lunes, 22 de julio de 2013

EL PADRE RAMÓN ALONSO RIVAS, CSM, (1920-2013) EN LA PATRIA ETERNA




EL PADRE RAMÓN ALONSO (1920-2013) EN LA PATRIA ETERNA
Me acaban de comunicar por e-mail "el fallecimiento del P. Ramón en la madrugada de hoy –lunes 22 de julio-. Todo indica que ha sido de forma repentina, sin señales de desenlace angustioso". Con 92 años bien intensos. Como recogiese la Revista Estar (Febrero 1973, p. 7) relatando la crónica de su ordenación sacerdotal el 7 de octubre de 1972, el incombustible P. Ramón "ha sido hasta ahora colegial, congregante mariano, estudiante de Comercio, obrero de la construcción, soldado de la quinta del "chupete", oficinista, empleado y luego director de Banco, soldado otra vez en África, comprometido sentimentalmente con la mujer que él creía llegaría a ser su esposa ( luego religiosa concepcionista), administrador del sanatorio Guadarrama, licenciado en ICADE, misionero seglar en América, promotor y gerente de una cooperativa de crédito en el Perú, Administrador de la Universidad del Pacífico en Lima, sacerdote".

Conviene recordar en este momento de gracia, un detalle trascendental en la expansión apostólica del Movimiento de la Milicia de Santa María: la primera expansión misionera no fue en Madrid o en España, sino hacia América. Antes de salir de Madrid, en 1964, en pleno Concilio Vaticano II, un 21 de junio, y en el mismo avión en el que viajaba procedente de Roma-vía Madrid-Lima- el Cardenal Arzobispo de Lima (S.E. Juan Landázuri RickettsOFM acude Ramón Alonso como primer cruzado a Perú. El prefecto apostólico de la Misión de San Javier del Marañón, Mons. Antonio María de Hornedo, en el nororiente peruano, le solicitó al Padre Morales a través del Director Abelardo de Armas el envío de cuatro miembros para colaborar con unas obras recientemente iniciadas que necesitaban personas con ciertos conocimientos profesionales. Lo narró el mismo propio Padre Morales: "Cálculos humanos no comprendían ni la decisión que tomó la Cruzada de responder al llamamiento que la Iglesia le había hecho por labios de aquel Prelado, ni la generosidad de aquellos dos primeros cruzados misioneros. Pero las matemáticas divinas van por otros caminos. Así, la primera expansión de la Cruzada fuera de Madrid, fue, antes que a otro punto de España, que parecía lo obvio, a esas tierras hispánicas más allá del Océano[1]
Su destino era San Ignacio, un pueblo que por aquel tiempo pertenecía a la provincia de Jaén, en el departamento de Cajamarca. Fue al año siguiente, en 1965, cuando se creó la provincia jesuítica de San Ignacio. La zona es «ceja de selva». Eclesiásticamente, San Ignacio pertenecía a la prefectura apostólica de San Javier del Marañón, encomendada a los
En 1967 acudieron otros dos cruzados  para bajar finalmente los cuatro a Lima en 1968, a la Universidad del Pacífico, donde permanecieron hasta 1970. Cuenta el P. Raimundo VILLAGRASA, S.J.: "El diez de enero (de 1966), el P. Marina comenzó sus funciones como Secretario General interino. Vimos que, no sólo en su caso sino en el de los futuros secretarios generales, era necesario descargar de las funciones del Secretario General las de supervisión del apoyo administrativo. Para ello empezamos a barajar  posibilidades que nos permitieran encontrar a una persona que, a la vez que buen profesional, nos diera las garantías de máxima confianza. Esto nos puso en contacto con los Cruzados de Santa María, un instituto religioso seglar con sede en Madrid. Las negociaciones fueron exitosas (el superior de ellos era un antiguo amigo a quien traté antes de que yo ingresara a la Compañía de Jesús en 1951) y vinieron al Perú cuatro cruzados. Los alojamos en uno de los departamentos de Sánchez Cerro que había quedado desocupado y formaron una pequeña comunidad. De ellos, dos se incorporaron a la universidad. Uno de ellos, fue nombrado Administrador y tenía a su cargo todo el apoyo administrativo y la tesorería y, el otro,  se reveló como excelente profesor de contabilidad (tenía el título de Profesor Mercantil a equivalente a nuestro Contador Público) y fue después secretario de Servicios Académicos"[2].
En Lima no pierden el tiempo. Aunque todos se dedican al apostolado, uno de ellos, lo hace a tiempo completo y los otros tres lo comparten con el quehacer profesional en la Universidad del Pacífico. Además, uno de los pioneros, P. Ramón Alonso Rivas, cursa estudios de Teología en la Facultad de Lima, durante los años 1969 y 1970. Se conserva en el Archivo de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, la solicitud a SE Juan Cardenal Landázuri, de que "le conceda autorización para efectuar los estudios eclesiásticos y acortar los estudios previos en razón de su edad., se le reduce el currículo de filosofía a un año, debiendo estar bajo el cuidado del P. Enrique López Dóriga"[3]. De este modo cursa el primer y segundo año de teología en Lima y luego los continúa aquí en Madrid. Tuvo como compañero a Salvador Piñeiro, hoy arzobispo de Ayacucho, con quien mantuvo siempre una entrañable amistad.

En 1970, a raíz de la Operación "Instituto" por diversos centros estatales de secundaria y la expansión misionera por distintas provincias de la Península en España, todos los cruzados regresan a España, para regresar nuevamente al Perú-Tacna-  en 1986. Eso, es otra historia.
Hoy sólo quiero constatar la inmensa gratitud a nuestro querido e inolvidable P. Ramón Alonso, que a pesar de sus 92 años, nunca perdió la esperanza de volver al Perú, nación que llevó siempre en su corazón y por la que oró permanentemente. Siempre que iba a España conversaba largos ratos con él y sentía la misión del Perú como algo muy suyo. Yo le pido, ahorita que está –como a él le gustaba decir ante su hermana muerte- en la PATRIA, con Jesús y nuestra Madre, que nos ayude a ser santos y que nos envíe vocaciones peruanas santas.
Muy querido Padre Ramón, gracias, muchas gracias, descanse en paz.
José Antonio Benito


P.D. 1. Foto en compañía de Iván Landa. 2. Juan Luis. P. Ramón. Iván. 3. Juan Luis. P. Ramón. Ángel. Jesús Amado



[1]P. Tomás Morales Génesis y desenvolvimiento de un gran ideal a.c. (1977) 4-5
[2] RecuerdosUn testimonio personal sobre la Universidad del Pacífico. Universidad del Pacífico, Lima, 1997. Pp.32-33
[3] Archivo Histórico de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. Expediente personal de Ramón Alonso Rivas.


0 comentarios:

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal