los espíritus en Italia. Si gobernase un pueblo de judíos, levantaría de nuevo el templo de Salomón

Le faltó decir: si mandase sobre los ateos, ¿cómo no hacerme uno de ellos? Nunca se atrevió a confesarse ateo aunque en muchos momentos viviese como si lo fuese.  En definitiva es el pragmatismo, la razón de Estado o el mando como sea, Maquiavelo tenía razón...

Les recomiendo dos artículos sumamente lúcidos, el de Juan Manuel de Prada

www.abc.es/20090124/opinion-firmas/faloforos-obama-20090124.html -y el de Euologio López http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=70955

 

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal